El tema de esta vez es Mujeres del siglo XXI: la revolución femenina a lo largo de la historia. Te proponemos conocerlo mediante un recorrido a través del tiempo: Quédate junto a nosotros!!!

 

En incontables ocasiones, la historia de la humanidad ha destacado, por sobre todas las cosas, el papel del hombre en su evolución, pasando a un segundo plano, o quizás, al último, el papel de la mujer.

Aparentemente, las féminas han estado ausentes en los más importantes renglones de la vida, la cultura, la ciencia… Solo llaman la atención algunos nombres en aspectos literarios y artísticos.

Lo cierto es que, ya sea por los obstáculos que estas se han visto obligadas a enfrentar para desarrollar sus intereses o por la falta de reconocimiento que han sufrido, muchas mujeres, sobre todo las que intentaron romper los cánones de su época, tuvieron que luchar contra la incomprensión de la sociedad de su tiempo.

En un mundo de hombres, el feminismo[1] ha debido hacer eco y encontrar su propio lugar. La consecución de los derechos de que disfrutan en la actualidad las mujeres del mundo occidental se ha debido a una lucha de siglos.

Con este recorrido por el tiempo, veremos cómo se ha desarrollado la revolución femenina a lo largo de la historia.

Papel de la mujer a través del tiempo

 Prehistoria

  • Durante la vida primitiva, en sociedades de caza y recolección, las mujeres eran quienes recogían los productos vegetales, mientras que los varones suministraban la carne mediante la caza.
  • Ellas descubrieron las propiedades medicinales de las plantas y aprendieron a secar, almacenar y mezclar las sustancias vegetales.

    Antigüedad

  • En el antiguo Egipto y en Mesopotamia, las mujeres tuvieron gran libertad de movimientos. Podían ejercer multitud de oficios, andar libremente por las calles, comprar y vender, recibir herencias y tener acceso a la educación, aunque las campesinas desarrollaban un trabajo extremadamente duro.
  • La posición de la mujer en la antigua Grecia no fue muy positiva. Según Aristóteles, la mujer no era más que un hombre incompleto y débil, un defecto de la naturaleza. La mujer fue considerada como un ser sin terminar al que había que cuidar, proteger y guiar, lo que implicaba su sometimiento total al varón y su alejamiento de la vida pública.
  • En Roma, las mujeres disfrutaban de mayor libertad que las griegas, pero seguían sin participación política y ciudadana. Su condición social era la de un ser inferior al que había que tutelar, dirigir y utilizar.

Edad Media

  • La mujer en la Edad Media era mayoritariamente campesina y trabajaba en el campo. Su papel económico era muy importante, pues realizaba las tareas agrícolas. A la vez, le correspondían las labores del hogar, el cuidado de los hijos, de los enfermos, la asistencia a los partos, entre otros.
  • Aunque se encontraba en una situación jurídica muy adversa, por su subordinación al hombre, su papel, en esta etapa, fue más activo que en otros períodos.

Edad Moderna

  • La Edad Moderna, y dentro de esta el Renacimiento como un momento crucial de transformaciones de todo tipo, significó un “renacer” únicamente para los hombres.
  • Las mujeres no pudieron acceder a la educación humanista ni a los nuevos estados. Sus posibilidades se hicieron mucho más estrictas.
  • Inicia el movimiento feminista contemporáneo con la aparición del texto Vindicación de los derechos de la mujer, escrito en 1792 por Mary Wollstonecraft, el cual, como su nombre lo indica, abogó por la defensa de los derechos de las mujeres y se pronunció en contra de su anulación social y jurídica.

Siglo XIX

  • El siglo XIX se caracteriza por la existencia de importantes cambios, que inciden de manera esencial en las mujeres, en los ámbitos ideológico, económico y social.
  • Es notable el papel de la mujer en aras del desarrollo de la sociedad, pues con la aparición del proceso de industrialización en Inglaterra, muchas damas ocuparon puestos en las fábricas.
  • Los movimientos feministas del siglo XIX se concentraron en conseguir el sufragio para las mujeres.

Siglo XX

  • Esta centuria se caracteriza por la incorporación masiva de las mujeres al mundo laboral.
  • Aparece la participación femenina en los sindicatos obreros.

    La mujer en el siglo XXI

Todavía quedan metas por alcanzar y mentalidades que cambiar, pero aun, cuando la lucha por la igualdad de géneros sigue siendo un tema complejo en muchas sociedades, el siglo XXI ha marcado pautas en cuanto a libertades para la mujer.

Hoy por hoy, salvo el caso de algunas culturas y de algunos matrimonios en que la mujer no se hace valer, las féminas pueden estudiar y trabajar,  tienen libertad de expresión, pueden ejercer su derecho al voto, amar y disfrutar de su sexualidad a plenitud, pueden opinar y tomar decisiones acerca de su vida y su entorno.

