El tema del amor inspira, son tantas las sensaciones experimentadas que queremos hacer un recuento de lo que sientes cuando te enamoras, porque es bueno ver lo que percibes en ese estado.

Cuando llega el amor, se produce una metamorfosis de nuestra vida anterior a nuestra auténtica, real y maravillosa nueva vida.

¿Verdad que es una sensación encantadora?,¿ un enorme sentimiento que te envuelve y te cola el alma?, si sigues leyendo este artículo podrás ir reflexionando acerca de todo lo que percibes en ese estado.

QUE SIENTES CUANDO TE ENAMORAS, SEGÚN ESTUDIOS CIENTIFICOS

¿Qué sientes cuando te enamoras? Quizás le parecerá un tema muy tratado,  pero lo cierto es que  enamorarse es el sentimiento más tierno, delicado y delicioso que existe y puede ser experimentado por una misma persona varias veces en toda su vida.

El amor está en las grandes obras universales, en poesías, prosa, cine, teatro, pintura, escultura y todas las artes en general… porque es un tema muy inspirador.

Anhelos, confesiones, esperanzas, certezas, preguntas que van delineando perfiles de pasión capaz de marcar para siempre, eso sientes cuando te enamoras.

Expertos aseguran que el amor es como un bálsamo con infinidad de cosas buenas, porque quien se sumerge en un estado de enamoramiento puede hasta frenar el envejecimiento, sentirse con mayor bienestar, con un estado de ánimo bueno, todo lo cual influye en la capacidad de ahuyentar el estrés, tener como especie de un escudo que protege de las enfermedades.

Su explicación científica y se basa en que hay un compuesto orgánico llamado feniletilamina, que forma parte de las anfetaminas  causante de esos cambios que sientes cuando te enamoras.

CITAS DE LA POETISA GERTRUDIS GOMEZ DE AVELLANEDA SOBRE EL AMOR

Gertrudis Gómez de Avellaneda, esa singular poetisa cubana y mujer enamorada, supo expresar qué sientes cuando te enamoras a través de la poesía.

Escritora afamada que exigió un sitial para su sexo, desafió las convenciones de su época, demostró con sus triunfos artísticos que se pueden romper barreras, plasmó en su poesía y prosa las sensaciones que se experimentan cuando llega el amor, sin distinción de raza, religión o clase social.

Avellaneda apuntó en una ocasión:

“Es verdad que yo amo con más vehemencia, más exclusivamente que tú; pero me aventajas en que amando menos sabes amar mejor. Tu ternura confiada, sublime en su nobleza, vale más que mi amor de fuego, injusto, sospechoso y tirano”.

Tal vez en el fondo de este drama, una mujer se buscaba a sí misma donde no se le podía responder. Era la catarsis porque naturalmente, todo aquello no podía quedar dentro. Es la pasión que se desdobla para mirarse desde afuera, pues no ofrece paz a un corazón en guerra, lleno de ansiedad y sueños. Sigo citando a Avellaneda cuando dice:

“Yo he amado siempre en mi corazón y en mis acciones con mi entendimiento, y ahora mi entendimiento está subyugado por mi corazón, y mi corazón por un sentimiento todo nuevo, todo extraordinario (…) Y yo he amado antes que a ti, he amado, o lo he creído así, y sin embargo, nunca, nunca, he sentido lo que ahora siento. ¿Es amor esto? No, hay algo de más, no es amor solamente. Es el infierno, que se ha venido a mi corazón.

Es cierto que, como lo indican las palabras de Avellaneda, el amor nos ciega y nos enloquece, eso y más es lo que sientes cuando te enamoras y supones desde tu interior que es especial, sentimientos vividos de opresión y felicidad que te llenan de antojos y vida, sueños, emoción.

ALGO MÁGICO SIENTES CUANDO TE ENAMORAS

Sentirse enamorada es de las cosas más lindas y agradables que suceden en la vida, pues ese sentimiento que fluye hacia esa persona especial es divino, ¡mágico!. También las experiencias que obtienes gracias a la acción de enamorarte son solamente pequeñas dosis o pinceladas de lo que en realidad sucede dentro del amor, ya que te pone la vida de cabeza en poquísimo tiempo.

Porque la vida se presenta hermosa, así sientes cuando te enamoras, y tal pareciera que ocurre un estado de hechizo, cual si un hada te hubiera tocado con su vara mágica para que vivas junto a esa persona que te inspira y subyuga con su encanto, una historia llena de ensoñación.

