Contenido del Artìculo

La ropa y la moda

Con pieles, cuero y hasta con follaje, el hombre primitivo cubrió su cuerpo. Unas veces para protegerse del frío; otras, de la lluvia o del sol, y así, sucesivamente, fue transformándose de acuerdo a cada época y país lo que hoy denominamos ropa, atuendo, vestimenta o indumentaria.
El Renacimiento, surgido en Italia en los siglos XV y XVI, produjo un gran movimiento cultural en Europa occidental, sobre todo en las artes, y fue el que marcó el punto de partida para la moda, por supuesto que solo asequible en aquel entonces a las clases burguesa y media.
Desde aquel momento y hasta la actualidad la moda ha regido e impuesto diversas tendencias, por y para todos.
Hemos aprendido a escoger los diversos tejidos y modelos para las cuatro estaciones del año: primavera, verano, otoño e invierno.
También diversificamos los atuendos en dependencia de las salidas: trabajo, reuniones informales, ceremonias, fiestas, eventos importantes, funerales, bodas, entre muchas más.
Desde que las mujeres estamos gestando a nuestros hijos —y gracias a los adelantos científicos de antemano ya sabemos el sexo del bebé—, empezamos a imaginar determinado tipo de ropa para ellos.
Cuando nuestros hijos están más creciditos, muchas veces nos surge una interrogante: ¿cómo vestirlos ante determinados eventos?
Lo primero es el bautizo. Después los cumpleaños. Las invitaciones a fiestas. Pero cuando tenemos una niña y nos invitan a una boda, aquí mismo empieza un mayor dilema.
Ya sabemos que solo son invitadas, no serán en esta ocasión damitas de honor, aunque de igual manera queremos que estén a la altura de la ceremonia.
Existen diversas tendencias en vestidos de boda para niñas, en dependencia de la moda y de la época del año.
Por suerte, la moda existente hoy es muy versátil y no se ciñe solo a modelos convencionales o tipos de tela estereotipada.
Siempre han existido y existen determinadas tendencias, pero creo que los patrones actuales son más libres y más disímiles que en décadas anteriores.
De igual manera, contamos con variedades de revistas y sitios web para ayudarnos a decidir cómo vestir a nuestra hija para una boda, hasta podemos realizar las compras por internet. Una buena opción para ni movernos de casa.
Reconocidas tiendas llevan el sello de excelentes diseñadores que marcan las tendencias en vestidos de boda para niñas, y ellas esperan por usted. Que como ya sabemos no solo ofertan vestidos para bautizos o comuniones.
Recordemos que hace algún tiempo buscar vestidos de fiestas para niñas no era una tarea tan fácil. Estas firmas importantes han lanzado al mercado sus diversas ofertas. Aprovechémoslas.

Tendencias en vestidos de boda para niñas

Si consultamos el diccionario veremos que la palabra tendencia tiene varios sinónimos: directriz, estilo, predilección, preferencia, entre otros más.
Sabiendo esto, ya podremos tener en mente cuál será nuestra preferencia, a partir de que nos pongamos al día en cuanto a las tendencias en vestidos de boda para niñas.
Una opción, pudiera ser, incluso, escoger un modelo también para las niñas que se parezca al nuestro, ir ambas en juego, pero siempre debemos tener en cuenta su edad, para evitar exageraciones, ni que parezca una mujercita en miniatura. Tal vez el mismo color sea una idea acertada.
Dentro de las tendencias en vestidos de boda para niñas, prevalecen la elegancia, la sencillez y la sobriedad.
Para que nuestras niñas parezcan princesitas hermosas —pero no las consabidas de los cuentos de hadas— no debemos sobrecargarlas de vuelos o utilizar siempre colores rosados, ya que estos tonos han sido históricamente los que han identificado a las niñas.
El momento actual facilita, a través de la creatividad de los diseñadores y de las casas de moda, tener mayores gamas para escoger, lo cual nos permite ser un poco más osadas o menos convencional al momento de elegir la ropa de nuestra preferencia dentro de las tendencias en vestidos de boda para niñas.
Recordemos que son niñas e irán a una fiesta de casamiento y como tal se comportarán. Debemos tratar de que se sientan cómodas, que de acuerdo a las estaciones del año no pasen frío o calor, y que a la vez se vean bellas.
Para cada estación del año existen telas, colores y modelos apropiados.

