Contenido del Artìculo

La importancia de encontrar los vestidos de dama de honor perfectos

“Me caso en breve, ya casi todo lo tengo previsto, pero me faltan los vestidos de mis damas de honor, no sé cómo seleccionarlos”.
Eso escuché decirle a una muchacha hace unos días, mientras miraba vidrieras en una de las tiendas de Porta di Roma.
Estuve tentada a brindarle mi apoyo, pero me abstuve, entonces me surgió la idea de escribir un texto sobre el tema, que tal vez resulte de alguna ayuda a ella misma, si lo leyera, o a otra muchacha que esté en las mismas condiciones: tratando de encontrar los vestidos de dama de honor perfectos.
Los vestidos de las damas de honor debe seleccionarlos la novia. Pero es importante tener en cuenta determinados aspectos a la hora de realizar la elección: las figuras de las damas de honor, sus colores favoritos, su presupuesto y estilo. Además del tema de la boda, dónde se celebrará y hasta las estaciones del año.
Pero antes, hagamos unas breves observaciones.

¿Quiénes son las damas de honor, cuáles son sus funciones y cuántas se escogen?

¿Quiénes son las damas de honor?

Recordemos que el término dama de honor —bridesmaid, en inglés— data de la Edad Media y en aquella época era una niña menor de 12 años, con vínculo familiar directo con la novia y era la que abría el cortejo de la novia hasta el altar, en las bodas católicas.
Posteriormente, con la aparición de la religión protestante, las féminas adultas comenzaron a realizar esta función.
Es por ello que, con el decursar del tiempo, sobre todo en países que profesan una religión protestante, se mantenga la flower girl, además de las damas de honor, y en las religiones católicas pueden ser los llamados pajes.
La novia es quien escoge a las damas de honor y pueden ser sus hermanas, primas, amigas, entre otras de mucha confianza, incluso hasta las tías, las madres o las suegras pudieran desempeñar tan trascendental función. Es libre de no regirse por cánones establecidos. Por eso es importante cuando las designe, encontrar los vestidos de dama de honor perfectos.
Todavía hay países, sobre todo anglosajones, que mantienen la tradición de una dama de honor principal —maid of honor—. En otros, esta persona se denomina madrina.
Cuando la novia selecciona a sus damas de honor, existen para ambas ciertas responsabilidades. Por ejemplo, para las muchachas es un honor —y valga la redundancia—, para la novia es imprescindible hallar los vestidos de dama de honor perfectos.

Funciones que realizan las damas de honor

Las damas de honor suelen tener determinadas labores y, la principal, además de acompañar a la novia camino al altar abriendo el cortejo, es ayudarla en todo lo que ella solicite, apoyándola y brindándole seguridad en todo momento, para que la fututa esposa se sienta serena, tranquila.
También puede ofrecer asesoría en cuanto al vestido de la novia, su peinado, accesorios; decoración, música y temática de la boda; preparar las invitaciones y los recuerdos a entregar a los invitados; ayudarla tanto a vestirse el día especial, como en los retoques de maquillaje que requiera, entre otros quehaceres que la novia pueda necesitar.
La novia puede designar a una de sus damas para que sea quien le sostenga el ramo de flores durante la ceremonia. Igual darle la tarea a alguna de ellas para hacer un brindis en la fiesta.

¿Cuántas damas se escogen?

Aunque no existe un número específico de damas de honor en una boda, el protocolo inglés fija una dama de honor por cada cincuenta invitados.
Todo dependerá de la novia, de las personas que quiera que la acompañen muy cerca ese día tan especial.
Aunque sean pocas o muchas, hay que tratar de buscar los vestidos de dama de honor perfectos para ellas.
Muchos especialistas aseveran que el número ideal de damas de honor oscila entre tres y ocho.
Todo será en dependencia de la magnitud de la boda.
Si es una boda íntima, el séquito que acompañe a la novia no debe ser muy amplio; en cambio, si es una boda con muchos invitados, las damas de honor pueden sobrepasar el número de ocho.

Estilo en los vestidos de dama de honor

Lo primero que se debe tener en cuenta, antes de buscar el estilo en los vestidos de dama de honor perfectos es en qué temporada del año se producirá la boda, para saber cuál tela sería la apropiada, el modelo, el largo, el escote, etcétera.
El estilo más sexy que predomina hoy son los vestidos de dos piezas, largos hasta el piso, por lo general sin mangas y de dos tonos.
La línea A es otra de las tendencias actuales. Estilo columna, con tirantes entrecruzados en la espalda o sujetado al cuello. Y muy de moda está el chal para los vestidos más descubiertos.
Los colores platinados están muy en boga, que son los tonos plateados, blancos, amarillos y así, en sus gamas más tenues, hasta el color arena y gris.
En las estaciones de otoño e invierno el color vino tinto y otros colores llamados militares, toman la delantera en cuanto a tendencias.
Pero el negro, elegante por excelencia, se mantiene impoluto durante todas las temporadas.
Tanto el estilo como los colores de los vestidos de dama de honor perfectos en la actualidad resultan menos rígidos, la moda es más flexible, aunque debemos tener en cuenta si la ceremonia será tradicional o no a la hora de seleccionar estos vestidos.

