El hombre mujeriego: aprende a conocerlo mejor

0
188
mujeriego
mujeriego

Características del hombre mujeriego según la psicología, cómo identificarlo y cómo tratarlo

¿Quién no ha conocido o conoce a un hombre mujeriego? La mayoría de las mujeres suelen criticar ese comportamiento masculino, caracterizado por una necesidad recurrente de vivir relaciones amorosas con mujeres diferentes.

Los juicios y criterios que podemos emitir sobre la conducta de un hombre mujeriego, están basados fundamentalmente en nuestras opiniones personales.  Pero ¿qué le ocurre realmente a un varón que manifiesta esa proyección ante la vida? Pues la psicología ha estudiado dicha conducta y ha llegado a conclusiones realmente muy interesantes.

En el presente artículo, Matrimonio.me pretende profundizar sobre tres aspectos fundamentales: el análisis psicológico relacionado con los individuos mujeriegos, la manera que en podemos identificarlos y la forma más adecuada en que debemos tratarlos.

Desde el punto de vista psicológico, ¿por qué un hombre es mujeriego?

La falta de autoestima

Sin lugar a dudas, la falta de autoestima es uno de los motivos que lleva a algunos hombres a desear la conquista reiterada. Se trata de una necesidad de sentirse valorados y deseados. Precisamente sus habilidades de seducción quedan probadas, cuando son capaces de enamorar con éxito a una mujer. No siendo suficiente para elevar su autoestima la conquista de una sola fémina, se empeña en probarse a sí mismos, cautivando a otras.

Un hombre que discrimina a cada mujer que seduce, luego de haberla logrado conquistar, puede presentar problemas de baja autoestima, difíciles de solucionar.

La búsqueda del placer

Otra de las motivaciones que puede conducir a un varón, por el camino de la seducción reiterada a diferentes mujeres, es la búsqueda del placer. No se siente satisfecho plenamente disfrutando solo de una y necesita la complacencia sexual a toda costa. Este comportamiento puede necesitar de apoyo psicológico, cuando ningún goce experimentado le resulta suficiente.

Problemas afectivos

En algunos casos pueden existir problemas afectivos vinculados a las relaciones maternales durante  la infancia. Se trata de hombres que buscan en las mujeres, a una fémina que acepte jugar el papel de madre.

Tanto es así que la persuaden para desarrollar determinado comportamiento controlador, de preocupación y amparo. Una vez que lo han logrado, se agobian por sentirse intervenidos. Comienzan a rechazar esa conducta que ellos mismos provocaron y terminan con la relación.

Pero no se sienten bien, necesitan rememorar esa figura y van a la conquista de la siguiente víctima. Este tipo de manifestación varonil, requiere sin dudas, de tratamiento psicológico.

Rasgos homosexuales

Se trata de hombres que durante la adolescencia han sentido determinada inclinación hacia la homosexualidad y que incluso, lo pueden haber manifestado en su comportamiento.

Cuando esto ocurre, puede darse el caso de que no quieran aceptarlo porque aún no tienen la madurez suficiente para reconocer sus preferencias. Entonces comienzan una especie de lucha contra lo que están sintiendo, que no es más que la atracción hacia el propio sexo.

Esa batalla los lleva a la conquista desmedida, incluso de mujeres con más experiencia en el plano sexual. Intentan sentir satisfacción y plenitud en el disfrute con la mayor cantidad posible de féminas, sin lograrlo.

Son entonces homosexuales reprimidos. No logran superar los prejuicios y continúan jugando el papel de hombre mujeriego hasta que se aceptan a sí mismos por sus por sus preferencias sexuales.

Algunas veces este comportamiento es inducido por la propia familia, como vía para que un adolescente varón se reafirme como macho.

Un hombre mujeriego es la víctima de sus propias emociones. O bien porque necesita aumentar su ego, o bien porque le resulta difícil alcanzar el placer, busca experiencias sexuales que para nada son enriquecedoras. Su personalidad puede resultar más dañada que la de sus conquistas.

Si un hombre es mujeriego, ¿puedes identificarlo?