LA VIDA TE SONRIE, ESO SIENTES CUANDO TE ENAMORAS

Sobre ese magnífico sentimiento a continuación te contaremos los estados de ánimo que  sientes cuando te enamoras:

– Todo tu mundo gira alrededor de esa personita especial

Todo el día estás pensando en esa persona. ¡Constantemente!¡Ni siquiera cuando duermes la olvidas, pues también la incluyes y forma parte de tus sueños! Su sonrisa te acompaña todo el día y no dejas de viajar pensando en la próxima vez que lo verás.

Te sientes feliz sin razón aparente y es obvio que a causa de esto se vea interrumpida tu rutina pues todo lo que ves te hará recordarlo, lo extrañas repetidas veces en un mismo día y sentirás la necesidad de encontrarte con él.

– Tienes mariposas revoloteando en el estómago, eso sientes cuando te enamoras.

Seguramente te habrá sucedido alguna vez y debes recordarlo pues es una sensación muy bonita. En cada encuentro, cuando lo piensas, o se miran, o te susurra algo hermoso en el oído o te toma de la mano cariñosamente, todos tus sentidos enloquecen y  tu corazón se agita.

Cada fibra de tu ser lo adora y espera ansiosamente que sienta lo mismo por ti, esta sensación es absolutamente normal en el ser enamorado, pues junto con estos síntomas vienen otros que se notan a simple vista como: sudoración en las manos, orejas o mejillas rojas, calambres en las piernas o también el deseo de complacerlo y ser la persona más tierna del universo.

– Tu mundo se vuelve feliz

Te olvidas del mundo en que vivimos, olvidas los comentarios repulsivos de las personas, no prestas atención a malestares ni a nimiedades de la vida porque para ti hay algo mucho más importante y que realmente cuenta: “el amor”, que llegó silencioso a  nuestra puerta y nos tocó el alma. Es ahí cuando todo parece tener sentido, te sientes única y especial, todo es realmente perfecto, singular y fantástico, el mundo lo ves mágico desde todos los ángulos, todo te parece bien, despejas de tu mente y cuerpo lo que consideras no te hace bien y centras tu atención y esfuerzo solo en el ser amado. Te empeñas para que a cada instante que pasas con él todo fluya de manera positiva, agradable y memorable.

– Te enloquece recibir notas suyas

Cuando das tu número telefónico, especialmente a la persona que amas, estás constantemente encima del móvil para saber si te escribió o te llamó. Te decepcionas muchísimo si esperas en vano y no acabas de recibir nada de él, ¿verdad?, en cambio, si te escribe un mensajito deseándote los buenos días o haciéndote una tonta pregunta, ¿verdad que te vuelves loca?, incluso vuelas, lo lees una y otra vez para comprobar que fue él quien lo envió, entonces buscas desesperadamente la mejor forma de responderle pero borras la respuesta una y otra vez hasta encontrar la manera correcta de responder.

Si eso sucede tu día se vuelve súper divertido lleno de sonrisas y sueños, incluso todos, en el trabajo y en la casa, se dan cuenta de que andas enamorada, exactamente eso es lo que sientes cuando te enamoras.

– Sonríes en las situaciones más difíciles

Lo que sientes cuando te enamoras es que pierdes completamente la frustración y las tensiones se van, así que tu cuerpo se relaja de forma tal que es difícil ponerle freno, así que si solías odiar una función específica, luego de estar enamorada no te molesta, ya que en lo que vas realizando la acción vas pensando en el ser amado, si antes solías aburrirte fácilmente ya no, todo se vuelve divertido y alegre, gracias a los toques de creatividad por el enamoramiento y la veneración hacia la persona especial.

Una sonrisa amplia se dibuja en tu rostro, aunque lo que hagas no cause gracia o no tenga sentido, pero como es así como te sientes cuando te enamoras ¿verdad que es agradable ese sentimiento? Lo mismo pasa con la persona amada, se siente en igual condición pero puede que sea muy tímido y no se atreva a confesar. ¡Qué encantador!

– Cometes acciones tontas, pero divertidas y sorprendentes

¡Claro que sí!, nos volvemos cursis. Entregarle cartas, poemas de amor, confeccionar manualmente regalos o detalles para sorprenderlo en cada ocasión, poner pétalos de rosas en algún lugar, prepararle un suculento desayuno romántico, comprarle confituras y sorprenderlo con actos maravillosos, invitarlo a lugares nuevos, totalmente desconocidos para él, invitarlo a alguna cita sorpresa, en fin, montones de opciones y acciones que hacemos cuando nos vienen estos sentimientos que nos remontan a la plena adolescencia, ¿qué bien se siente, verdad?…

Cuando nos enamoramos locamente no vemos el fin de la locura del enamoramiento.