La mujer puede desempeñarse en cualquier orden del quehacer humano: el arte, la ciencia, la tecnología, está en todo el poder de llevar las riendas de un hogar, de participar de la toma de decisiones, todo esto sin renunciar a sus funciones naturales maternales y su femineidad.

La mujer y la moda

 Dada la irregularidad con que ha evolucionado el mundo y las diferencias existentes entre las disímiles culturas que lo componen, resulta tarea compleja establecer una síntesis sobre la moda femenina a lo largo de la historia.

Sin embargo, es importante destacar que la ropa se inventó en siglos remotos A.C. con la finalidad de satisfacer necesidades como las de cubrirse y protegerse de los factores climáticos. Sus funciones se fueron incrementando y hoy por hoy, vestir es un arte.

  • La vestimenta de las mujeres egipcias y griegas estaba marcada por el uso de túnicas largas.
  • En la Edad Media las mujeres lucían vestidos pomposos y altamente ornamentados, de ahí que sus ajuares no fueran primordialmente cómodos, sino más bien, decorativos.
  • Durante la Edad Moderna hubo algunos cambios en la vestimenta, pues las damas empezaron a usar vestidos más entallados, corsés y faldas hasta los tobillos.
  • A partir del siglo XX se revoluciona la moda femenina con el uso del pantalón y la minifalda. El nuevo modelo de mujer, está interesado, principalmente, en vestir para sí misma, con las prendas que ella elija y no con lo que determine el hombre.
  • Al introducirse la mujer en el mundo laboral comienza a requerir de piezas más cómodas y funcionales, de ahí que se redujera el largo de la falda de los tobillos a la rodilla. Aparecen también el traje sastre (de dos piezas) y los pantalones.
  • La ropa interior pasa a ser más simple y deja de ser muy exagerada. Se reduce a pantys, brasiers, camisolas y medias pantys, prendas fáciles de llevar debajo de uniformes y otras piezas del momento.
  • En los años 50 se desata cierto interés por “adornar” a la mujer para que representara el papel que le tocara en la sociedad. En este sentido, se hizo común el uso de guantes, sombreros, carteras y zapatos. Independientemente de todo, fue una época de glamour y elegancia en el mundo de la moda.
  • Para finales del siglo XX la mujer se cansa de este papel que se le había impuesto en la sociedad, así que ocurren una serie de cambios que implican el uso de piezas de vestir más arriesgadas, y que permanecen hasta el día de hoy. Son tendencia las minifaldas, que destacan la sensualidad de las piernas de la mujer, las botas go-go, entre otros estilos.

    Las mujeres y las bodas

Veamos algunos de las libertades y derechos de los que gozamos las mujeres del siglo XXI relacionados con el matrimonio:

  • Actualmente, está permitida la soltería en las mujeres, estas pueden no contraer matrimonio, decidir no tener hijos y, aun así, ser respetadas por la opinión pública, gozar de un excelente prestigio laboral y personal.
  • En nuestros días, cualquier mujer puede dar el “sí, quiero”, así sea a otra mujer (salvo el caso de los países donde no está permitido el matrimonio gay).
  • La Constitución de 1978 provocó notables cambios en los derechos de la mujer. El artículo 14 introdujo apreciaciones legales a favor de la igualdad y trató asuntos tales como el divorcio y el aborto.
  • Desde 1961, Europa da un paso importante que en España no llegó hasta 1978 a causa de la dictadura franquista: la píldora anticonceptiva. Con su llegada, las mujeres podían decidir si querían tener hijos, el número de ellos y, como consecuencia, separar la sexualidad de la procreación.
  • La Constitución también implicó la llegada del divorcioy la posibilidad de acabar con un matrimonio infeliz.
  • La Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género de 2004 ha servido de mucho a las mujeres que han sufrido este terrible mal.
  • El Régimen de separación de bienes fue otra gran noticia para la mujer, pues podía conservar su patrimonio durante el matrimonio y una vez terminado este.

 

Tras este recorrido por la revolución femenina a lo largo de la historia, hemos visto que el papel de la mujer en la sociedad no se ha quedado detenido en el tiempo, sino que, aún cuando queda mucho por hacer, la humanidad ha evolucionado y la mujer ha ido construyendo su propio camino y ganándose un lugar digno.

En cuanto a la moda y las bodas, dos asuntos que a muchas chicas pueden interesar, los avances han sido disímiles, y cierto es que las mujeres del siglo XXI, lejos de lo que fueron las de siglos anteriores, son protagonistas del progreso de la sociedad en general.

Por Claudia Corzón Aput

[1] Doctrina y movimiento social que pide para la mujer el reconocimiento de unas capacidades y unos derechos que tradicionalmente han estado reservados para los hombres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here