Cuando hablamos de comunicación y recapitulamos sobre el concepto, podemos definirlo como la manera consciente en la que dos o más participantes intercambian información. De ahí que la comunicación en el matrimonio tenga tanta importancia, puesto que dos personas que están casadas y no se comunican adecuadamente, terminan siendo dos extraños que se llegan a cuestionar, qué hacen al lado de ese ser que no tienen ni idea de quién es.

Si analizamos el tema de la comunicación, nos damos cuenta de que el origen de muchos problemas interpersonales que se producen tanto en la esfera de la vida laboral, como en la esfera de la vida privada de los seres humanos, está precisamente en las dificultades que muchas veces presentamos a la hora de comunicarnos.

Es por eso que ponemos al alcance de nuestros lectores 10 reglas que de seguirlas, podrían mejorar la comunicación en el matrimonio.

Para lograrlo cada integrante de la pareja debe:

Expresar las ideas con claridad y objetividad cuando se comunica

No somos comunicadores sociales de profesión, pero con mayor o menor nivel cultural, cada ser humano es capaz de comunicarse con claridad, si piensa primero en las ideas que quiere trasmitir, organizándolas mentalmente, de manera que puedan ser asimiladas de forma sencilla por su interlocutor. No es necesario el uso de palabras rebuscadas, ni la ironía o el doble sentido. Se trata de comunicar de manera simple y bien pensada lo que se desea.

Definir lo que es importante y dedicarle tiempo a expresarlo y explicarlo, así como pasar por alto lo que no es importante y descartarlo

Es innecesario invertir el tiempo, que es tan preciado e irrecuperable, en comunicarse sobre aquellos  asuntos que no son importantes o que carecen de sentido. Más bien cada integrante de la pareja debe establecer la comunicación sobre asuntos verdaderamente importantes y concentrarse en cómo explicarlos, para intentar su solución de la manera más viable posible.

Procurar que el intercambio de información durante la comunicación sea positivo

Siempre deben considerar que la comunicación en el matrimonio se establece para lograr un resultado positivo. Lo mejor es conducirla por el camino del optimismo. Si le infundimos negatividad desde nuestras mentes, a la hora de trasmitir las ideas, estaremos contagiando las mismas con tal pesimismo, que puede ser asimilado por nuestra pareja.

Saber expresar las ideas, las opiniones, los criterios, pero también saberlos escuchar cuando los expresa la pareja

No se trata de establecer monólogos. Se trata de establecer diálogos. Se trata de acordar quién debe comunicar primero las ideas y respetar en silencio su discurso, sin interrupciones, a menos que sea imprescindible hacerlo. Cada miembro de la pareja toma turnos para establecer la comunicación.

Impedir que una discusión se convierta en un altercado desagradable

A veces la discusión no logra un acuerdo. No se trata de que seamos incapaces de solucionar el problema, sino que puede no ser el momento adecuado para hacerlo. Si nos empeñamos en seguir discutiendo hasta lograr convencer o convencernos, puede que la comunicación sea fallida y la relación se marque por lo desagradable. No hay que llegar a esos extremos. Tranquilidad y paciencia. El tema se traerá a colación nuevamente cuando las condiciones sean más favorables para una mejor comunicación.

Utilizar el buen humor si contribuye a que se mejore la comunicación

Si es necesario relajar tensiones mientras nos estamos comunicando, lo ideal es utilizar alguna jarana no irrespetuosa. Tampoco sugerimos la burla, solamente alguna frase de humor que suavice el ambiente, porque reír propicia felicidad y una idea puede ser aceptada con más facilidad si estamos felices.

No emplear la manipulación ni el chantaje para hacer prevalecer una opinión que se está expresando

Cuando para lograr que se nos escuche o que se nos tenga en cuenta, tenemos que poner condiciones o precisas, no nos estamos respetando ni nosotros mismos. Durante la comunicación en el matrimonio, se deben hacer valer los criterios porque todas las opiniones cuentan y cada cual tiene derecho a ser escuchado, pero nunca se deben tomar represalias ante los desacuerdos.

Emplear el tacto, la consideración y el respeto, sin menospreciar las ideas ajenas

La comunicación en el matrimonio debe estar caracterizada por el tono afable, la palabra perfecta, la frase adecuada. No se puede imponer el respeto mediante el irrespeto. Tampoco se deben menospreciar las ideas de la pareja, cada criterio debe ser expresado y escuchado, aunque opinemos que no será válido, apenas se comience a plantear. Luego se pueden exponer los elementos para demostrar que no es factible.

Considerar el efecto que las palabras pueden tener en la pareja cuando nos estamos comunicando, en el caso de que pueda tratarse de un tema delicado

Muchas veces nos ofuscamos y al comunicarnos expresamos frases que pueden ser ofensivas, poco consideradas e irrespetuosas, en medio de una discusión. Luego pretendemos que sean olvidadas pidiendo disculpas. Por eso es importante que no se expresen los pensamientos ofensivos que pueden generarse en medio de la discrepancia. Es preferible utilizar alguna estrategia de autocontrol, para luego no caer en arrepentimientos.

No traer a colación todos los asuntos o problemas que deben ser tratados a la vez, considerar un nivel de importancia con respecto a los mismos y establecer la comunicación en función de ello

Si complicado es a veces resolver un problema, más complicado resulta establecer la comunicación en el matrimonio con el objetivo de resolver varios problemas a la vez. Mucho mejor es establecer la prioridad en los temas a conversar. La comunicación será más viable concentrándose solo en el tema a debatir y cuando se llegue a una conclusión sobre el mismo, ya se puede continuar con el debate sobre el próximo asunto de la lista.

Teniendo en cuenta las 10 reglas anteriores, que consideramos muy importantes para alcanzar una buena comunicación en el matrimonio y pensando además que se trata de un consorcio en el que las relaciones de convivencia deben estar caracterizadas por el amor y la comprensión, podemos lograr que dos personas que unieron sus vidas y sus familias para avanzar juntas hacia el futuro, se entiendan y actúen en comunión.

No se trata de saber hablar y de defender las ideas, se trata de saber comunicarse que es mucho más que hablar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here