La necesidad de conquista

El hombre mujeriego necesita conquistar a varias mujeres. Suele incluso insistir cuando es rechazado, hasta lograr su objetivo. Quiere esto decir, que manifiesta esa necesidad de manera constante. Cuando ha logrado su propósito y experimenta la elevación de su autoestima, tiende a perder el interés por su conquista.

Termina las relaciones sin motivos

Su comportamiento se caracteriza por conquistar y volverlo a hacer. Cuando lo ha logrado puede perder fácilmente la motivación  y necesitar un nuevo propósito. Decide poner fin a la relación con justificaciones poco sinceras. Incluso puede recurrir a incentivar los celos de su pareja, para luego culparla de excesivo control.

Miedo al compromiso

Cuando conquista a una mujer y la relación va haciéndose más formal, escapa de ella con cualquier justificación. Prefiere las relaciones fortuitas a los compromisos serios.

El perdón por sus aventuras

Un hombre mujeriego puede constituir una familia y adoptar un comportamiento estable por algún tiempo. Pero si realmente necesita reafirmarse constantemente, volverá a las aventuras. Esto no quiere decir que no valore y ame a la familia que ha constituido, pero su necesidad de conquista lo domina. Buscará que le perdonen cada desliz y actuará con discreción, pero no dejará de ser mujeriego.

Desarrolla una adición

Se convierte en adicto al sexo femenino y necesita de una cofradía sexual permanente. De no fomentarla, puede caer en depresión o manifestarse ansioso.

¿Y cómo debemos tratar a un hombre mujeriego?

Primeramente debemos centrarnos en que, cuando estamos en presencia de un adicto, porque su necesidad constante de conquista es patológica, se hace necesario que sea tratado por un especialista.

Si por otra parte, ya identificaste que el hombre que te pretende es mujeriego, sabes a qué atenerte. No quiere decir que lo rechaces si deseas tener algún tipo de entendimiento con él, pero es mejor que no esperes mucho de la relación.

Lo más recomendable es no presionarlo, sobre todo en los inicios. No es prudente hablar de matrimonio, ni de vivir juntos. Tampoco debes comentar sobre la posibilidad de crear una familia. Lo mejor es fomentar el amor y la complicidad, dejando que esos temas los sugiera él cuando la relación se haya afianzado.

Otra estrategia para tratar con un hombre mujeriego es la de crear expectativas. Debes actuar de tal manera que no pueda dar por sentada ninguna de tus reacciones. Si logras ser un misterio para él y no rendirte a sus armas de seducción, podrás provocar más su interés hacia tu persona.

A veces resulta positivo decir que no. Por ejemplo, puedes rechazar algunas de sus propuestas aunque desees mucho ejecutarlas. También puedes cambiar sus planes a última hora e imponer los tuyos, no solamente subordinarte.

Cuando una mujer tiene una relación con un hombre mujeriego, puede sentir celos. Este es precisamente uno de los argumentos para desencadenar el fin. Si lo celas demasiado y lo percibe, va a terminar la relación sin más. Si eres capaz de aceptar su manera de actuar, tendrás que dejar de ver fantasmas entre ustedes.

Las relaciones sexuales con un hombre mujeriego pueden ser muy placenteras pero debes velar por tu propia satisfacción. Muchas veces el hombre que asume este tipo de comportamiento, piensa más en su propio placer y domina la cópula a su favor.

Los hombres mujeriegos tienen la habilidad de expresar sus deseos  de manera franca, con amabilidad, directamente, son abiertos y adecuados. Aprenden a seducir y se convierten en negociadores insuperables. Pueden sentirse inseguros, temerosos y asumir hasta un comportamiento infantil, mediante el cual logran todo lo que quieren, pero no lo demuestran. Por lo general, no sienten culpa ninguna al provocar heridas sentimentales a las mujeres con las que se relacionan.

Si has identificado a tu pareja como un hombre mujeriego, ya tienes algunas claves de cómo tratarlo. También puedes elegir otro destino para tu vida en pareja, que no sea la de tolerar las frustraciones de un hombre que solo necesita amarse a sí mismo.

mira la pagina en italiano abiti da sposa economici