Algo muy especial en una boda es el pañuelo de la novia, que ella guardará entre sus más preciados recuerdos y que rememorará un momento imborrable de su vida. El pañuelo es un complemento esencial que muestra el gusto de la desposada, un detalle que preservará con sumo celo, entre sus más valiosas pertenencias, para toda su vida.

De ahí la importancia de una cuidadosa selección, que muestre el gusto de la novia al llevar consigo en la fiesta de boda un pañuelo sencillo y a la vez elegante. Para que luzcas esplendorosa te recomendamos que te esmeres en la elección de esa prenda que hablará de una bien cultivada educación y de refinamiento en cuanto a hábitos y costumbres.

La magia del pañuelo de la novia

Tu boda podrá devenir mágica si tienes en cuenta que cuestiones como lo práctico, lo místico y lo romántico acompañan siempre las ceremonias nupciales y en las que el pañuelo de la novia constituye un accesorio fundamental. Tienes que tener en cuenta que cualquier descuido en su elección puede propiciar inconvenientes que desluzcan la boda.

Existe la tradición de que la novia debe llevar un objeto de alguien que es feliz en su matrimonio, bien sea una prenda o un detalle, como un pañuelo. Desde antaño portar algo antiguo y prestado representaba la felicidad matrimonial, los lazos familiares y la amistad.

Actualmente este objeto lo suele prestar una amiga muy cercana y suele consistir en una joya, un tocado para el peinado o un delicado pañuelo, sencillo pero elegante, que además de adornarte, te sirva para secar las lágrimas que pueden rodar en un instante de emoción, pero que estará a la vista de todos y debe ser impecable.

El pañuelo del novio puede ser igual al de la novia

Toda boda tiene su protocolo y para que el encanto de la novia no se vea opacado, el novio debe estar a la altura de su amada, también en el caso de un detalle considerado mínimo como el pañuelo,  pero que resulta decisivo en el look de la pareja, pues este aporta elegancia y la clase necesaria.

Para el novio puede tratarse de un pañuelo de hilo, blanco y liso, que puede colocarse dentro del bolsillo de la levita, doblado en varias partes para que simplemente sobresalga 3 centímetros. Pero en muchas bodas hoy en día el novio suele llevar uno igual en textura y color al pañuelo de la novia.

El novio, acorde con la tradición también puede optar por una pequeña flor en el ojal que suele armonizar con el ramo de novia natural. Pero el protocolo exige escoger entre una opción u otra y el uso de un pañuelo igual para la pareja es una opción preferida en estos tiempos.

Regale pañuelos en la boda o en la despedida de soltera

El pañuelo de la novia es un accesorio muy preciado para lucir esplendorosa, pero además puedes regalarlos, a modo de recuerdo, en la boda o en la despedida de soltera. Es fácil  confeccionarlos y bordarles algo sencillo, pero que muestre el aprecio que sientes por tus amigos, que comparten contigo un acontecimiento inolvidable en tu vida.

Tal vez seas una novia con facilidad para las manualidades, en ese caso estás en ventaja para dar un toque de distinción, muy personal, a tu boda, con un detalle que sorprenderá a todos, un lindo pañuelo confeccionado por ti misma con sumo amor y cuidado.

Las novias más atrevidas suelen lucir pañuelos de colores fuertes, que combinen con el vestido, las joyas y cualquier otro adorno, hasta teniendo en cuenta el tono de las flores del ramo. En el caso de bodas campestres, más rústicas, resulta ingenioso el empleo de cuerdas, sogas o alfileres que sujeten de manera informal el pañuelo de la novia.

Cómo confeccionar el pañuelo de la novia

En la actualidad, un pañuelo propiedad de la abuela o bordado por ella para adornar el tronco del ramo nupcial, ha devenido algo muy recurrido en las bodas de estos tiempos. Es una manera se mantener viva la tradición de unir lo viejo con lo prestado, lo que representa, a su vez, el cariño hacia una de las figuras más importantes y valoradas de la familia.

El pañuelo de la abuela puede ser, al igual que el pañuelo de la novia de tela lisa o encaje, con una confección simple o más compleja, pero adornado siempre con algún color, aguja, botón, broche, grabado o camafeo, con formas y tamaños al gusto. La forma de llevar el pañuelo en el ramo de flores será según tu elección, de cómo hayas decidido tu estilo de boda.

Si eres una novia clásica o romántica te irá bien un pañuelo de tela lisa y vaporosa o enlazada de encaje suave o tul, y en caso de que seas del estilo boho, lo ideal será que uses una tela algo más gruesa, en encaje, punto o lisa, igual de seda, y con algún complemento.

Pero al final no tengas duda en elegir un antiguo pañuelo de la abuela, que atado al ramo y decorado con un camafeo familiar, podría ser un toque de distinción plenamente vintage, tan en boga en estos tiempos y que hará que tu boda sea llamativa y singular.

Redactado por Carlota Carpio