En el matrimonio pueden surgir situaciones que habrá que enfrentar, por eso hoy queremos hablar de cómo asumir el cáncer de mama en el matrimonio, si tu pareja lo padece.

Enfocar el tópico desde la perspectiva matrimonial no es osado, puesto que esta enfermedad afecta tanto a hombres como a mujeres. Pero además tiene un elevado impacto social pues la mama se concibe dentro de los elementos de la estética y la identidad femenina.

Cuando una mujer padece cáncer de mama siente comprometido más que su cuerpo y su salud; involucra sus emociones y su sexualidad llegando incluso a temer el abandono por parte de su pareja por tratarse de un órgano erógeno y sumamente atractivo.

De ahí que el enfoque de la adversidad trasciende el límite de la lucha por el desarraigo de la enfermedad para establecer un reto en la gestión del proyecto de vida que se ha construido previamente a la detección de esta dolencia con implicaciones drásticas en el mundo laboral y social.

En cómo asumir el cáncer de mama en el matrimonio, si tu pareja lo padece juega entonces en esta compleja estructura de sensaciones adversas un papel preponderante el apoyo de la familia y el cónyuge para ganar la batalla.

UN MAL QUE SE HA EXTENDIDO POR EL ORBE

Al presentarte este tópico de cómo asumir el cáncer de mama en el matrimonio, si tu pareja lo padece no busco un enfoque científico que en tu clínica de salud puedes lograr. Aunque en el transcurso de mi artículo te ofrezco algunas cifras cuantitativas que documentan el tema.

Mi objetivo en lo fundamental va dirigido a que ganemos conciencia de que costumbres saludables nos ofrecerán un menor margen de exposición a este carcinoma y que constituye un problema de la mujer actual en que es importante la implicación en familia. No olvidemos que el matrimonio es la base de toda sociedad.

Vale recordar que a partir del 2006 el cáncer de mama ocupa el primer lugar entre las causas de mortalidad en las mujeres mayores de 25 años por neoplasia. Esta dolencia involucra el 31% de todos los cánceres de mujeres en el mundo.

Sus representaciones desde el punto de vista psicológico son tenebrosas, pues las mujeres comprometidas con esta enfermedad manifiestan un enorme temor a la pérdida, a la mutilación, al dolor y a la muerte. Surge por mutaciones somáticas o de línea germinal de una célula individual, con lo cual esta adquiere la capacidad de dividirse sin control ni orden hasta formar un tumor; el cual inicia en forma leve y si no es tratado oportunamente puede invadir todo el cuerpo convirtiéndose en metástasis.

CÓMO ASUMIR EL CANCER DE MAMA EN EL MATRIMONIO. FACTORES DE RIESGO

De acuerdo con lo que me he documentado prefiero aludir que por la acometividad con que se ha desarrollado la campaña para la detección temprana del cáncer de mama es que se ha producido un mayor diagnóstico; y no como se suele aseverar, que el mal ha ido en incremento en los últimos años.

En este artículo en que tratamos cómo asumir el cáncer de mama en el matrimonio, si tu pareja lo padece es conveniente referirse a los factores de riesgo:

-Falta de un estilo de vida saludable. La OMS documenta que los casos tienden al aumento donde los hábitos de vida son peores. Se sugiere consumir una dieta baja en azúcares y grasas, reducir el estrés, la exposición a sustancias químicas e incorporar a tu rutina al menos 30 minutos diarios de ejercicios. Evita el consumo de alcohol y el tabaquismo.

-En la actualidad un gran número de mujeres consumen una dieta alta en azúcares, lo cual deriva en obesidad y ambos factores funcionan como alimentos del cáncer. Es decir, lo hacen más propenso. Es conocido que a nivel proporcional del incremento de glucosa en sangre se produce insulina, esta hormona hace que el ovario fabrique más estrógenos y este último a un nivel elevado aumenta la exposición al cáncer de mama.

Por otra parte el azúcar es un gran inflamatorio y esta es condición indispensable en el ambiente de las células cancerígenas. Además, si ya somos objeto del cáncer de mama los niveles altos de glucosa pueden  llevar a la metástasis (propagación del tumor). Contrario a lo que puedas pensar, cuando te refiero los azúcares te incluyo dentro de estos los cereales refinados y alimentos preparados con estos, así como los edulcorantes artificiales.

