Encontrar la fórmula científica del amor es un gran desafío para la ciencia. Sin embargo ya hoy se habla en los medios de comunicación de algunos resultados científicos  matemáticos y químicos, todos con una base sólida de explicación ante este sentimiento tan especial.

¿Quién no quisiera encontrar la fórmula científica del amor?

El amor es un sentimiento tan universal que una buena parte de las personas se adentran en su interesante mundo para entenderlo, explicarlo y expandir sus criterios sobre lo que representa para las personas que lo sienten.

Muchos expertos lo han estudiado, siendo los psicólogos los más relacionados con su temática, aunque ya en la actualidad otras ramas de la ciencia como la bioquímica, la química y la matemática se han inmiscuido para darle una interpretación a este sentimiento desde su punto de vista.

Ya se están viendo algunos resultados de esto, pudiendo o no ser acertados o efectivos, lo importante es que con el desarrollo cada vez mayor de la ciencia pueden ir perfeccionándolo y quizás para un futuro no muy lejano podamos ir con más acierto en nuestras relaciones de pareja y el amor.

Darle una mirada científica a este encantador sentimiento es muy favorable, comprender el amor a través de las fórmulas científicas te ayuda a darle una interpretación objetiva.

La fórmula matemática te ayudará a reconocer cual es la pareja ideal para el amor o cuánto tiempo durará el amor en una pareja, y la química te permitirá entender determinados comportamientos o cambios fisiológicos en nuestro cuerpo ante el amor, todo con una explicación científica.

Adelante, lee e infórmate, dale una ojeada a la fórmulas científicas del amor!!!!

La fórmula matemática para el amor.

Los matemáticos, creen haber encontrado la fórmula científica  del amor a través de sumas y restas.

Recientemente se ha publicado en los medios de comunicación que unos científicos han descubierto una interesante fórmula científica del amor, específicamente desde las matemáticas, que sirve para calcular el tiempo de duración de la pareja.

Esa fórmula es:

 L = 8 + 0,5Y – 0,2P + 0,9Hm + 0,3Mf + J – 0,3G – 0,5(Sm – Sf) + I + 1,5C

Y se interpreta así:

  • L: Duración prevista de la relación, en años.
  • Y: Número de años que llevan conociéndose los dos miembros de la pareja antes de iniciar una relación seria.
  • P: Número de parejas anteriores que suman las dos personas.
  • Hm: Importancia que el hombre atribuye a la honestidad en la relación.
  • Mf: Importancia que la mujer atribuye al dinero en la relación.
  • J: Importancia que ambos atribuyen al sentido del humor (en suma).
  • G: Importancia que ambos atribuyen a la apariencia física (en suma).
  • Sm y Sf: Importancia que el hombre (m) y la mujer (f) atribuyen al sexo.
  • I: Importancia atribuida a tener buenas relaciones con los familiares (en suma).
  • C: Importancia que se atribuye a tener niños (en suma).

Donde todas las mediciones en grado de “importancia” poseen una escala de 1 a 5 donde 1 no es importante para nada y 5 es extremadamente importante.

Aún cuando la ciencia es bastante exacta, esta no ha podido lograr un método o fórmulas para fabricar la pareja perfecta. La ciencia se apoya en probabilidades que están determinadas por los resultados científicos y pruebas estadísticas.

Por tanto  esta fórmula podría ser un primer paso para intentar darle al mundo de la relación de pareja un enfoque realista, por el momento es una opción, y quién sabe si en futuro podríamos encontrar el amor eterno a través de una simple fórmula científica.

La fórmula química del amor.

Por otra parte el amor está siendo mirado desde un punto de vista científico, específicamente el proceso bioquímico que ocurre en nuestro organismo cuando se experimenta este sentimiento, pues la práctica evidencia que existen respuestas fisiológicas intensas ante ese amor.  

Científicos de todo el mundo buscan la respuesta a través de fórmulas científicas del amor, investigando  lo que sucede en el interior de los cerebros enamorados, como y cual sustancias químicas presentes en nuestros cuerpos hacen que nos sintamos diferentes cuando nos atrae alguien.

Mientras los científicos del amor se empeñan en aclarar todo este proceso, las personas hablan y apuntan que existe una química en el amor, y aunque no sepan el por qué sucede, si muchos lo han podido sentir alguna vez.

 Se dice que hay química entre dos personas cuando los mismos quedan atrapados entre sí por sentir una necesidad de  interactuar y conocerse  luchando fuertemente por satisfacerla.

Cuando estamos adentrados en el mundo fascinante del amor, y estamos experimentando este precioso sentimiento, nuestro organismo libera una serie de sustancias que dan lugar a muchos comportamientos o  procesos fisiológicos en nuestro ser.

Esta fórmula científica del amor se basa en la química real,  estando presentes una cascada de reacciones químicas dada por la presencia de hormonas y otras sustancias químicas que participan. Entre ellas se encuentran:

La Feniletilamina: La principal causante de este proceso químico, presente en la etapa de enamoramiento de la pareja y que tiene la función de aumentar la energía física y la lucidez mental.

La Dopamina: Es la causante que perdamos el apetito cuando nos sentimos enamorados.

La Norepinefrina: Provoca que el cuerpo libere mayor dosis de adrenalina. Por lo que nos sentimos eufóricos ante tanto sentimiento, haciendo que el corazón lata bien fuerte y aumente la presión sanguínea. Junto a la oxitocina son las causantes de mantener a los enamorados muy activos, pudiendo hacer el amor, dedicándose caricias sin sentir cansancio ni sueño.  

Hormonas sexuales: Las hormonas sexuales como los estrógenos y progesteronas, dan lugar a un mayor flujo sanguíneo y a aumentar la respiración, alterándose los órganos relacionados con el sexo.

Es decir todas estas sustancias, junto a las hormonas sexuales  son las responsables de que una pasión amorosa descontrole nuestras vidas  apareciendo múltiples signos de enamoramiento.

Cuando hormonas y sustancias químicas se mezclan nuestro cuerpo y mente se revoluciona a tal punto que se convierte lo razonable en irracional, la sensatez en locura y la serenidad en nerviosismo.

En fin la fórmula del amor desde la ciencia se está abriendo camino, ya es hora de ir tomándolo en cuenta. Cuando hagas tu propia valoración del amor considera lo que dice la ciencia, así estarás actualizado y con una gran carga de verdad en las manos.

Escrito por: Hilda Elia Rodríguez Chala

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here