Cada generación tiene sus características y en correspondencia realizan su boda, algo que ponen de manifiesto los novios millennials, representados por esos chicos y chicas que nacieron al inicio de la década de 1980 y mediados de 1990. Ellos se han hecho adultos con el Milenio, son expertos de las nuevas tecnologías y se pasean por el mundo digital.

Algunos factores han incidido en que estos jóvenes vean lo referido al matrimonio con cierta cautela, pues en un gran porcentaje han vivido la experiencia de tener a sus progenitores divorciados y esto les ha marcado. De ahí que en su mayoría demoren la fecha para casarse y no lo hagan hasta sentirse seguros y tras haber disfrutado sus años de soltería.

Pero igual hay que decir que estos chicos y chicas crecieron en una etapa de cierta bonanza económica y tienen gustos y expectativas diferentes, que van desde una proyección más individualista hacia la búsqueda de lo que les hace felices, no al estilo de sus progenitores, sin precipitarse en sus decisiones en cuanto al matrimonio, ya que si no tienen clara la certeza de que será lo que buscan, no lo asumen.

Los novios millennials planean una boda a la medida, no se llevan por el protocolo que siguieron sus padres al casarse, y para ellos la edad perfecta es después de los 30 años. Sigue con matrimonio.me y observa cómo es que estos chicos y chicas se proyectan en la esfera nupcial.

LOS NOVIOS MILLENNIALS PERSONALIZAN SUS BODAS

Rompen con los esquemas tradicionales de una boda y la planean de forma personalizada, como reflejo de ellos mismos, de sus gustos y preferencias, dejando a un lado el protocolo.

Optan en ocasiones por una boda temática, eligen catering inusual, dejando a un lado el banquete convencional, tal vez una coctelería de acuerdo a lo que les place a ellos y a sus amigos, a quienes les otorgan roles importantes en el casamiento y los hacen partícipes activos en el planeamiento.

Influenciados por series, películas y todo lo que lleva implícita la era digital, son fiel reflejo de la forma en que se manifiestan los nativos digitales, porque ellos mismos lo son, y  su boda sigue esas pautas.

SU BODA ES PUBLICITADA DIGITALMENTE

En las bodas de novios millennials no faltará una página web que la publicite y fotos en redes sociales como facebook, twetter, instagram, que den a conocer cada detalle del casamiento.

Sin esa promoción virtual no conciben cada paso que dan en sus vidas, porque disfrutan de esos medios en los que interactúan día a día y en su boda son múltiples los hashtags elegidos con que acompañan las imágenes porque para ellos es de suma importancia sumar Me gusta en cada foto. Es así que van dando a conocer desde el calzado elegido, el vestido, la locación y otros aspectos que les encanta divulgar.

Se sienten a gusto con sugerencias sacadas de Pintirest, instagram y puestas en práctica en su casamiento, lo mismo que de photobooths y props y es así que en el ritual de las fotos siguen esa línea, por lo cual muchos dicen que una boda de novios millennials es instagrameable.

PARTICIPAN ACTIVAMENTE EN CADA DETALLE DE LA BODA

Los esquemas nupciales quedan a un lado, los novios millennials, acostumbrados a los contenidos inspiracionales, se sienten como pez en el agua al asumir buena parte de la decoración de la boda, ya sea ideando centros de mesas, disponiendo la forma en que se sentarán los invitados o también confeccionando ellos mismos las invitaciones para el casamiento o una guía para que los invitados lleguen al sitio elegido para la boda.

Disfrutan participar de lleno en la planeación, estar atentos a cada detalle, porque quieren algo personalizado y a su vez sorprender con sus iniciativas, de ahí que el rol de los padres no quede en primer plano, pues a diferencia de otras bodas también son los novios millenialls los que fijan el presupuesto porque ya han terminado sus estudios y trabajan.

SON CAPACES DE ASUMIR CUALQUIER TAREA EN PAREJA

Pertenecen a una generación que ha crecido con la costumbre de trabajar en equipo, de compartir tareas, por eso cuando deciden casarse no excluyen al novio por ejemplo, de emprender una gestión que tradicionalmente ha sido conferida a la novia.

Ellos rompen los convencionalismos y se sienten a gusto haciéndolo, por eso no descartan participar de los preparativos, ya sea en pareja, o asumiendo roles individuales sin detenerse porque le corresponde a ella o a él. Es así como se complementan.

OPTAN POR CEREMONIAS ESPIRITUALES Y NO TANTO RELIGIOSAS

En la práctica se ha visto que los chicos y chicas de este tipo, también calificados como Generación Y, no son muy apegados a profesar creencias religiosas. Más bien a ellos les gusta el significado que tiene lo espiritual, visto desde su propia concepción y optan por ceremonias espirituales y no tanto religiosas.

