Por más sencilla que se quiera hacer la ceremonia, cuando una pareja contrae matrimonio, siempre incurre en múltiples gastos. ¿Cómo reducir los costos de la boda?, es una interrogante que muchas novias y novios se preguntan, cuándo fijan la fecha de la celebración.

Tal vez algunas parejas cuenten con recursos suficientes para planificar un matrimonio a todo dar, sin que los gastos sean una inquietud, pero si de reducir los costos se trata, acá les ofrecemos valiosos consejos que pueden contribuir a que manejen el presupuesto con que cuentan de una  manera factible y puedan disfrutar de una boda preciosa.

Nuestros consejos tienen que ver con 11 de los aspectos que siempre se deben gestionar a la hora de celebrar un matrimonio:

La selección de los invitados

Con el objetivo de reducir los costos de la boda, sugerimos que la cantidad de invitados oscile aproximadamente entre 80 y 100. Mientras más personas inviten, más elevados serán los costos en la alimentación de los participantes. Si son una pareja que tiene muchos familiares, amigos y conocidos, elaboren detenidamente un listado dónde aparezcan aquellas personas que realmente consideren que no pueden faltar. A veces se torna complicada la selección cuando las familias son muy grandes y los novios son muy sociables, pero deben considerar que no pueden asumir más gastos de los que son capaces de enfrentar.

La confección de las invitaciones

Tal vez la novia o el novio tengan habilidades para confeccionar las invitaciones manualmente (sugerimos el artículo de nuestra propia revista: Cómo hacer una tarjeta de invitación de boda a mano). Quién dice los novios, dice alguien del grupo de amigos que tenga la destreza manual y les pueda colaborar. Esto abaratará los costos de diseño e impresión de las tarjetas. La entrega de una invitación personal contribuye a que solo acudan a la fiesta, los invitados que la novia y el novio quieren que estén presentes en ella.

La elección de la fecha de la boda

Si eligen fechas significativas, como por ejemplo el Día de los Enamorados, seguramente los costos de alquileres y servicios a contratar serán más elevados, por aquello de la ley que conocemos de oferta y demanda. Consulten con varios coordinadores de bodas, cuáles son las fechas de menos solicitudes y negocien precios. Recuerden que una fecha no es importante hasta que, debido a la ocurrencia de algún acontecimiento, la comenzamos a recordar y celebrar en cada aniversario.

La elección del lugar dónde celebrar la boda

Muchas veces se elige un lugar para la ceremonia de casamiento, dígase iglesia, palacio de los matrimonios o notaría, y otro lugar para la celebración del festín. Si de reducir los costos de la boda se trata, no es necesario reservar  y pagar dos espacios, cuando la boda puede efectuarse por completo, en un solo local. El recinto se prepara adecuadamente para que se pueda ejecutar en un primer momento el oficio y seguidamente la fiesta.

Relación de precios de los servicios a contratar

Es aconsejable confeccionar un listado con los servicios que deben  contratar para la celebración y los precios que los suministradores de los mismos les van ofertando. En el momento que deban tomar decisiones, pueden establecer comparaciones y escoger los mejores precios, con el objetivo de reducir los costos de la boda. En ese listado tendrán en cuenta el costo de las flores, de los alimentos, de la animación, de los trajes y de la transportación.

Menú y bebidas a ofertar

Consideren que para abaratar costos es mejor la variante de ofrecer un bufé en lugar de una cena. No pueden pensar en una barra abierta, pero sí pueden valorar la compra de una cantidad limitada de bebida fuerte con la que se puedan confeccionar tragos más ligeros. Seguramente entre las amistades o familiares habrá quien sepa preparar mojitos, sangrías y otros tragos, sin ser realmente un barman. Le pueden asignar la tarea de encargarse del bar. También se suele preparar un ponche de frutas con algo de alcohol, que se coloca en una mesa, al acceso de los invitados que deseen servirse.

Los trajes y accesorios

No pueden reducir los costos de la boda, economizando en los trajes de la novia y del novio. Ambos tienen que darse el gusto de sentirse atractivos con sus atuendos. Siempre se puede regatear el precio, pero pueden procurar una rebaja en los  trajes que decidan alquilar para damas de honor, padrinos y pajes, incentivando a los suministradores con la idea de comprar o alquilar todas las piezas necesarias a un mismo proveedor.

Las flores y la ornamentación

Aunque intenten reducir los costos de la boda, las flores no pueden faltar. Tal vez no piensen en contratar a un decorador profesional, pero tengan en cuenta que las flores naturales son siempre más caras que los arreglos artificiales. Los decoradores cuentan con accesorios que utilizan para ornamentar el lugar y tienen la experiencia de cómo hacer resaltar la luz y aprovechar los espacios. Deben estudiar qué sería menos costoso. En el caso de las flores, deben procurar la adquisición de las mismas directamente con productores locales, si fuese posible.

La animación musical

La contratación de un grupo musical puede resultar algo costoso. Sugerimos que utilicen música grabada, que además pueden haber elegido previamente, considerando los gustos propios y de los invitados. Seguramente conocerán qué géneros musicales les pueden ocasionar más divertimento y eligen a uno de los amigos que tenga disposición y dinamismo, para que se desarrolle como DJ improvisado.

Aceptar la cooperación de familiares y amigos

Muchas veces los  familiares y amigos no saben qué es mejor regalarle a una pareja que se casa. Se da la situación de que con la mayor voluntad, se obsequian artículos que luego son almacenados por la pareja, sin darles ningún uso. Pueden proponer de manera práctica a esos familiares y amigos que les hayan manifestado el deseo de hacerles un obsequio, sin decidirse por algo en particular, que asuman el costo de algunas de las cosas más importantes que tendrán que comprar para la celebración, resultando un regalo perfecto. Es así que se da la posibilidad de cooperar con regalos que pueden ser: el ramo de flores de la novia, el alquiler de los trajes de los novios, la torta nupcial.

Además pueden coordinar que algunos familiares y amigos participen en la atención a los demás invitados y estarían ahorrando en la contratación de personal para el servicio.

La luna de miel

Estará en correspondencia con el prepuesto de que dispongan, pero si el objetivo es reducir los costos de la boda, no deben elegir un lugar lejano que implique la compra de boletos de avión, siendo uno de los medios de transportación más costosos. Seguramente en la propia ciudad donde habitan o en alguna ciudad cercana, podrán descubrir un lugar romántico y sensacional, con precios económicos y hasta con ofertas para las lunas de miel, dónde pasar el viaje de novios, trasladándose en ómnibus o en auto. Por supuesto que el ahorro no puede ser tal, que los conlleve a privarse de una luna de miel especial. Los novios merecen disfrutarla y recordar con agrado esos primeros momentos de romance y soledad, como recién casados.

La celebración de un matrimonio, es motivo de cierto estrés para los novios, puesto que desean disfrutar de una ceremonia única y agradable, para lo cual es imprescindible realizar un cierto número de gastos.

Pero esa realidad no debe desanimarlos de ninguna manera, pues siempre se pueden considerar alternativas y reducir los costos de la boda, teniendo iniciativa y sentido común. Por ser menos costosa una boda, no ha de ser menos especial.

1 Comentario

  1. Gracisa. Muy útiles los consejos porque realmente es difícil planificar un boda con reducido presupuesto. Pienso que el aspecto de mayor prioridad en los costos debe ser la luna de miel, un acontecimiento único e inolvidable para los recién casados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here