Las experiencias vividas por algunas novias influyen directamente en el sentir de muchas otras, existen cosas que toda novia da por sentado (y no debería…), dando crédito a patrones estereotipados.

La planificación de una boda, a pesar de ser una etapa muy estresante para muchas novias, es además una etapa mágica marcada por sucesos totalmente emocionantes. En esta etapa es muy común que las novias tiendan a buscar apoyo en experiencias vividas por antiguas novias, en busca de ideas, recomendaciones e incluso consejos. Muchas veces antes de llegar al altar logran saber con exactitud sobre algunas cuestiones que en teoría deberían experimentar por si mismas. Pero debes tener mucho cuidado ante esta situación, pues muchas de estas preconcepciones, más que ayudarte pueden terminar perjudicándote. Cada matrimonio es totalmente único y aunque realmente existen muchas situaciones similares, una novia nunca debe guiarse o actuar en consecuencia a las experiencias de otras novias. Existen muchas cosas que toda novia da por sentado (y no debería…), y muchas veces toman actitudes innecesarias o dan solución a problemas que ni siquiera tienen.

Creer que la novia debe ser el centro de atención

Si bien es totalmente cierto que tu boda es ese momento mágico donde podrás comenzar a escribir la historia que tú protagonizas, también debes dejar de esperar que todo momento en la preparación de la misma gire a tu alrededor. Tus familiares, amigos e incluso el novio tendrán la enorme disposición de pasar todo el tiempo que puedan contigo, darte el apoyo necesario y acompañarte en los momentos más importantes, pero esto no quiere decir que estos deban suspender todos sus compromisos o dejar a un lado sus obligaciones o trabajo para mantenerse a tu lado. Tu boda es el centro de tu universo, pero no tiene por qué serlo además de las personas que te rodean, estas es una de las cosas que toda novia da por sentado (y no debería…).

Tomar el mal humor por escudo

Es totalmente normal que tengas cambios repentinos de humor en una etapa tan estresante de tu vida, la planificación de una boda no es un periodo fácil para ninguna novia. Debes aprender a compórtate y enmascarar tu mal humor ante las personas que te rodean, ellos a pesar de estar en disposición de ayudarte e incluso aunque te entiendan, no merecen que descargues en ellos tu furia ante inconvenientes y no están obligados a soportar tu mal humor. Una actitud inadecuada ante ellos solo hará que se replanteen darte la ayuda que tanto necesitas. Esta es una de las cosas que toda novia da por sentado (y no debería…), ya que ni siquiera tu futuro esposo debe aguantar tus malos tratos, actitudes rudas o desplantes.

Organizarlo todo y dejar al novio solo la aprobación

Una de las cosas que toda novia da por sentado (y no debería…) es el hecho de que la organización de su boda es única y estrictamente tarea suya, excluyendo al novio de toda responsabilidad. Asignarle tareas al novio permite adquirir un balance justo para que todo no recaiga sobre tus hombros, además de compartir el presupuesto nupcial deben compartir las decisiones y responsabilidades de forma que alguno de los dos no termine sobrecargado. Recuerda además que este día no es solo tu sueño y que solo tú no lo protagonizas, las cuestiones matrimoniales son tarea de dos, permítele a tu futuro esposo tener una participación activa en la boda.

Los padres tienen derecho de invitar a todas las personas que deseen

Muchas veces en las familias tradicionales sucede que los padres exigen una cierto número de mesas para sus amigos, amigos que en ocasiones tú apenas conoces. Es cierto que el orgullo quiera hacerlos compartir con sus amigos este momento tan importante, pero es una realidad que en muchas ocasiones esto te lleva a recortar tu lista de invitados dejando fuera personas realmente importantes para ti y tu futuro esposo. Esta es una de las cosas que toda novia da por sentado (y no debería…), haciendo felices a sus padres y dejando su felicidad de un lado. Explica la situación a tus padres, siempre desde una situación respetuosa tratando de no herir sus sentimientos, ellos seguro entenderán tu posición y sabrán ver lo importante que son para ustedes esas personas que pueden quedar fuera del momento más importante de tu vida.

