La pareja es una relación compleja que requiere esfuerzos para mantenerse sana, es por ello que debemos aprender trucos para darle vida al matrimonio. Cuando comienzan los conflictos de pareja, nos parece que el universo tiene algo en contra de nuestra felicidad, el día se torna gris, y nos quejamos de nuestra mala suerte. Eso sin dejar de mencionar que el mal humor es permanente; estamos distraídos y nada parece terminar con esa angustia en el estómago que permanece hasta que es solucionado el infortunio.

En ese momento queremos hacer magia, prometemos hasta lo imposible… y entonces comienza la elaboración mental de una estrategia para darle vida al matrimonio y así intentar curar esos males de los que padece.

Y si les dijera que en gran medida SI depende de los dos. No es difícil hacer trasformaciones que a la postre sus resultados se traducen en una renovación ala relación. Por su puesto cada caso en particular es diferente del resto y contrario a lo que se asegura “Todos los hombres son iguales” y que “Las mujeres son muy complicadas” …No es verdad ni lo uno ni lo otro.

Lo verdadero es que las relaciones de pareja y el matrimonio son complicados per se. Pero hay algunas consideraciones que son aplicables a todas las relaciones amorosas, que debemos tener en cuenta si queremos continuar en pareja y eliminar los conflictos.Volviendo al punto donde a nuestro amor no le faltaban alas.

 ¿Qué hacer y qué no hacer ?, para darle vida al matrimonio

Debemos establecer que las tres cosas que no se deben agotar por la salud de la relación son: El amor, el respeto y la confianza. Cuando alguno de estos parámetros está agotado, nuestro matrimonio tiene una herida de muerte de la que difícilmente se podrá recuperar.

El concepto ancestral de pareja, es que dejamos de ser dos para convertirnos en uno. Esto no es cierto, somos dos personas diferentes, con experiencias, personalidades distintas, que se aman, tienen puntos similares y deciden hacer una vida en común.

Cada uno tiene necesidad de espacio y una vida aparte del otro, cuando esto no es respetado interferimos con la vida de nuestra pareja, le cortamos las alas y terminamos por asfixiar el matrimonio.

Para una mejor coexistencia, antes de vivir juntos debemos saber estar a gusto en soledad para poder vivir en pareja exitosamente. Sin recargar los hombros ajenos con la responsabilidad de nuestra felicidad, ni restringir la libertad de ambos. Es por eso que las relaciones de pareja que establecen que todo debe hacerse juntos no son saludables y están limitadas. Creando lazos de dependencia no equilibrados que indudablemente le pasará factura con saldo negativo al matrimonio.

Saber lo que cada uno quiere o espera de la relación antes de que las cosas se pongan serias, o comience la vida en común; permite que no se creen falsas expectativas que luego se convierten en grandes desencantos. Debemos saber si nuestra pareja tiene perspectivas similares o que se puedan conciliar con las nuestras. Son detalles que ayudan a darle vida al matrimonio.

Ejemplo: ambos en algún punto quieren casarse, formar una familia, vivir en un determinado lugar específico, aspiraciones laborales compatibles con el estilo de vida del otro. Serian interminables los puntos que pudiera mencionar. Concretamente, las metas y objetivos deben ser simultáneas en ambos, de no ser así, acabaría frustrado uno de los dos, y finalmente, la relación.

Compartir afinidades es algo importante, podrá darle vida al matrimonio. Traten de hacer cosas juntos en las cuales pasarla bien es vital. Cuando a pesar de todos sus esfuerzos ya no la pasan bien juntos deben plantearse que tal vez es mejor continuar con sus vidas por separado.

Debemos sentir admiración y que seamos admirados. Siempre hay algo en lo que somos muy buenos, que otros lo celebren eleva nuestra autoestima, nos recuerda lo valiosos que somos, nos hace sentir que reconocen nuestras virtudes y nos levanta el ego.  Por supuesto sin caer las ridículas adulaciones.

Cuando somos valorados estamos más receptivos a valorar a los otros. Esto sucede en todas las relaciones interpersonales, pero para la devolverle la vida al matrimonio es primordial. A nadie le gusta que siempre le recuerden todo lo negativo, todas las personas somos buenas en algo.

¿Realmente escuchas?…

Créanme, no es lo mismo oír que escuchar. Hoy en día nuestra vida se vive a la carrera. Las TiC’s nos roban la atención que pudiera estar recibiendo nuestra pareja.  Tenemos más recursos para comunicarnos, pero lo hacemos con menos profundidad y calidad.

No caigas en esta trampa, busca espacio y momentos de intima conversación. Ten presente que a veces desperdiciamos tiempo con los dispositivos electrónicos. Inviértelo en tu pareja si está disponible, las relaciones sólidas se establecen con el roce y la dedicación cotidiana.

La comunicación para darle vida al matrimonio

Ambos como pareja deben conocer lo que no les gusta en cuanto a actitudes y comportamientos. Saber el estado emocional del otro; si tiene algún problema o preocupación que aún no ha comentado espontáneamente, esto es algo valioso. A todos nos gusta que nuestra pareja este pendiente a las necesidades emocionales, nos hace sentir amados y valorados.