– No le temes a nada en el mundo, tu cuerpo se siente fortalecido

Pues sí, eres privilegiada, así te sientes cuando te enamoras y tienes la suerte de amar y ser amada por alguien que cumple con tus condiciones físicas y psicológicas o simplemente porque te gusta y ya sin más rodeos, los temores, las ansias, las incertidumbres se van alejando de ti.

Demuestras que eres más capaz  de lo que imaginabas, entonces comienzas a experimentar y hacer muchas  de las cosas que nunca pensaste harías: y todo por esa persona, por complacerla y mimarla o por estar a su lado en los momentos más duros, difíciles y divertidos como: estar en las alturas, subirte a un peligroso pero emocionante aparato en un parque, pasar tardes de lectura, viajar a lugares desconocidos, adentrarte en un bosque solo para explorar a expensas del peligro que puede ocasionar pasar la noche en la naturaleza o saber que hay insectos que nos dan escalofríos, pues todas esas pruebas las pasamos por amor y con amor.

En fin, que el amor nos emociona, nos ilusiona y fortalece nuestro cuerpo y alma, como que nos inmuniza al mundo y lo aceptamos como venga. En cierto modo te olvidas de todas las limitaciones que te impusiste y comienzas a vivir una vida, una buena vida, una vida mucho mejor!

– Te empeñas para hacer funcionar la relación

¡Y es como es! No debemos darnos por vencida una vez que logremos atrapar a ese hombre extraordinario, la idea es no dejarlo ir y que se sienta tan bien como nosotras en la relación.

En vez de dar por hecho lo que queríamos lograr, hay que fortalecer día a día el amor, para que este se mantenga y crezca, es como el jardín y las flores, si no regamos, abonamos, nutrimos y cuidamos nuestro jardín, este se estropea, se debilita y muere, de igual modo es el amor, lleva cuidado y mimos.

Te das cuenta que puedes ser capaz de hacer cosas geniales para darle vida a la relación, hacer una obra de teatro, representar a su artista favorita, hacerle cuentos, prepararle la comida que más le gusta, en fin, hacerlo sentir a gusto y que los dos, al mismo tiempo se sientan muy bien, pues el amor da pero también recibe.

SUBEN LOS NIVELES DE ADRENALINA, ASI SIENTES CUANDO TE ENAMORAS

Los nervios te traicionan cuando estás muy cerquita de la persona amada, y es por esto que tu corazón se agita y tus manos sudan exageradamente.

Esto sucede porque tus niveles de la adrenalina aumentan cuando sientes placer (amor) y las hormonas segregan endorfina elevándote a un completo estado de reacciones físicas.

Así sientes cuando te enamoras, porque además suben tus niveles de serotonina y no dejas de pensar en tu amor.

El ser amado es visto de forma perfecta y según un estudio las personas que idealizaron a sus parejas (y viceversa) estaban más satisfechas con sus relaciones.

Sientes cuando te enamoras emociones repentinas, insomnio, poco apetito y mucha alegría.

La dopamina es una hormona que se encarga de segregar emociones muy fuertes y además es la principal responsable de que te sientas o que seas completamente adicta a estos sentimientos y reacciones.

Sientes cuando te enamoras que el corazón bombea sangre y más oxígeno al cerebro, porque existen dos  neurotransmisores que se encargan de estas reacciones corporales, nombrada sepinefrina y norepinefrina, pues promueven la acción de lucha o huída segregando estados de ansiedad.

ASÍ SIENTES CUANDO TE ENAMORAS

A muchas personas a partir del año de relación se le bajan todos los niveles segregados por el enamoramiento, otras personas permanecen en ese estado un poco más de tiempo, quizás un año y medio o dos, eso depende del tipo de persona que seas (mientras más romántica mejor!!!). Es entonces cuando los niveles de serotonina vuelven  a ser normales en el cuerpo, por tanto no existirán tantos pensamientos compulsivos con respecto a la persona amada.

Entonces… ¿qué piensas luego de leer este artículo? ¿Qué  sientes cuando te enamoras?, esperamos que lo hayas descubierto por tus propios medios? sino ya expusimos los beneficios de estas incomparables reacciones. ¡Que te vaya bien en el amor!

Por Luisa García Entenza

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here