-El índice de obesidad. La grasa corporal es otro factor producente de estrógeno y ocasiona inflamación. Es importante como parte de una dieta sana reducir el consumo de carnes rojas, embutidos y lácteos. Y no sólo por su alto contenido en grasa, sino también proteico. Un dato interesante es que sólo un 8% de las calorías proviene de las proteínas y consumimos el doble.

-El ritmo de vida estresante, rasgo distintivo de la dinámica social actual. Si permites que el estrés domine tu día a día debilitas el sistema inmune que “alerta” de la aparición de células cancerígenas. Es momento de incorporar a tu rutina una disciplina anti-estrés con urgencia si eres el soporte de tu hogar tanto en modo funcional como económico; si por temor a censuras y no saber manejar los conflictos vives ajustada a lo que “debes” y te privas de lo que “quieres” hacer realmente, actúas como mediadora en los problemas de tu familia o entorno específico; disimulas tus sensaciones de inseguridad y desagrado.

-La tendencia de las mujeres cada vez más arraigada de alejar la maternidad y ser nulíparas. Los embarazos reducen la exposición a los estrógenos a lo largo de la vida de la mujer y con ello el riesgo de cáncer.

-La exposición a determinadas sustancias “nuevas” en nuestro entorno. Este es el caso de los benzofenomas, ftalatos y parabenos. Su contravención está dada en que funcionan de un modo muy similar a los estrógenos y al no relacionarse directamente con mutaciones genéticas y cancerígenas, escapan de los controles toxicológicos. Por ello es importante que optes por los cosméticos de tipo ecológicos y a la hora de conformar tu armario te fijes en las etiquetas. Tejidos como el gorotex llevan perfluorados.

-Genes hereditarios. Personas que representan mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2, simultáneamente con la del oncogén p53. No significa que esta sea una regla absoluta pero se ha probado científicamente que el riesgo de padecer cáncer de mama aumenta a un 87% cuando en una misma persona se conjugan los genes BRCA1 y BRCA2.

-La madurez sexual antes de los 12 años.

-La raza blanca.

ALERTAS DE TU CUERPO Y CÓMO ASUMIR EL CANCER DE MAMA EN EL MATRIMONIO

Es imprescindible en el cáncer de mamas lograr una detección temprana. Para ello, además del auto reconocimiento, existen en la actualidad diversidad de pruebas médicas sobre las cuales debes documentarte con tu médico y someterte a la que ambos consideren prudente mínimo una vez cada tres años. Estas últimas son, por solo citarlas: la mamografía, la resonancia magnética y la biopsia cuando se busca un diagnóstico definitivo.

Al citar las alertas de tu cuerpo y cómo asumir el cáncer de mama en el matrimonio hay que destacar que el organismo regularmente lanza unas señales como especie de alerta a través de cambios en tu fisonomía mamaria que te indican la necesidad de tu asistencia a un médico.

Estos avisos están determinados por:

-Abultamiento en las mamas.

-Aumento del volumen en los ganglios de las axilas.

-Aumento de tamaño, coloración y/o textura de las mamas.

-Aparición de arrugas.

-Secreción del pezón.

-Pérdida de peso.

DATOS DE INTERÉS EN ASUMIR EL CANCER DE MAMA EN EL MATRIMONIO

Si queremos tener claro que este fenómeno puede presentarse tanto en el hombre como en la mujer y la manera de asumir el cáncer de mama en el matrimonio, son válidos estos datos que te ofrecemos a continuación.

-El 78 % de las mujeres que han sido detectadas con cáncer de mamas aseguran haberse reencontrado consigo mismas y hacerse más fuertes luego de este evento.

-3 mujeres de cada cuatro diagnosticadas con cáncer de mama aseveran celebrar cada buena noticia recibida durante el proceso de curación.

-1 mujer de cada tres diagnosticadas con cáncer de mama aseveran que durante su enfermedad tendían a reprimir sus emociones como un mecanismo de autodefensa. Algo que preferían no compartir.

-El 50% de las mujeres diagnosticadas con cáncer de mamas rememoran que para superar este difícil proceso en su vida acudieron a las experiencias negativas del pasado como forma de encontrar fortaleza.

