Más que como un llamado a tu atención, me gustaría que vieras la definición de estilo y tendencia en las novias, claves para lograr un look de ensueño como una propuesta interactiva para comprender palabras recurrentes en el mundo de la moda nupcial.

Al referirse al look de una boda, la organización de la ceremonia nupcial, y/o la decoración de la locación seleccionada para su desarrollo,  los expertos coinciden en su mayoría que lo primero es seleccionar un estilo y  tendencia.

CÓMO DEBEMOS INTERPRETAR EL ESTILO Y TENDENCIA EN LAS NOVIAS

El estilo no es más que la materialización del carácter unipersonal de los sentimientos o génesis de una época determinada, a partir de elementos que funcionan como la identidad de estos y que aúnan valores por los que en un término puedan identificar sus preferencias un grupo de personas.

La tendencia se puede concebir para el caso que nos ocupa, como las preferencias recurrentes a la hora de recrear un determinado estilo, logrando incluso llegar a conceptualizarlo por su recurrencia.

Es preciso tener en claro que el estilo es una cualidad subjetiva atribuible a los diseños, que en lo fundamental se define por la textura de los elementos y la simbología del color. No radicaliza un molde para la creación, dándole cabida a las tendencias que los diseñadores marcan a partir de la explotación máxima de su capacidad creativa.

A partir de estos conceptos estamos ya listos para referirnos a estilo y tendencia en las novias.

ESTILO Y TENDENCIA EN LAS NOVIAS: BODA CIVIL O RELIGIOSA

Iniciando este viaje por la diferenciación de los estilos y tendencias,  hagámoslo de lo simple a lo complejo para una mayor comprensión.

Habrá que partir para puntualizar el estilo y tendencia en las novias que  las bodas pueden ser civiles o religiosas.

Una boda religiosa, es oficiada en un templo  o iglesia ante la presencia de un representante con poder reconocido para ello. La diferencia el sentido para los creyentes de dar fe de su amor ante los ojos de Dios, razón de sobra para añadir al estilo y tendencia de las novias un velo y voilette para cumplir con la tradición, así como un vestido donde no aparezca descubierta la espalda y los brazos.

La boda civil se fundamenta en el código de cada país mediante el que se instituye el matrimonio por mediación de reglamentos jurídicos como una relación contractual entre las partes que a partir de ese momento contraen derechos y obligaciones impugnables en la ley de los hombres.

Para una boda civil las novias podrán elegir más libremente un estilo o una tendencia, en dependencia si la celebración es en el campo, en un castillo, en la playa, en una notaría, en un salón de un hotel.

LOCACIONES QUE DEFINEN ESTILO Y TENDENCIA EN LAS NOVIAS

Las locaciones definen estilo y tendencia en las novias. De este modo, el estilo clásico prefiere locales cerrados, climatizados generalmente, con luces artificiales y que exige un decorado consciente para el aprovechamiento de los espacios, con juego de tecnologías y ambientación modernos.

El estilo playero, implica la cercanía al mar, el aire fresco, decoraciones más relajadas en tonos marino y coral, más informal, pues lo que se pretende es destacar un ambiente relajado, por lo cual se pueden utilizar elementos rústicos en la decoración; al igual que si la boda es en el campo tendrá en consecuencia un estilo campestre.

 TENDENCIAS EN EL TRAJE DE LA NOVIA

La moda ha evolucionado bidimensionalmente a los procesos históricos, la cultura y las condiciones socioeconómicas particulares de cada país. En las referencias anteriores con toda intencionalidad no he mencionado el traje de la novia, como el elemento base de la boda, pues no considero desacertada su categorización a partir de la interrelación de los estilos con la variable generacional.

Un detalle curioso, la moda surgió como tal hace siglos. Si nos ubicamos en el estilo gótico como reseña estilística desde el siglo XII al XV veremos que constituye una propuesta para las novias más atrevidas, pues este estilo lo definen elementos sombríos y oscuros como el color negro, poco usual actualmente en las ceremonias de boda por asociarse con el luto.

