Para evitar problemas con la suegra valen estas recomendaciones, porque las relaciones humanas tienen sus códigos y tras lucir tu vestido de novia y efectuarse el casamiento deberás compartir con la nueva familia, lo cual provoca a veces sus complicaciones.

Tú que acabas de entrar en un nuevo círculo familiar debes tratar de adaptarte a caracteres diferentes y tratar de llevarte bien con tu suegra.

Ella le profesa un cariño especial al hombre que has escogido como pareja. Ambas tienen un idéntico objetivo que no es otro que tratar de satisfacer al máximo a la misma persona, al hijo, en su caso, y al flamante esposo con el que acabas de contraer nupcias.

Con el fin de salir airosa, de entrada, y para evitar problemas con la suegra antes de que puedan asomar situaciones capaces de herir susceptibilidades de las dos partes, Matrimonio.me te recomienda algunos consejos fáciles de seguir y que evitarán cualquier aspereza.

          

 Debes tener mucha paciencia

Ahora que acabas de constituir un nuevo hogar debes estar consciente de la importancia de la paciencia para evitar problemas con la suegra.

Ella, precisamente podría convertirse en tu mejor ayuda a la hora de acometer tareas hogareñas o de aconsejarte en otros asuntos que requieran de la experiencia que tú comienzas a adquirir como joven esposa.

La paciencia se adquiere poco a poco, basta escuchar la voz de la experiencia, en este caso de una mujer que como esposa y madre guarda un caudal de conocimientos que pueden revertirse en un apoyo para ti.

Aprende a ser tolerante y a asimilar las críticas que hasta hace poco venían de tu progenitora y hasta de los jefes. El asunto es aprender a tener más tolerancia y para ello puedes realizar ejercicios respiratorios que te ayuden a relajarte porque el estrés es un gran enemigo.

Aprende a sonreír para evitar problemas con la suegra

La sonrisa es una aliada infalible por lo que debes mantenerla en aquellos momentos de mayor tensión para evitar problemas con la suegra.

En medio de los roces que suelen ocurrir en la vida familiar y que por lo general son algo natural y sin importancia, la sonrisa alivia situaciones tensionales motivadas por discusiones o malentendidos.

Cuando hables con tu suegra hazlo despacio, sin levantar la voz, como esperando un consejo. Si tu suegra reacciona con cierta rispidez, vuelve la espalda dulcemente, y aguarda un momento mejor para dirigirte a ella. Pero sonríe siempre, ese es el mejor antídoto contra cualquier posible conflicto.

Aclara  a tiempo las cosas

Trata de aclarar situaciones que motiven una mala comunicación para evitar problemas con la suegra. En ocasiones un disgusto entre tú y ella  ha sido antecedido por malas interpretaciones acaecidas antes de la boda.

Estas se van sumando cual granitos de arena y enrarecen el ambiente. Hazte el propósito de empezar de cero, sin resquemores del pasado.

Se diáfana, comunícate con ella, aclara las cosas, al fin y al cabo ambas solo desean la felicidad de una misma persona, ella del hijo, y tú del hombre que escogiste para compartir tu vida. ¿Podría haber otra razón mejor?

Haz de tu suegra una aliada

No muestres malestar cuando tu suegra te canse con recetas de cómo llevar una casa y atender a tu esposo. En ese caso para evitar problemas con tu suegra aprovecha su experiencia y hazla tu aliada en aquellas cosas que quieras saber.

Aprenderás de ella y te ganarás su confianza con sistematicidad y perseverancia. Nunca muestres un rostro de aburrimiento ante sus consejos, pregúntale y tendrás una valiosa aliada.

El tiempo y tu forma de actuar harán que ambas se aproximen y comiencen a entenderse,  pero recuerda que en la relación con ella debe primar el amor y mucha paciencia.

Al fin y al cabo siempre es válido retomar la máxima de que el amor todo lo puede.

Redactado por Carlota Carpio