¿Conocen a alguien que no se sensibilice con una carta de amor? No lo creo. Seguramente habrá quien no las utilice para expresar sus sentimientos, habrá quien no las considere relevantes porque se expresa mejor de manera verbal, pero siempre que alguien recibe una carta de amor, siente la delicia que experimenta el alma humana cuando conoce de los sentimientos de respeto, admiración, cariño y pasión, que a través de una carta de amor se le pueden trasmitir a la persona que la recibe.

Remontémonos pues a tiempos pasados en los que no existía otra vía de comunicación que no fuera a través de misivas que demoraban días, incluso meses, en llegar a su destino. Era la carta el mecanismo único para trasmitir ideas y sentimientos a una persona querida que se encontraba distante, y es por ese motivo que el uso de la carta de amor para comunicarse con un ser amando, es tan antiguo como el descubrimiento mismo del papel.

Cierto es que con el desarrollo de la humanidad, han surgido muchas y variadas maneras de comunicación que se caracterizan por la calidad y la inmediatez. Pudiéramos considerar que una llamada telefónica o un mensaje a través de la telefonía móvil que diga TE AMO, es una manera muy práctica y rápida de manifestarle a la pareja nuestro sentir, pero:

¿Acaso es una vía romántica?

¿Acaso en una llamada se puede expresar con claridad todo lo que se siente y se desea?

Por supuesto que no, porque muchas veces procuramos organizar mentalmente lo que deseamos comunicar y en el momento de hacerlo, las palabras sencillamente se desvanecen en el intento, no logrando que llegue a nuestro ser amado la inmensidad de lo que experimentamos por él o por ella.

¿Cuáles podemos definir como las bondades de escribir una carta de amor?

– Escribir resulta, por lo general, más fácil que expresarse. Digamos que al escribir una carta de amor nos concentramos expresamente en las ideas que queremos trasmitir, pensamos detalladamente qué palabras deseamos emplear y manejamos el vocabulario con más fluidez.

– La emoción se maneja de manera diferente. Cuando se trata de expresar los sentimientos verbalmente a la persona que tenemos delante, los nervios siempre están a flor de piel, la expresión del rostro de nuestro interlocutor, que afirma o niega algo de lo que decimos, puede influir en que las ideas no se enuncien de la manera en que fueron pensadas. Cuando se escribe una carta de amor, aunque se haga de forma apasionada, la emoción se sobrelleva con más ecuanimidad.

– Lo escrito es más perdurable. Está claro que una conversación verbal se puede grabar, pero casi nunca se suele hacer. Sin embargo una carta de amor puede constituir un recuerdo, que puede releerse cuando el deseo por revivir las emociones que provoca su contenido, aflora.

– Ante la separación de los amantes, el envío de una carta de amor reconforta el alma y alivia la espera por un encuentro carnal. En una carta de amor se involucran miles de sentimientos y la imaginación transforma en destellos de posible realidad las palabras, mientras son leídas.

– Son sencillamente románticas y en todos los tiempos el romance es algo necesario. No se trata de cursilería ni de trivialidad. Por el contrario una carta de amor es el reflejo escrito de una tormenta de pensamientos que nos mantienen vivos y con deseos de superar cualquier adversidad por defenderlos.

¿Cómo escribir una carta de amor?

No existe una guía de cómo hacerlo, ni tampoco podemos pretender que alguien que no tenga facilidad para la escritura, logre redactar una carta de amor excepcional. El único consejo o reflexión al respecto es que si se sienten los deseos de escribir una carta de amor a una persona, se debe hacer. De ser necesario se puede buscar ayuda, pero básicamente se  necesita espontaneidad y sinceridad.

Por lo general una carta de amor se escribe primeramente como borrador. De esta manera podemos leerla una vez que hayamos concluido su redacción, y modificar o rectificar alguna frase o palabra que consideremos.

Luego se escribe la carta a mano. Parecería que en una era tecnológica como la que hoy vivimos, una carta de amor escrita a mano es un anacronismo, pero no, precisamente adquiere más mérito porque se convierte en un recurso exclusivo y poco visto en nuestros días, de ahí que más apreciado. Alguien podría opinar que es mucho más fácil redactar la carta con el auxilio de un programa editor de texto en una computadora, que además contiene un corrector ortográfico, pero no por más sencillo resulta más genuino, aunque se imprima y se firme.

Una carta de amor escrita a mano expresa compromiso y dedicación. Trae implícito el tiempo invertido no solo en pensarla sino en su caligrafía. Es mucho más personal y cálida que una carta impresa.

¿Y cuál sería el soporte ideal para escribir una carta de amor?

Una carta de amor generalmente se escribe sobre hojas de papel y se dobla para ser colocada en un sobre con la idea de enviarla por correo o entregarla personalmente, pero cualquier soporte puede ser utilizado para manifestarle mediante palabras escritas, el amor a la pareja.

No tiene que ser precisamente extensa. Digamos que una frase apasionada que describa en dos líneas lo que estás sintiendo por tu pareja, se puede considerar una carta de amor. Por tanto puede ser escrita en un papel para notas, en un espejo, en la bandeja del desayuno o sobre una foto impresa de ambos.

Creativamente se elige cualquier soporte que se tenga a mano para lograr el resultado, que no es otro que la expresión de sentimientos de amor con devoción y honestidad.

Unos últimos consejos sobre la carta de amor

Cuando nos referimos a una carta de amor pensamos en el amor de pareja, ese que se manifiesta de manera intensa y apasionada entre dos personas que no son familia, pero también se puede enviar una carta de amor a familiares, amigos, y sobre todo a los que consideramos más allegados y que deseamos conozcan cuan importantes y amados son.

Siempre que redactes una carta de amor, ya sea para tu novia(o) o para alguien que consideras especial, procura ser tú mismo(a), para que cuando la carta sea leída, aparezcas reflejado(a) en ella y el destinatario no necesite comprobar que tiene tu firma, para saber que proviene de ti.

No copies ninguna carta de amor existente. Contar con ayuda para su redacción no significa perder originalidad ni autenticidad. Sea más bella o menos rebuscada, es tu carta de amor, son tus sentimientos y de eso se trata.

Amor significa pasión, deseo, vitalidad y locura. Amor significa devoción, complicidad, emotividad y desenfreno. Piensa en tales sentimientos, que no caben ni en una palabra ni en un pensamiento, pero si en una carta de amor. Si alguna persona los provoca en ti, es sencillamente digna de recibirla. ¡Redáctala y envíala! No te arrepentirás.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here