La noche de boda depara un millón de sorpresas que nunca olvidarás, pero en ocasiones las expectativas y la realidad no van de la mano. ¡Noche de boda: las expectativas y la realidad!

La noche de boda constituye la cúspide de toda celebración nupcial, esta permite entregar el cuerpo a la par del alma y hacer de cada pareja una sola persona. Toda noche de boda constituye una certera cita con tu esposo y la cama, una de la que no querrás escapar. Sobre ella se sostienen mitos, expectativas y tradiciones en las cuales se forjan las creencias más religiosas. Esta noche será el comienzo de tu vida matrimonial y en ellas construirás hermosos recuerdos que a la larga convertirás en anécdotas divertidas o románticas en tus cenas en familia o en tu intimidad matrimonial. Pero la noche de bodas no siempre constituye lo soñado. ¡Noche de boda: las expectativas y la realidad!

Expectativas: Muchas expectativas se forjan respecto a la noche de bodas. Estas pueden ser la mejor experiencia sexual que hayas experimentado en toda tu vida junto a tu pareja, los hombres mostrarán su hombría innegable y las mujeres dejarán ver lo más oculto de su feminidad. Los instintos animales ligados al romanticismo de la ocasión crearán una explosión de pasión. Este es el único acto erótico y sexual que la sociedad aprueba en su totalidad y en algunas culturas los familiares más allegados observan el acto sexual entre recién casados como muestra de la aceptación de su matrimonio (sí, esto realmente ocurre aunque parezca morboso). Los novios en este acto se funden en cuerpo y alma y en muchas otras culturas representa la consumación del matrimonio y se supone que esta noche de lugar a un matrimonio sano, feliz, activo y sin posibilidad de corromperse. En la noche de boda muchas parejas juegan a ser antiguos dioses y aceptar a fondo cada muestra de intimidad y sexualidad.

Ideal: La tradición teje mitos acerca de la noche de boda, y cada pareja de recién casados en ocasiones siente cierto miedo a este momento o cierta presión acerca del desenvolvimiento del mismo. El camino establecido por la tradición o la sociedad se convierte en una piedra en el zapato y la presión toma un papel fundamental. El sexo es un acto espontaneo que puede ser arruinado por la creencia errónea de una noche perfecta con pautas ya estipuladas, recuerda que en cuanto a tu relación sexual respecta las pautas la pones tú y el que esta sea perfecta realmente en muchas ocasiones ya existe. Crea un ambiente confortable y goza de la pasión que se desprende de dos almas que se aman.

Dificultades: El cansancio, el estrés, la presión y el miedo pueden crear determinadas dificultades en la noche nupcial. El dejarse llevar y la naturalidad con el que surja el acto es realmente los que necesitas para hacer de tu noche de boda un momento perfecto. Intenta que el ambiente que construyan sea tal y como el diario en su relación, la emoción de momento y el lugar de ensueño cumplirán su papel  y la pasión tocará a tu puerta sin reparos.

El lecho nupcial: Las noches de nupcias en muchos casos suelen sustituirse por las mañanas de nupcias. En muchas ocasiones para novios que realicen su ceremonia de bodas en horario nocturno el cansancio, el alcohol y el baile no les dejarán energía para mostrar su lado animal en el lecho nupcial. Llegar a la habitación, tomar un baño de burbujas y luego hacer uso de un sueño reparador es algo totalmente normal. Muchas otras veces el intento de un sexo sin barreras puede ser frustrado y la idea de copular como actrices porno termina siendo una verdadera comedia mientras las posiciones del Kama Sutra se convierten en dos cuerpos exhaustos sobre la cama.

El sexo: Muchos novios creen que la ausencia de sexo en la noche de boda es un problema evidente. Los factores externos, el miedo y el cansancio son normales en esta ocasión y con estos contra la mayoría de las veces el sexo fracasa sin siquiera haber iniciado. Esto para nada deber ser confundido con falta de atractivo, ausencia de amor o augurio de problemas, en general es totalmente normal encontrarse un poco fuera de lugar. Para este momento intenta que tu pareja se sienta no solo motivado por un bonito conjunto interior, también intenta centrar todas sus emociones en ti mientras le das seguridad y confort. Es necesario que uses un poco de esa complicidad que los llevo al altar y le permitas disfrutar de un momento único y especial aun con ausencia de sexo.

Luna de miel: Los novios suelen confundir la luna de miel con un espacio donde estar junto a tu pareja en la habitación todo el tiempo es una ley. La mayoría de las veces las lunas de miel se acontecen en paraísos naturales donde todo está confabulado a tu favor. Pasar todo el tiempo en la habitación da lugar a la rutina, mientras que salir a explorar el lugar, conocer nuevos amigos, los paseos nocturnos, el spa o incluso un bar o restaurant apartado puede terminar siendo una aventura que vale la pena vivir. Para pasar el día en la habitación hay toda una vida, mientras para conocer ese lugar enigmático y maravilloso que ustedes mismos prefirieron solo unos pocos días. Construye recuerdos que te hagan desear volver a ese lugar en algún momento y permítele a tu pareja y a ti misma un espacio de confort con el que puedan sentirse amados y no encarcelados.

La noche de boda es ese momento especial lleno de sorpresas que toda pareja espera vivir con el mayor de los esplendores, pero las expectativas respecto a esta en ocasiones de convierten en crudas realidades. Darle un vuelco a esta realidad y permitirte un momento especial aún pese a los inconvenientes que te depare el destino es una buena forma de demostrar al universo que los cimientos de tu matrimonio no son de mantequilla. Has de tu noche de boda el momento que siempre soñaste.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here