En ocasiones deseas ir a una boda usando un vestido sencillo. Muchas veces esto puede ser bien complicado ya que en ninguna tienda encuentras lo que quieres. Ahora esto no puede ser una limitante para ti pues tu misma puedes diseñarlo y hacerlo.

Cuando ya tengas el modelo que deseas mostrar solo debes poner tus manos y mente a funcionar y crear lo que deseas.

Las telas

La elección de las telas es el primer paso que debes dar para empezar hacer tu vestido sencillo. No importa el tipo de tela que tú quieras, cualquiera puedes emplear. Ahora, lo que si debes hacer es combinar los tejidos con la época del año. También puedes emplear la tela de manteles, cortinas y bufandas y de este modo lograrás que te salga más económico.

Toma bien tus medidas

Siempre debes tomar las medidas bien para evitar que surjan contratiempos cuando comiences a coser. Comienza midiendo desde la parte superior del hombro llegando hasta dónde quieres que este el dobladillo del vestido, a esta medida debes agregarle alrededor de 5cm. Otra medida que no debes olvidar es la de la cadera y, la misma debes hacerla en la parte más ancha de la cadera. Al igual que con la medida anterior, a esta también debes incorporarle algunos centímetros siendo en este caso 10. Estos espacios adicionales se dejan para la costura principal del vestido.

Después que ya tengas todas las medidas entonces debes cortar la tela acorde a ellas. Una forma de hacerlo es tomando cuatro rectángulos iguales como referencia. La medida de cada rectángulo debe ser de largo la medida que hay desde el hombro hasta el dobladillo, incluyendo el margen para la costura, y el ancho debe ser un cuarto de la medida de la cadera más el margen de la costura en cada uno de los rectángulos.

Comenzar a coser

Cuando ya tengas la los rectángulos de tela debes comenzar a coser para lograr el vestido sencillo que quieres. Puedes empezar haciendo la costura del hombro, para eso basta con que tomes dos pedazos de la tela recortada y las unas por su extremo más corto. Este procedimiento debes repetirlo para los otros dos pedazos restantes.

Un problema que se puede presentar es tratar que la costura quede recta. Si no puedes lograr ver la línea imaginaria por la que debes regirte entonces utiliza alfileres ya que estos te serán muy útiles aunque siempre ve quitándolos a medidas que realices la costura.

La forma de escote

Cuando ya hayas cocido los hombros entonces debes fijarlos a todo lo largo siempre marcando la forma del cuello para la parte delantera y trasera del vestido. Esta costura será empleada como el eje central del vestido y será muy útil para su elaboración final. Cuando ya unas todas esas partes puedes ya realizar el dobladillo inferior del vestido.

La cintura, otro detalle

La medida de la cintura es otro detalle que debes tener en cuenta se deseas realizar un vestido sencillo. Para ello debes medir no solo tú cintura en el punto más fino sino que además debes hacerlo 5 cm por encima y 5 cm por debajo, además debes medir desde el hombro hasta la parte más fina de tu cintura.

Para el diseño de la cintura puedes usar elástico de un grosor de 6mm aproximadamente, haciendo de este modo una cintura elástica. Si tomas como referencia las tres medidas propuestas anteriormente lograrás un diseño tipo Boho aunque no necesariamente tienes que emplear estos tres niveles tu puedes adecuarlo todo a tus gustos.

Para incorporarle el elástico debes cortar un pedazo del mismo ancho de tu cintura sin estirarlo, luego ese pedazo córtalo a la mitad fijando cada extremo en cada lado del vestido y posteriormente debes hacerlo en el centro. Repitiendo esto en cada sección del vestido lograras que al soltarlo tu vestido tenga un fruncido muy bonito.

El elástico no debe ser la única opción, pues también depende de la tela empleada ya que para tejidos finos, suaves e inclusos con estampados se vería muy bien un cinturón.

Los brazos debes tenerlo en cuenta también

Antes de coser los extremos debes dejar dos agujeros para que puedas colocar los brazos. Este proceso debe quedar lo más uniforme posible así que hazlo poniendo a coincidir los dos bordes y marca muy bien el tamaño que deseas darle, y después comienza a coser.

El punto final

Ya casi tiene hecho tu vestido sencillo, solo te faltan algunos detallitos para imprimirle originalidad y elegancia. Cada uno de estos elementos que logres mejorar hará que el día que decidas mostrar tu vestido todo se vea mucho más perfecto. En primer lugar debes terminar los bordes, y para esto usar un bies de un solo pliegue, esta forma de terminación constituye una buena opción. Hazlo colocando hacia dentro el borde de la tela y plasmando una costura simple ahí.

También puedes incorporarle una especie de pasadores a la cintura. Esto se hace bien simple pues solo tienes que hacer rectángulos pequeños con sus bordes bien cocidos y después fijarlos al vestido. Este detalle será muy usado en aquellos diseños en los que no uses elásticos y que pretendas lucir un cinto bien bonito.

Otra forma de decorar tu vestido sencillo es con encajes en determinadas regiones que lo admitan, o puedes incorporarle bolsillos también. Hazle algún detallitos con flores o cinticas de colores en forma de lazos.

Otros vestidos

Una vez que ya hayas logrado el primer diseño entonces el resto es cuestión de tiempo. Puedes emplear para la confección la tela de una funda de almohada o una sábana. El modelo lo seleccionas tú, no tienes por qué usar el que te detallamos, puedes incluso lograr un corte imperio.

Consejos

Ya tienes los pasos para lograr un vestido sencillo, embúllate y has otros accesorios como un bolsito pequeño que combine con el vestido, o algún otro detalle que luzca esplendoroso.

Hacerlo sola no suele ser una tarea fácil, así que busca ayuda y harás que este trabajo te resulte más divertido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here