¿Cómo hallar el vestido perfecto en dependencia de la figura?

Para encontrar los vestidos de dama de honor perfectos, se debe seleccionar, en primer lugar, el modelo que se ajuste a cada cuerpo.
Si la dama de honor tiene poco busto, cadera o glúteos, los vestidos de corte clásico se verán muy bien, los de tipo A y sin tirantes.
A las figuras denominadas “peras” en varios países —cuerpo más ancho a la altura de la cadera y más pequeño a la altura del busto—, los de corte imperio o tipo A se verán formidables, sin tirantes o de cuello abierto.
Si por el contrario, la figura es con busto y cadera abultados y pequeña cintura, los de forma de tubo, estrechos, marcando la cintura, resaltarán la silueta.
Para los cuerpos más estrechos a la altura de las costillas —llamados tipo “manzana”—, la atención en los modelos de los vestidos de dama de honor perfectos debe dirigirse a la parte del busto, por lo que el diseño a escoger deberá tener detalles en el escote y hacia la falda de corte A.
Quienes deberán escoger un modelo corte A, con detalles en la parte de la falda y con escote en forma de V, son las mujeres que tienen un busto predominante, mayor que la cadera; por ello esta combinación de diseño logrará un buen equilibrio en la figura.

Cuáles son los vestidos de dama de honor perfectos

El vestido de la novia es el que más debe lucir. Los vestidos de las damas de honor deben resaltar a este.
También complementarlo, por lo que si el vestido de la novia es de encaje o tela bordada, los de las damas de honor deben tener algún detalle de esos tejidos.
Asimismo, si el de la novia es de satín, los de las damas debieran tener también algo de brillantez. El brillo en los vestidos de dama de honor perfectos contrasta perfectamente con el color blanco del de la novia. Los escotes en los de ellas pueden ser iguales o similares, pero también diferentes.
El tema de la boda es fundamental: ¿es romántico, vintage, en la playa, en un jardín, en un salón, clásico u otro?
Los vestidos para las damas de honor se prefieren largos cuando el cortejo es formal. Pero si es al aire libre también pueden llevarlos, con un toque un poco bohemio.
En el verano y en bodas en pleno día los vestidos cortos y en tonos pasteles son ideales. Con livianas telas, harán que nuestras damas de honor luzcan de maravilla.
Para las ceremonias nocturnas, los vestidos de dama de honor perfectos suelen ser más satinados y de colores más oscuros.
El color a elegir es importante y depende del lugar de la celebración.
Por lo general, la novia escoge un color que predomina en su ceremonia. Esto puede constituir un punto de partida a la hora de elegir los vestidos de dama de honor perfectos.
Subiendo o bajando los tonos del color preponderante en la boda, lograrás que los vestidos para las damas se adecuen a lo que estás buscando.
Todas pueden ir con el mismo color y diferentes modelos.
También puedes elegir diferentes colores para los vestidos de dama de honor perfectos.
Pero los vestidos requieren de sus complementos: los zapatos, las flores, accesorios y peinados, que todos deben estar en completo equilibrio con los escogidos. La armonía en todo el atuendo hará también que esos vestidos sean los perfectos.
Por ello las sandalias brindan una buena opción en el verano; los zapatos clásicos —como bien lo dice la palabra que los califica— nunca pasan de moda; hasta calzado sin tacón, plataformas, todo en dependencia del vestido y del lugar.
Las flores son un accesorio importante, pueden ser iguales al ramo de la novia pero tal vez de menor tamaño; se pueden escoger las flores más prominentes en el ramo de la novia y hacer con ellas los ramos de las damas de honor, a tono con sus vestidos.
El peinado, en dependencia de la ocasión, del lugar de la ceremonia, del que mejor le quede a cada dama de honor.
Los accesorios, en ocasiones suelen ser simples, ya que se trata de que los vestidos de dama de honor perfectos sean el centro de atención.

Entonces, por fin, ¿cuáles serán los perfectos?

Sin duda, los que se hayan escogido con esmero, antelación y atendiendo no solo al tema de la boda ni a las estaciones del año, sino los que se hayan seleccionado en abierta consulta con las damas de honor.
Hacerlas partícipes del atuendo que lucirán les brindará la posibilidad de estar alegres y cómodas.
Recordemos que dichos vestidos sirven para un día muy especial, pero tal vez puedan ser usados por las muchachas con posterioridad a la boda, pues de hecho ya hemos seleccionado para ellas no solo vestidos de dama de honor perfectos, también vestidos dignos de volver a exhibirse en otra fiesta.
Muchas casas de moda en la actualidad ponen a nuestro alcance diseños que permiten que sigan en boga por algún tiempo.
No lo pienses más, querida novia, consulta catálogos, elige con tiempo los vestidos de dama de honor perfectos, que no te pase lo que le escuché decir a la futura esposa en Porta di Roma.
El tiempo es breve cuando hay tanto por hacer y se va… volando. No permitas que en ese vuelo se lleve las ideas que tienes de los vestidos de dama de honor perfectos, que quedarán inmortalizados no solo para ti o para tus damas, sino también para todos los invitados al día más especial de tu vida.

Blanca Zabala

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here