Afrontar problemas de pareja es una de las experiencias más amargas que se experimenta en la relación de pareja. A continuación te brindamos una serie de consejos básicos para poder darle solución a tus problemas de pareja y así mejorar tu relación.

Estar confrontando problemas de pareja nos lleva a sentir tristeza, angustia y desesperación, afectando así el rendimiento y la concentración en el trabajo cotidiano. Además te hace experimentar una  falta de motivación ante la vida cotidiana, haciéndote sentir  que andas en un rumbo sin sentido. En fin se afecta de manera importante la vida personal de los miembros de la pareja que los experimenta, se pierde la paz espiritual y se adueña la frustración y el poco sentido de la vida en las personas.

Por su dura implicación sería muy útil aprender a solucionar los problemas de pareja, pues así recuperamos la paz perdida y seguimos disfrutando de nuestra relación de pareja.

No optes por callar o evadir  los problemas de pareja, sino  aprende a identificarlos, manejarlos o eliminarlos tanto sea posible.

Si estás afrontando problemas de pareja, considera estos consejos básicos para solucionarlos. Mejorar la situación y seguir adelante debe ser un paso a tomar en cuenta, por tanto es posible lograr la solución a tus problemas de pareja.

La comunicación a través del lenguaje es lo que nos diferencia de los animales. Por lo que hacer uso de ese lenguaje de una manera adecuada nos facilitará el éxito en lo que intentemos lograr.

No es considerar puramente la comunicación, todo lo que gire en torno a ella o influya de manera indirecta es también importante.

Busca el momento ideal para emprender una conversación sobre el problema de pareja.

Tómate un tiempo prudencial a partir del surgimiento del problema de pareja, para discutir o tomar decisiones: encontrar el momento ideal para conversar es muy importante pues de ello dependerá el éxito de la misma. Intentar conversar en el mismo momento en que ha surgido o sucedido  el problema de pareja nos es conveniente, pues se pueden tomar decisiones o emitir criterios en correspondencia con el calor del momento, ya que cuando volvemos a analizar con más calma la situación lo percibimos de manera diferente.

Hay que saber y encontrar el momento exacto para hacerlo: no es aconsejable debatir o discutir un tema en momentos de felicidad o de tranquilidad, pues se puede arruinar las sensaciones que están recibiendo de ese momento feliz y crearse nuevos problemas de pareja.

Buscar el momento en que exista un equilibrio emocional aceptable por parte de los dos miembros de la pareja sería precisamente lo más beneficioso.

1-Establece una comunicación adecuada.

Establecer una comunicación o conversación adecuada es saber hablar y escuchar  frente a frente.

Habla de manera pausada, con el tono de voz que lo haces habitualmente.

Escucha a tu pareja, deja que explique y exprese todo lo que quiere. No interrumpas, pues así evitas que el mensaje llegue al final y no puedes llevarte la idea de lo que intenta transmitir.

No intentes imponer o llevar el hilo de la conversación, esta no es tu conversación sino es una conversación de dos para intentar dar solución a un problema de pareja.

La comunicación debe ser cara a cara, así podrán verse las expresiones corporales que tanto influyen en la percepción de la otra persona.

Manifestar durante toda la conversación el respeto y  la honestidad  como principios, los librará de engaños y frustraciones.

Céntrate en darle solución al problema de pareja  y no en reafirmar cuál es el problema.

En la conversación deben prevalecer las soluciones que ambos darán al problema de pareja, en relación al propio problema. Tener claro que el problema fue el causante es importante, pues así se evitaría que volviera a aparecer en un futuro, pero más importante es darle y buscarle la solución al problema de pareja para que sus efectos desaparezcan.

 La colaboración de ambos a la solución es un paso importante.

Sé crítico y autocrítico.

Saber cuándo nos equivocamos y asumir su implicación es un acto de inteligencia, juzgar solamente a la otra parte es un acto de cobardía. Analizar y encontrar  las implicaciones negativas de ambos como pareja y su influencia en la aparición de los problemas de pareja  los hará identificarse como tal y trabajar para superarlos.

Al manifestar empatía podrás comprender a tu contraparte, por lo que criticarle tendría una mirada positiva y diferente.

2- Lleva a cabo acciones para solucionar problemas de pareja.

Como complemento magnífico a la buena comunicación están algunas acciones que te ayudarán a solucionar problemas de pareja.

Dale un cambio a tu vida cotidiana.

Busca cambiar tu rutina o actividad diaria para solucionar los problemas de pareja que hayan surgido entre ustedes. Por ejemplo si se ha generado problemas de pareja porque le tomas mucha atención a una actividad de tu cotidianidad que te roba tiempo para estar con tu pareja, pues intenta distribuir el tiempo de manera que sigas haciendo lo mismo pero sin afectar a tu pareja. Cada problema de pareja lleva mayor o menor grado de cambio en la vida cotidiana, encontrar la medida justa del cambio para que el efecto sea favorable es difícil pero no imposible, con un poco de inteligencia y sabiduría podrás  lograrlo.

Cambia de ambiente o lugar.

Cambiar el ambiente dónde se desarrollaron los problemas de pareja ayudará a salir de ese entorno que actúa como recordatorio de los problemas surgidos. Este puede ser desde un sitio dónde acostumbraban ir hasta el propio hogar. Esto en muchas ocasiones es bien difícil pues el ambiente en que vivimos y nos desarrollamos no depende absolutamente de nosotros, pero al menos modificarlos o variarlos también tiene su efecto positivo.

3- Ignora algunos elementos para solucionar problemas de pareja.

La presencia de algunos elementos va en detrimento del éxito en la solución de los problemas de pareja, por lo que ignorarlos sería muy provechoso de tu parte.

Aleja de ti la rabia, el rencor, la cólera y la indignación: estos sentimientos causan un efecto negativo tanto en la persona que los manifiesta como en la persona que los recibe. Si estás intentando solucionar problemas de pareja que afectan a tu relación, no los tomes como principios. Sustitúyelos por paciencia, ecuanimidad, comprensión.

Tomar muy en serio los consejos de familiares y amigos, pueden generar confusión y llevarte a tomar decisiones indebidas: es bueno escuchar ante estas situaciones las opiniones de familiares y amigos, tomar en cuenta las experiencias de otros tiene su parte positiva. Solo que no debes tomarlas tan a la letra pues cada relación de pareja es diferente aún cuando se experimenten los mismos problemas de pareja.

No agobies con exigencias o seas de manera constante en el asunto: si estas intentado dar solución a problemas de pareja no debes estar constantemente tocando el tema pues puedes llegar a saturar la situación a tal punto que pueda volverse más complicada.

Debes ser objetivo y realista, exigir que se actúe de una manera sin llegar a convenirse  te hace un ser prepotente y autoritario.

4-Acude a terapia de pareja para la solución de problemas de pareja.

Si no has logrado controlar o resolver tus problemas de pareja, puedes buscar la ayuda de profesionales encargados en el asunto. Las terapias de pareja realizadas por psicólogos te brindarán las herramientas técnicas para que tú des solución a tus problemas de pareja, logrando recuperar la estabilidad en tu relación.

¡No descanses hasta encontrar la solución a tus problemas de pareja, tienes a tu disposición estos consejos básicos para iniciar tu gran desafío…”todo por el amor y la relación de pareja”.!

Escrito por: Hilda Elia Rodríguez Chala

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here