Cuando deciden casarse planean su boda llenas de significado, de otros rituales con los que se sienten a gusto. Cierto misticismo, hilvanado con fantasía, a veces propios de los ritos de otras culturas están presentes en la boda de los novios millenials.

Puede darse el caso de algunas parejas que hacen ceremonia religiosa, pero adicionalmente celebran otro rito de esos que llaman espirituales.

ELIGEN LOCACIONES EXÓTICAS PARA EL CASAMIENTO

Como en otros detalles de la boda, que las hace a la medida, los novios millennials eligen una locación a veces inusual, porque desean que su casamiento lleve un halo propio, un sello distintivo.

Entre esos sitios escogen bosques, graneros, museos, bodegas, fábricas, bibliotecas, haciendas, pueblos coloniales, playas, donde decorarán con signos luminosos, con un logotipo, letreros, marcos, hashtag e imprimirán un sello personal a su boda, y así rompen con tradiciones arraigadas.

A ellos también les seducen las bodas destino, en un lugar turístico, por ejemplo, lejos del sitio de residencia, adonde acudirán los invitados, Es algo muy de moda.

ELIGEN VESTIDOS DE NOVIAS CÓMODOS Y DESENFADADOS

Un estilo boho o vintage, con vestidos de novia cómodos sin tejidos ostentosos, pero sofisticados y que se presentan no solo en blanco, sino en color rosa, beige, champán, son los elegidos para la boda.

Ellas quieren sentirse a gusto, con cierto desenfado en su casamiento para disfrutar de la fiesta y el baile, y por eso eligen la seda, encajes, crepés en vestidos mini o midi, camiseros, de dos piezas o pantalón y tope.

Las chicas de la Generación Y o Millenials no quieren aparentar ser unas princesas. Desean mantenerse fieles a su estilo y estar cómodas, sin descartar un aire sexy y atractivo.

En tanto los chicos escogen tirantes que lucen sin la chaqueta del traje, sobre una camisa que rematan en el cuello con pajarita o una corbata poco convencional. A veces usan sombrero, asumen un estilo hipster con esmoquin y pajarita, a la usanza de otros tiempos, siguiendo el modo de celebridades masculinas.

Aparecen en la boda con un look inusual y una interpretación de la moda muy desenfadada.

PRESCINDEN DE PLATOS CLÁSICOS EN EL BRINDIS

Los novios millennials prescinden del tradicional pastel de cuatro pisos y ponen en lo que llaman brindis y no banquete como es tradicional, varios tipos de dulces, un cóctel muy personalizado, comida ecológica, en fin, que rompen el protocolo como en otros muchos aspectos.

Y hasta piensan en platillos para invitados que padecen alergias, para quienes son vaganos o celíacos, ofreciendo un menú variado.

INVITAN A LA BODA A PERSONAS CON LAS QUE TIENEN EMPATIA

Para los novios millennials sus amistades son muy importantes y representarán un buen número en su lista de invitados, dejando a un lado los invitados de compromiso, como sucede en otro tipo de bodas.

Estos chicos y chicas son nativos digitales, cuentan con amigos de la Universidad, de sus viajes por otras naciones, de intercambios cibernéticos y a ellos les conferirán la posibilidad de ser entes activos en la planeación del casamiento y los elegirán para que seleccionen la música, les ayuden a planear la boda, sirvan como maestro de ceremonias.

LOS NOVIOS MILLENNIALS Y SU NUEVO CONCEPTO DE BODA

Ellos son una generación que no puede ya vivir sin estar conectados, sin recibir y enviar mensajes por Whatsapp, messenger y otras redes sociales, de ahí que en su concepto de boda tenga un rol principal Instagram, Facebbok, Twetter, usen hashtags atractivos para llamar la atención de cada detalle de su casamiento que publicitan por estos medios.

Hacen compras online para su boda, se inspiran en detalles de series, películas y de las redes para ese día especial, llevan un atuendo cómodo e pero con cierta sofistifación, eligen locaciones exóticas para la ceremonia, prescinden en su mayoría de bodas religiosas y asumen lo espiritual como su tendencia.

Son chicos y chicas que han terminado sus estudios y ya trabajan, por lo que asumen los gastos de su boda, donde sirven un brindis más apegado a sus gustos y al de sus amigos, escogen la música que va con su personalidad y hasta drones en el caso de fotografiar su casamiento para luego poner las imágenes en internet.

Los novios milennials se casan ya cuando pasan de los 30, y no cabe dudas de que logran hacer una boda a la medida, rompiendo convencionalismos.

Redactado por Mónica

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here