El estilo retro abarca los elementos en el vestir desde inicio del siglo XVI hasta el año 1960. De esta época los diseñadores se plantearon las faldas rectas y abiertas, las largas colas, el cuello doblado, el talle alto, chaquetillas cortas con mangas largas, los guantes, utilización de gasas y encajes conjugados con grandes escotes.

 Como añoranza del año 1900 se inserta el corte sirena, por ser ajustado en las caderas y muslos para dar amplitud en especie de un abanico que abre más abajo, a su vez  promueve el ensanchamiento de los hombros con mangas vaporosas.

De 1940, año que simbolizan las producciones de Christian Dior, se aumentó el vuelo en las faldas y los peinados se caracterizaron por ser exuberantes con accesorios y recogidos hacia atrás con bucles. Con estos presupuestos trabajan en la actialidad diseñadores como Rosa Clará, Inmaculada García y Cristina Tamborero en sus colecciones este 2017. Para los accesorios las propuestas de Boceto son magníficas.

Aunque es un error se tiende a confundir el estilo retro con el estilo vintage. Para que quede  claro, el primero retoma elementos y tendencias de una época pasada; y a partir de la perspectiva de los nuevos creadores conjugada con elementos actuales para la hechura que recrea. El estilo vintage se compone básicamente de colecciones de otra época, conservadas en perfecto estado hasta la actualidad. Esta magia en retrospectiva te la ofrecen diseñadores tales como Ferrer-Igoa, Weddings y Metrovictoria.

El año 1960 se caracterizó en Estados Unidos por el surgimiento de los hippies y ello impacto en buena parte del mundo. El estilo hippie en las bodas se incorpora a partir de elementos naturalistas tanto en la locación como en el decorado; es muy compatible con las bodas de estilo campestre. En el traje de novia se hace expreso mediante la utilización de telas de origen orgánico. En estas jamás podrá hacerse invisible el símbolo de la paz. La novia asume un carácter desenfadado a partir de la incorporación de elementos florales, semirecogidos y en ocasiones como expresión de libertad su exposición descalza.

Para las más conservadoras, aun cuando persiguen la identificación como novias auténticas, subsiste el estilo moderno. El cual puede conceptualizarse como un juego de variables clásicas de los estilos retro y vintage, con aportes de nuevos creadores, como por ejemplo la combinación nude y blanco que en los desfiles de Barcelona Bridal Fashion, y la Semana de la Moda de París y Londres que nos presentaron las diseñadoras Naeem Khan, Yolan Cris, Cymbeline y Chanel.

Con posición arriesgada sobre todo en la combinación de colores y los accesorios y decorados del vestido, aparecen las flores 3D que se impusieron este 2017 en pasarela por Monique Lhuillier, Justin Alexander y Marchesa. También se incluyen los diseños que brillando en plata este 2017 nos propone Chanel y Jenny Packham.

Rosa Clará cubre los pies de la novia con insuperable glamour, sea cual fuese el estilo escogido.

TÚ ELIGES EL ESTILO Y TENDENCIA EN LAS NOVIAS

En este artículo te hemos referido de manera sintetizada el estilo y tendencia en las novias, partiendo de referencias en la moda nupcial que parten de otros siglos y que en el actual cuentan con la magia y fantasía aportadas por modistos y diseñadores de gran aceptación.

Tal como has podido leer el estilo y tendencia en las novias está relacionado con el tipo de boda que vaya a efectuar, si es civil o religiosa, la locación elegida, si es en un salón, en la playa, en el campo, en un castillo, o en otro sitio.

Si estás entre esas chicas próximas a casarse, lee con detenimiento este artículo y escoge lo que mejor vaya con tu gusto y aspiraciones en ese día tan especial.

Escrito por Catalina Medina

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here