Primavera y verano

Estas dos estaciones del año, permiten que las tendencias en vestidos de boda para niñas sean más frescos y ligeros.
No llevan mangas, son generalmente cortos y los estampados suelen ser floreados. Tampoco descartar los diseños de colores enteros. Examinemos catálogos.
Las flores son siempre importantes en los eventos, ya sea en forma de tela estampada, complementos o accesorios, independientemente de los meses del año en que asistiremos a la ceremonia.
Para las estaciones de primavera y verano las tendencias en vestidos de boda para niñas se enmarcan en el uso de tul de diversos colores, con brillos dorados, lazos y encajes, estampados con flores, clásicos de gasa, flores bajo la falda, estilo vintage, entre otros.
Si vamos a hablar de telas suaves y frescas y a la vez elegantes, el tul es una de ellas, y aunque por lo general ha sido usado por las niñas fundamentalmente en los conocidos tutú que usan las bailarinas, en la actualidad, con un diseño adecuado, de varias capas de tul de un solo color o de varios tonos, y los lazos un tanto al estilo romántico, es una de las tendencias en vestidos de boda para niñas, combinándolo incluso con otros tejidos, como pudiera ser la gasa que es muy apropiada para esta temporada.
Los toques brillantes suelen ser también otras de las tendencias en vestidos de boda para niñas, tanto con pequeñas piedrecitas incrustadas, también lentejuelas y el típico raso que de por sí solo emite brillantez y da elegancia.
Los estampados con flores se acentúan en los meses primaverales y veraniegos. Al incluirles un detalle como fajines con lazos, etcétera, las niñas se verán primorosas y a la altura del evento al que asistirán.

Otoño e invierno

Las tendencias en vestidos de boda para niñas durante estas temporadas un tanto frescas y la mayoría de las veces muy frías, son de tonos más oscuros, y ligeramente satinados, como los colores rosa fucsia, a rayas, combinadas con el gris, violeta y negro.
Las rayas de los vestiditos pueden ser de diferentes grosores. Ellas brindan estilizar de acuerdo al grosor o dar volumen a la silueta, si fuera el caso.
Los lazos siguen manteniéndose durante estos meses invernales, combinando diversos tejidos y colores.
Pero las bebitas deben ir con sus bellas baticas de lana, que están en el mercado de diferentes colores, con exquisitos y cómodos modelos. Y no olvidar ponerles primero algo suave de algodón pegado a su cuerpecito.

El estilo vintage: todo un boom en la moda actual

Imagino que las lectoras y lectores ya se habrán preguntado: ¿y el estilo vintage? Bueno, preferí dejarlo para el final. Por lo tanto, se impone primero hacer una oportuna aclaración: en su etimología vintage es un término inglés, procedente del francés antiguo (vendage), que a su vez es originario del latín (vindemia), y en literal traducción al español quiere decir cosecha. Entonces esta palabra era utilizada para designar a los vinos que se producían con las mejores cosechas.
Tal vez por ello su significado haya derivado para designar también a productos u objetos antiguos de diseños artísticos de buena factura y calidad. Aunque la traducción exacta del término se refiera a la mencionada anteriormente, vintage, en castellano, equivale a clásico o retro, y en el ámbito de la moda y del diseño sirvió para designar las creaciones con posterioridad a 1900.
Desde hace algunos años, el estilo vintage ha tomado auge y muchas de las casas de moda lo han incorporado a sus catálogos y ha resultado ser un gran éxito para todos, y una de las tendencias en vestidos de boda para niñas.
Este estilo representa exclusividad, calidad y mayor nivel de creación por parte de los diseñadores, ya que mezcla elementos que estuvieron de moda en diferentes épocas y lugares, adaptándolos o combinándolos para crear un nuevo talante, un tanto romántico dicen muchos, un tanto barroco, en ocasiones, digo yo. Y no por esta observación dejo de admirarlo y ser uno de mis preferidos en las tendencias en vestidos de boda para niñas, y también en otros tipos de ropa.
Sin duda alguna es un estilo que se ajusta a todas las necesidades, gustos y prendas de vestir.
El estilo vintage arrasa, es rico en decoraciones, en elaboración y permite desplegar la creatividad de los diseñadores.

Las tendencias en vestidos de boda para niñas incluyen el vintage y es hoy por hoy un estilo que logra armonizar determinados elementos clásicos con los más populares o usuales, capaz de brindar conjuntos equilibrados.
Y nuestras niñas adoradas irán a las bodas de sus tías, madrinas, primas, hermanas, amigas de mamá o de algún familiar con elegancia y comodidad, pero, sobre todo, con un diseño en sus vestidos único para ellas, apropiado para su edad y extraordinario, que les permitirá divertirse y exhibir su atuendo, de acuerdo a las actuales tendencias en vestidos de boda para niñas.
Recuerde, mamá, abuelita, tía… esas niñas son nuestros retoños más preciados, resaltemos su belleza de florecitas incipientes en ceremonias tan importantes como son las bodas. No solo las mujeres tenemos el derecho de asistir elegantes a esos eventos, ellas también lo tienen, y seguro que nos lo agradecerán, aunque solo sea cuando se vean ante el espejo y esbocen una tierna sonrisa.

Blanca Zabala

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here