Te vas a casar y , hay cosas que nadie te cuenta sobre las bodas, porque todos pensamos que se trata de un día especial y único en la vida de la pareja que contraerá matrimonio, y es mejor no provocar incertidumbre en los novios que de por sí, ya están nerviosos con solo pensar en casarse.

Pero Matrimonio.me te quiere comentar sobre 10 realidades que seguramente no conoces  sobre las bodas y efectivamente te sorprenderán.  Nuestro objetivo no es que te abrumes y decidas suspender la celebración, por el contrario, si sabes a qué atenerte, te podrás preparar y los imprevistos serán ya más previstos, en ese día que simplemente deben disfrutar más que nadie, los novios.

Una de las realidades que ya conoces es la experimentación de una gran cuota de estrés durante los preparativos y las decisiones relacionadas con la ceremonia y la fiesta, pero ahora comentaremos sobre otras que pueden ser generadoras de estrés adicional, si no sabes manejarlas adecuadamente.

Cosas que nadie te cuenta sobre las bodas: las 10 realidades y nuestros consejos

Los nervios del día anterior

Son sencillamente inevitables. Tanto la novia como el novio los sienten, pero sobre todo la novia se siente más alterada porque naturalmente es a la que los invitados más observan, se puede decir que es el centro de atención. Entonces sucede que el día anterior hay un desfile de familiares, amigos y curiosos, que se interesan en saber qué falta por hacer y qué cosa ha fallado. Ellos suelen preguntarle a la novia si está nerviosa lo cual sinceramente no ayuda.

Consejos:

Es aconsejable utilizar un recurso muy útil para garantizar la organización de cualquier actividad, que es precisamente la confección de un listado. Esa lista contendrá por orden todas las gestiones que se deben hacer con vistas al gran día. Repasen la lista con tiempo, chequeen qué cosas se van concretando y cuáles están pendientes, sin prisa pero sin calma. Se trata de ir puntualizando todo con varios días de antelación y procurar que no quede nada que no sea estrictamente necesario, para el día antes de la boda. De esa manera, con la tranquilidad de que todo está debidamente coordinado, los novios, y sobre todo nuestra novia princesa, podrá dedicar unas horas a relajarse a solas, en algún espacio tranquilo y cómodo, para lucir descansada y espléndida al día siguiente.

Aunque hay cosas que nadie te cuenta sobre las bodas, nosotros te explicamos algunas para que sepas cómo enfrentarlas.

Los amigos que defraudan

Los novios sienten tanta emoción por el día del matrimonio que desean compartirla con los amigos más cercanos y sobre todo algunos son tan allegados e importantes, que los novios consideran que no pueden faltar a la boda. Pero tristemente algunos amigos  pondrán excusas para no asistir porque consideran que las bodas son aburridas.

Consejos:

No permitan que la posición poco amable de alguien que consideraban amigo, empañe la felicidad de ese gran día. Disfruten de la compañía de aquellos otros que sí han dado relevancia a la invitación. No permitan que alguien desanimado y poco entusiasta arruine el especial momento.

Sobre el peinado y el maquillaje

Seguramente la novia, tras elegir y coordinar con un estilista, solicitó y ejecutó al menos una prueba de peinado y maquillaje, escogiendo el estilo, los colores y los tonos a utilizar. Ella puede pensar que una vez llegado el momento de prepararse para la boda, no lucirá igual que en las pruebas. Esta situación provoca una preocupación en la novia que incluso influye en su estado de ánimo prenupcial. Otra de las cosas que nadie te cuenta sobre las bodas, es que la novia puede incluso experimentar insomnio pensando en cómo lucirá ese día.

Consejos:

La novia deberá escoger a un estilista que le inspire confianza y seguridad, en cuanto a la elección del peinado y el maquillaje. El día de la boda se debe coordinar una hora para el trabajo del estilista que le permita desarrollarse sin apuros, respetando sus necesidades en cuanto a la elección de un espacio tranquilo, relajante y sin curiosos, para poder crear su obra de arte.

Se producen discusiones entre los novios

Durante el proceso de organización de la boda, siempre se producen desacuerdos entre los novios sobre diferentes aspectos como son por ejemplo la elección de los invitados, las imposiciones sobre el protocolo a seguir de la familia de alguno de los dos o de ambas, la aprobación o no del costo de algunos de los gastos en que se debe incurrir, entre otros desacuerdos que son frecuentes y normales.

Consejos:

No les den mucha importancia a esas discusiones. Ambos están estresados por la organización de la boda y si no sienten que está todo bajo control, el estrés aumenta. Sobre los invitados, asignen una cuota para cada familia y responsabilicen a los padres con la elección de los participantes. No sigan ningún protocolo, sean originales y siéntanse libres de hacer la boda de la manera más genial que consideren. Dentro de las cosas que nadie te cuenta sobre las bodas pero que sí suceden, están precisamente las discusiones que tienen lugar entre los novios, que en algunos casos han llegado a exaltarse tanto, que han determinado suspender la boda. Pero no es esa la decisión correcta a tomar cuando prima el amor. Hay que colmarse de ecuanimidad y debatir lo que sea necesario con argumentos válidos y sobre todo respeto.