-7 de cada 10 mujeres diagnosticadas con cáncer de mamas expusieron que las personas en su entorno carecían de las herramientas para colaborarle tanto psicológica como emocionalmente con los rezagos de su enfermedad.

-El 7% de las mujeres diagnosticadas con cáncer de mamas son mujeres menores de 40 años.

-Un estudio del Instituto Nacional de Cáncer (EE.UU.) demuestra que iniciar el hábito del tabaquismo antes de tener la primera menstruación eleva al 61% el riesgo de ser objeto del cáncer de mamas.

-Existen otros mamíferos capaces de desarrollar cáncer de mamas. Este es el caso de las perras, las gatas y principalmente el ratón doméstico.

QUE PRIME EL AMOR AL ASUMIR EL CANCER DE MAMA EN EL MATRIMONIO

Habiendo concluido una referencia de elementos que consideré de cita obligatoria en el tema que nos ocupa es hora de presentar la perspectiva correcta desde la que es oportuna asumir el cáncer de mama en el matrimonio.

La responsabilidad de la detección temprana, el conocimiento de los tratamientos disponibles y los cuidados paliativos referentes al cáncer de mama es una responsabilidad de ambos cónyuges basado en el amor que les motivó a formalizar su unión.

Aunque las manifestaciones de este carcinoma son significativas en la mujer, puede ocurrir que sea el hombre el miembro de la pareja con que se deberá asumir el cáncer de mama en el matrimonio.

Siempre habrá que tener la conciencia de que es cosa de dos, pues esta dolencia no discrimina género. Y en todo caso, es deber del esposo servir de apoyo moral y emocional a su pareja si ha sido pesquisada por el cáncer, y viceversa

El acto de planificar la maternidad involucra de modo razonable a ambos cónyuges, no es desacertado establecer estándares correctos sobre el momento de la concepción conjugando presupuestos de edad y económicos, tomando en cuenta la tendencia del cáncer en mujeres que a los 30 años no han engendrado con supremacía.

Además debe entenderse la protección sexual como un complemento de ambos miembros en la pareja y desarraigar la costumbre de colocar todo el peso de un embarazo no deseado en la mujer pues se documenta que tomar anticonceptivos antes de salir embarazada por primera vez aumenta los factores de riesgo de cáncer.

Uno de los elementos sobre los cuales los matrimonios descansan su concepción es crear descendencia, en este acto la mama femenina juega un papel importante aunque no se le relaciona como causa de infertilidad. Ambos cónyuges deberán acudir en igual posición colaborativa y sed de conocimiento a un especialista de fertilidad para conocer los tratamientos disponibles y escoger de conjunto la mejor opción si ya se ha instalado el cáncer como inquilino.

APOYO MUTUO, IMPRESCINDIBLE EN ESTOS CASOS

Es cierto que asumir el cáncer de mama en el matrimonio compromete la comunicación, los estímulos sexuales y la autoestima. Por lo que emprender el camino una vez que se ha sido diagnosticado reclama apoyo mutuo, el cual no sólo debe dirigirse al interior de la pareja sino que también es saludable establecer intercambios constructivos con grupos de apoyo que colaborarán para que la batalla por la vida se convierta en un proceso de fortalecimiento espiritual.

El apoyo de la figura masculina en el período de lactancia materna es importante. Un estudio realizado por la Universidad de Granada demostró que dar el pecho por más de 6 meses a tu bebé reduce en un 4.3% el riesgo de cáncer de mama.

Otro aspecto a valorar al asumir el cáncer de mama en el matrimonio es tener en cuenta que puede disminuir su factor de riesgo con la incorporación de la risa como manifestación de felicidad, en sí misma, aunque carezca de causa aparente. El solo hecho de vivir y estar juntos lo merece.

La risa favorece la producción de endorfinas que aumentan la sensación de bienestar y disminuyen los malestares físicos provocados por el estrés.

Favorecer  la comunicación y potenciar el diálogo es una forma de canalizar  y asumir el cáncer de mama en el matrimonio. El mero hecho de vivir ya es un beneficio, asúmelo con metas tangibles y con amor ante todo.

Comparte con tu pareja toda la experiencia que he puesto a tu disposición para que interiorice la importancia de que esté a tu lado para prevenir -y en el peor de los casos asumir el cáncer de mama en el matrimonio.

Escrito por Catalina Medina

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here