Las damas están obligadas a gastar el presupuesto de designes

Muchas veces lograr la perfección en tu boda, te lleva a tomar decisiones poco racionales. Una de las cosas que toda novia da por sentado (y no debería…) es el hecho de que las damas de honor están dispuestas a gastar todos sus ahorros en tu boda. Antes de confeccionar el código de vestimenta de tus damas, pedirles un regalo o proponer una viaje de despedida de soltera, consulta con ellas que presupuesto les es posible gastar en todo el proceso, esto facilitará tu decisión y les permitirá a tus queridas damas de honor no pasar por una situación incómoda.  Recuerda que ellas también tienen sus propios compromisos financieros, y quizás por contentarte terminen pasando por una situación muy desagradable.

La perfección es indispensable

Muchas novias por pretender una boda totalmente perfecta, terminan enfocándose en los detalles menos importantes y obviando los fundamentales. Es lógico que en el día más importante de tu vida quieras que nada se te vaya de las manos, pero esta situación puede volverse insostenible. Para estos casos puedes contratar un planificador de bodas si lo cubre el presupuesto nupcial, si no es el caso o si prefieres tomar las riendas de la situación enfócate en aquellas cosas que para ti sean fundamentales y otorga las más pequeñas responsabilidades a aquellas personas que están dispuestas a ayudarte.

El estrés es parte de la etapa de organización de tu boda

Una de las cosas que toda novia da por sentado (y no debería…) es ver el estrés como parte fundamental del proceso de planificación de su boda. Llega a parecerte incluso que si no estás estresada hasta a tope algo está saliendo mal. Realmente algunas novias llegan a disfrutar tanto del proceso que cambian su estrés por risas, viviendo a cabalidad cada paso y resolviendo los inconvenientes y no martirizándose por ello. Enfócate en lucir totalmente hermosa, visualiza tu look nupcial y disfruta el proceso de planificación como mereces.

Cada novia se ve obligada a invitar personas que no le agradan

Muchas novias prefieren quedar bien con sus padres, suegros y familiares que lograr la boda especial que tanto han soñado. La “obligación” de invitar a familiares lejanos, amigos de sus padres y compañeros de trabajo poco allegados termina inundando tu lista de invitados, restando espacio para aquellas personas que en realidad son importantes para ti. Reconsidéralo, ¿prefieres tener la boda que soñaste o quedar bien con personas que ni siquiera conoces?, esta es una de las cosas que toda novia da por sentado (y no debería…) que más afecta el propio desarrollo de tu boda.

Luego de toda boda llega la depresión

Muchas novias asumen que luego de la boda llegará la depresión, creyendo incluso que es un sentimiento obligatorio y auto mutilando su felicidad. Si bien es cierto que muchas novias lo sienten, en tu caso no tiene por qué ser así, una vez terminada tu fiesta, comienza todo un mundo de sensaciones de pareja nuevo para ti. Disfruta al máximo, no permitas que una creencia arruine tu vida matrimonial en sus primeros días.

Tener la boda de tus sueños te hará contraer problemas financieros

Una de las cosas que toda novia da por sentado (y no debería…), es que toda boda trae consigo problemas financieros inevitables y bajo esta creencia terminan gastando todos sus ahorros. Si fijas un presupuesto nupcias racional y te ajustas a él, puedes tener la boda de tus sueños mientras disfrutas de una situación financiera confortable. Divide tu presupuesto nupcial de forma que logres cubrir ampliamente los aspectos fundamentales, dejando siempre un pequeño cupo ante imprevistos.

Amigas, no den por sentado situaciones nupciales que quizás nunca vivirán en carne propia, limítense a disfrutar de cada momento y solucionar los problemas, si aparecen, sobre la marcha.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here