En eso las mujeres llevan la ventaja, pues la intuición o el comúnmente llamado sexto sentido nos da muchas pistas. Es un error pensar que conversar del problema es estropear las cosas, y que evitarlo hará que desaparezca o sea olvidado.

No dejes que la molestia crezca, ventílala. Que los dos se ocupen y se preocupen por el estado emocional de su pareja, será una ventaja considerable que los hará crecer y realmente llenará de vida al matrimonio nuevamente.

Las discusiones no pueden volverse habituales

Las discusiones son algo normal que ocurre en toda pareja; pero ¡cuidado! se pueden convertir en cotidianas. A veces nuestro ritmo de vida y presiones laborales hacen que estemos a la defensiva, irritables y podemos perder los papeles al molestarnos, pero es incorrecto tratar a la otra persona como nuestro enemigo.

Debemos mantener la cordura, lo limites, el respeto. No alzar el tono para evitar los gritos, que al final llevaran a faltas; a decir palabras dolorosas que nunca se borran de la mente de la otra persona, aun cuando todo se esté arreglado.

Es mejor dialogar, una máxima que permite tener un ancla cuando hay turbulencia es NO HAGAS LO QUE NO TE GUSTA QUE TE HAGAN A TI. La violencia genera más violencia. Esto si es algo que, si no se erradica, atentara con total seguridad en la vida del matrimonio.

Respetar los espacios y el tiempo es darle vida al matrimonio

Es importante que mantengan lugares que sean solo vuestros. Así sentiréis que sois respetados como individuos. Si aún viven separados, trata de no invadir la casa del otro, y si conviven juntos casados o no, respetad el lugar que ocupan sus cosas, y por supuesto la privacidad.

En cuanto al tiempo. Igual que con los espacios, cada uno debe seguir teniendo tiempo para sí mismo, para su familia e hijos que no sean en común y no solo durante las horas de trabajo, sino también en el tiempo libre.

No siempre han de querer estar juntos, a veces les apetecerá hacer cosas distintas. Esto es tan válido y necesario en la pareja como el compartir. Les dará la oportunidad de extrañarse, y créanme es un ingrediente que enciende la pasión. Pruébalo, con su justa medida, terminara por llenar de vida al matrimonio.

No perder las amistades es fundamental

No importa si son amigos del alma o solo compañeros casuales. Es necesario que cada uno se relacione con otras personas para ayudaros a ver las cosas desde otra perspectiva. Esto los hará no perder su identidad al fundirse como pareja. Les mantendrá los pies en la tierra. Los amigos serán siempre el puerto seguro donde atracar cuando hay tempestad, en el matrimonio; ofreciendo refugio y consejos que servirán a la pareja.

Mantener economías separadas

El concepto arcaico de que el hombre es el proveedor exclusivo por excelencia, está obsoleto.  Ganar tu dinero te hará continuar valorándote y sentir que no pierdes la independencia. Si no es posible, al menos cada uno ha de tener parte de dinero para su manejo. Eso remediará sentir que dependes del otro, evitará más de una discusión por dinero, el cual es uno de los motivos más comunes de desacuerdo matrimonial.

La independencia económica de los cónyuges permite que no se pierda la libertad de gastar lo ganado que tenían anteriormente. El matrimonio deja de verse como una carga o grillete económico; aportándole vitalidad al matrimonio por haber cambiado el enfoque.

Tomar decisiones individualmente.

Está bien contar con la opinión del otro pues cuando se tiene una vida en pareja,todo lo que hagamos afecta o beneficia a la otra persona. Podemos pedir criterio, concejo y otro punto de vista, pero la libertad de decisión y acción en temas que atañen a uno de los dos debe ser respetada. Este punto ofrece libertad, capacidad de ser pareja sin anularnos y sentirnos libres de elegir sin traicionar al matrimonio.

Estos comentarios no son el secreto de la felicidad para una vida matrimonial, pero realmente proponen un arranque importante para darle vida al matrimonio.   Analizamos muchos puntos de fricción que tienen hoy en día las relaciones de pareja, que si los evitamos estaremos dando un paso en pos de nuestra felicidad.

Necesitamos comprender que mantener una relación que enriquezca nuestra existencia no solo se trata de regalarnos flores o mimarnos más. Hay que pensar cómo evitar dañar a nuestra pareja cotidianamente con actitudes innecesarias o conceptos equivocados. Recordar que esta es una relación que elegimos tener para nuestra satisfacción y no para tener con quien discutir.

Podemos hacer mucho por nuestra relación, pero resolver los problemas desde la raíz aportará más que cualquier detalle romántico;le devolverá la vida al matrimonio y el placer de estar juntos. De nada vale mil flores, bombones y paseos si nuestra actitud tira al traste todo. Comencemos cambiando los cimientos del mal, y luego el detalle romántico será el colofón.

El matrimonio es una mezcla de varios ingredientes, sin exceso de ninguno.

Escrito por Soraya Madero Durán

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here