Desafortunadamente en nuestros días, el porciento de divorcios que estadísticamente se calculan, es muy elevado. De esta manera, no es tan grande el número de parejas que llegan a cumplir las bodas de plata, que como sabemos se alcanzan a los 25 años de unión marital, y menor aún es el número de parejas que llegan a cumplir los 50 años de matrimonio, que son más conocidos como las bodas de oro.

También es cierto que muchas parejas que logran permanecer casadas tantos años, no son precisamente felices. Muchas veces llegan a tolerar tantos años de convivencia por motivos de índole económica, por miedo a la soledad que implicaría una separación o simplemente por costumbre.

Pero siempre hay matrimonios que son ejemplo de armonía y felicidad, son parejas que durante muchos años han logrado encontrar el equilibrio necesario para sobrellevar las adversidades que siempre se presentan a lo largo de la vida en común y llegan a celebrar las bodas de oro con la presencia de sus hijos y nietos.

¿Cómo es posible que logren una unión tan duradera estas parejas?

La motivación fundamental es obviamente el amor, que cuando es verdadero no desaparece con los años, por el contrario, se incrementa. Pero el amor no es suficiente, porque el éxito de un matrimonio duradero está en muchos otros aspectos que se deben tener en cuenta para que la relación entre dos personas que constituyen una pareja pueda perdurar.

Veamos cuáles serían esos aspectos a considerar para poder llegar a celebrar las bodas de oro:

La comunicación

Es precisamente uno de los aspectos más importantes que debe funcionar bien entre dos personas que forman un matrimonio. Siempre ocurren situaciones sobre las que hay que dialogar, emitir opiniones, solicitar criterios y de eso se trata la comunicación. Para alcanzar las bodas de oro deben llegar a conocer la manera de pensar de cada uno a través de la conversación. Se deben expresar las ideas importantes con honestidad y sin temores. Se trata de que dos cabezas piensen casi como una, precisamente por la mucha comunicación que existe en la pareja.

La tolerancia

No es fácil adaptarse a la vida en pareja. Para lograrlo hay que saber ceder y aceptar. No se trata de imponer hábitos y normas. Se trata de aceptar manías, formas de actuar y maneras de reaccionar. Debe existir coordinación entre ambos y establecer acuerdos mediante los cuales, los dos integrantes de la pareja aprendan a lidiar con sus virtudes y sus defectos.

Las relaciones sexuales

Si están por celebrar las bodas de oro, han sido muchos los años de relaciones sexuales que deben haber disfrutado. En cada etapa de la relación, la manera de lograr el placer sexual requiere de cambios e incentivos. Solo con inyecciones de innovación y osadía podrán evitar la monotonía del sexo durante tantos años.

La economía del hogar

Muchas veces las parejas no logran la durabilidad porque no consiguen mantener la economía familiar a flote.  Para poder alcanzar la armonía en este sentido es importante que establezcan acuerdos sobre cómo invertir el dinero y sobre cómo manejar los ingresos. Deben hacer una correcta planificación de los gastos. Cuando una pareja celebra sus bodas de oro, seguramente ha trabajado en comunión, como un solo motor impulsor, para mantener casa, trabajos, hijos y economía en general, durante tantos años.

La educación de los hijos

A veces la pareja no tiene hijos pero realmente la mayoría de los matrimonios sí procrean. En caso de tener hijos es importante que la educación de los mismos sea coordinada entre ambos. Si hubiese algún aspecto de la educación de los hijos que no logren acordar, deberán consultar a un especialista. Pero las decisiones importantes con relación a la educación de los hijos se deben tomar de común acuerdo, porque de no hacerlo se daña la relación y no se pueden alcanzar las bodas de oro.

El trabajo

Para llegar a cumplir las bodas de oro, los integrantes de la pareja deben considerar al matrimonio como primario y al trabajo como secundario. La relación debe cuidarse y entender que el trabajo puede ser fuente de satisfacción personal y de ingresos, pero no puede ocupar todo el tiempo de vigilia del ser humano. Muchos hombres y mujeres casadas dedican la mayor cantidad de horas del día al trabajo, regresando a casa solo para dormir y ¿cómo entonces pueden alimentar la relación de pareja que necesita tanto del día a día?

Las relaciones afectivas

Con el paso de los años, dentro del matrimonio, se pueden debilitar las relaciones afectivas. Ya no es importante alagar a la pareja ni hacer tal vez una observación que la enaltezca, porque se va sintiendo una confianza con respecto a la fortaleza de la unión y equivocadamente se llega a pensar que lo que un día fue primordial para lograr la conquista, hoy no es necesario. Para llegar a cumplir las bodas de oro, nunca puede morir el cariño, el respeto, la consideración y la admiración que en el inicio dieron al traste con la decisión de contraer matrimonio. Por el contrario, con el paso de los años, la importancia que tiene cada integrante de la pareja con relación al otro crece y llega a sentirse que la vida sin esa persona sería imposible. Entonces es válido hacerle saber todos los días esa importancia.

La fidelidad

Un matrimonio que esté cumpliendo las bodas de oro no es precisamente aquel en el cual sus miembros no han sido infieles nunca, aunque puede que en algunos casos sí suceda así. Pero sabemos que mantener la fidelidad absoluta durante 50 años no es nada fácil, porque en ese largo camino, el ser humano, que en muchos casos es vulnerable ante las tentaciones, cae al pie de ellas. Pero cuando la pareja llega a cumplir tantos años de matrimonio, seguramente sus miembros no han dado motivos para sospechar que han sido infieles de cuerpo y mente, aunque seguramente no de corazón. Esto tiene mucho que ver con la inteligencia y el tacto de cada cual. Hay momentos en que la infidelidad ocurre, no nos podemos poner una venda sobre los ojos porque es así, pero se maneja de tal manera que no se sospecha y la pareja no es dañada. Este aspecto depende de cómo se presente la vida, de qué tan vulnerable se sienta el individuo, de qué tanto amas a tu pareja y de qué tanto deseas conservarla.

La vida en pareja tiene espinas  y tiene rosas. Pensemos tal vez en esa mujer maltratada psicológica y físicamente por el esposo, que por más que desee mantener su matrimonio y preservar la relación estable que un día inició con el hombre que ama, no consigue lograrlo, porque la durabilidad de un matrimonio depende de dos y con una relación así seguramente deberá claudicar antes de llegar a celebrar las bodas de oro.

Concentrémonos en la posibilidad de hacer feliz a nuestra pareja por muchos años. No pensemos si serán 10 o si serán 15. Solo consideremos que cuesta mucho encontrar a tu alma gemela y si eres de los suertudos que ya la conociste y te has casado con ella, ¿por qué perderla?

El matrimonio que llega a cumplir las bodas de oro se originó sobre la base del amor genuino y trabajó en función de la felicidad, logrando una verdadera comunicación,  estimulando las relaciones afectivas, motivando las sexuales, planificado la economía y la educación de los hijos de común acuerdo y practicando la tolerancia para el buen vivir.

Entonces, ¿qué te parece?, ¿podrás celebrar tus bodas de oro?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here