Los novios no alcanzan a probar el menú

Es muy común que los novios, entre las emociones, el  protagonismo, el intercambio con los invitados, las fotos y el video, no alcancen a sentarse en una mesa a disfrutar del menú seleccionado por ellos. También sucede que cortan la torta pero ni la prueban en ese momento.

Consejos:

Lo ideal es que se tomen un instante para sentarse y disfrutar de lo que más les guste del menú elegido, pero de no tener deseos en ese momento a consecuencia de la emoción, entonces le pueden pedir a la madrina que les prepare un estuche con un pedazo de torta y algunas de las cosas más deliciosas que se ofrecieron a los invitados, para luego, ya relajados al terminar la fiesta, puedan degustarlas, y no se queden con la sensación de que no probaron el menú de su propia boda, que es una de las cosas que nadie te cuenta sobre las bodas pero que ciertamente suceden.

Las mejores fotos

Contrario a lo que puedes pensar, las mejores fotos no siempre son aquellas para las que posas con el fotógrafo profesional. Tal vez sean las de mejor calidad pero no las más expresivas y tampoco dan la idea de cómo fue el momento. Las mejores fotos suelen ser  aquellas que se toman de manera desprevenida. Otra de las cosas que nadie te cuenta sobre las bodas, es que aunque pagues por el mejor fotógrafo, te gustarán más las fotos espontáneas que tiran los aficionados presentes.

Consejos:

Soliciten a algunos amigos y familiares que acudan con cámaras, incluso las propias de los celulares a veces tienen la resolución adecuada, para que capturen todas las imágenes que puedan. Muchas será descartadas pero otras tantas, serán perfectas y originales. Recopilando todas  podrán escoger las más especiales para perpetuar el momento.

Siempre puede salir alguna cosa como no la planeaste

No precisamente para mal, a veces para bien, las cosas no siempre ocurren como se coordinaron. Esto sucede en todas las bodas y eventos, pero muchas veces no nos damos cuenta de que algo falló, porque de inmediato se elige una solución alternativa que nos conduce a un resultado similar.

Consejos:

Cuenta con una persona, ya sea la organizadora de bodas que contrataste o alguien de la familia con mucho ingenio, que pueda ser capaz de lidiar con los imprevistos que puedan surgir y buscar una solución vencedora. Si alguna cosa no sale bien, pese a todos los esfuerzos, pues concéntrate en todas las otras que resultaron perfectas, porque en este particular, “la naranja en mal estado no pudre todo el saco”. Si hablamos de cosas que nadie te cuenta sobre las bodas, una es precisamente, que hasta las empresas más prestigiosas del servicio a bodas, incurren en fallas involuntarias.

Los regalos que le hacen a los novios

En cuanto a los regalos, hay personas que indagan las necesidades que puedan tener los novios, para ofrecerles un regalo verdaderamente útil. Otros se aventuran a elegir alguna cosa que imaginan les será adecuada. Cuando los novios ya tienen casa donde vivir, es muy frecuente que los familiares y amigos regalen objetos para el uso común en el hogar. Y en medio de este proceso de elección, habrá quien no escoja un regalo útil y tampoco necesario, ante lo cual la pareja no sabe qué hacer.

Consejos:

Primeramente se deben agradecer todos los regalos porque las personas que los ofrecen han incurrido en gastos por tener una atención con los novios, lo cual no es una obligación sino un deseo. Cuando alguien tiene deseos de felicitarnos y lo expresa con un regalo, siempre hay que agradecerlo. Por otra parte, lo ideal es investigar qué sería mejor regalar y buscar la complicidad de los invitados, para que no se repitan los regalos. Si desafortunadamente el regalo no es del agrado de los novios, podrán conservarlo para darle algún uso cuando venga al caso.

Ir al sanitario con el traje de novia

Mientras más aparatoso sea el traje de la novia, más complicado le será manipularlo para poder ir al sanitario con él puesto.

Consejos:

Justo antes de colocarse el traje, que es lo último que la novia se pone cuando se prepara para la boda, debe ir al baño y “vaciar el depósito”. Sin “exponerse a la deshidratación”, durante la fiesta, la novia procurará beber líquidos sin mucho exceso, para que los deseos de acudir al sanitario no sean tan frecuentes, dada la dificultad que esa evolución le implica.

La melancolía del final

Al terminar el día, sentirán un alivio, puesto que todo el estrés vivido, procurando que las cosas fuesen geniales, finalmente se disipó. Pero ese final tendrá un sabor a nostalgia. Pasarán días recordando el evento e incluso comentarán que de hacerlo nuevamente procurarían que quedara todavía mejor.

Consejos:

Sabemos lo importante que es un matrimonio y el mejor consejo que podemos darles sobre la esquela de melancolía que dejan a su pasos los buenos momentos, es vivirlos intensamente para poder recordarlos con amor. Si la añoranza por aquel día de la boda llega a ser muy fuerte con el paso de los años, existe la posibilidad de renovar los votos matrimoniales con otra ceremonia y fiesta similares.

 Matrimonio.me te ofrece consejos, ideas, alternativas y soluciones, todas relacionadas con el matrimonio. Esta vez nos propusimos comentar sobre ese grupo de cosas que nadie te cuenta sobre las bodas y que se suelen conocer solo cuando te casas. Disfruta de la boda asimilando estas realidades, para que el recuerdo que regrese a tu mente sobre ese día, sea el mejor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here