Toda novia luego de la petición de matrimonio añora el momento de la compra del vestido ideal. Existen errores comunes al comprar el vestido de novia que no debes pasar por alto.

Comprar el vestido es una de las tareas primordiales en la organización de todo matrimonio. Revisar las tendencias, buscar  posibles modelos y precios por internet  y visitar todas las perchas en las tiendas cercanas  son algunas de las manifestaciones más comunes. Sin embargo luego de mucho meditar, sondear e instruirte sobre el tema existen errores comunes al comprar el vestido de novia que toda novia comete. Evita ser la próxima.

Los acompañantes

La elección del vestido de novia es un proceso que no solo disfrutan las protagonistas. La madre de la novia, las hermanas, las primas, las amigas, las tías, la suegra e incluso todas las personas allegadas quieren ser parte del proceso. En el afán de sentirse segura, complacer a sus seres queridos y elegir el vestido perfecto, muchas novias terminan llevando a toda una caravana a la compra del vestido.

Si la novia no se decide entre un vestido de novia palabra de honor y un vestido de novia con escote en V, al probarse los vestidos, la diversidad de opiniones será tan grande que la novia terminará más confundida de lo que comenzó.  Cada persona es un mundo, con diferentes gustos y estilos, como alinear tantos pensamientos en pos de una decisión común. Por eso, aunque sea difícil, debes elegir no más de 3 personas ayudarte en este proceso. Intenta que sean personas muy allegadas a ti y con una absoluta franqueza. Esa tía que siempre noto que el vestido no era de tu talla o que estaba fuera de lugar, debe estar allí.

Si es posible intenta que una persona del género masculino este presente. Muchas veces el modelo que deseamos no es el que más nos favorece. En estos casos las mujeres eligen el más bello, los hombres por el contrario elegirán el que resalte tus cualidades. Llevar a tu padre, hermano, primo más querido o a tu mejor amigo es un punto seguro a tu favor.

La prisa

No importa que tengas que recorrer 1000 tiendas antes de encontrar el vestido que te haga feliz. Ese vestido con el que siempre soñaste, requiere el sacrificio de la paciencia. No te desesperes, ese es uno de los errores comunes al comprar el vestido de novia. Quizás compres un vestido solo porque en esa atelier ningún otro fue compatible contigo y 10 días después en un estante esté el vestido de tus sueños.

Descuidar el presupuesto

Muchas novias se ilusionan con un modelo de vestido de novia solo de verlo, sueñan con él noche y día, pero este se excede de su presupuesto. Siempre existirán vestidos hermosos que no puedes permitirte. En estos casos hay que ser consecuente y apelar al sentido común. Pagar más por un vestido significa recortar gastos en otros aspectos iguales de importantes. Recuerda que el vestido de novia es fundamental, pero no es el todo de la ceremonia.

Seguir las tendencias

Uno de los errores comunes al comprar el vestido de novia es seguir al pie de la letra las tendencias de la moda. Mostrar estilo es importante, pero si las tendencias actuales te hacen sentir incomoda o  no son compatibles con tu físico es mejor no incursionar en ellas. Analiza bien el estilo que quieres para tu boda, e intenta además sentirte lo mas cómoda posible con el vestido que elijas.

Probarte un millón de vestidos

Tal y como cuando elige cualquier otro tipo de vestidos, toda novia debe ser consecuente a su tipo se silueta. Toda mujer sabe qué modelo le favorece, por sus experiencias anteriores. El vestido de novia no es una excepción. Es necesario que resaltes tus virtudes y ocultes tus defectos. Si caes en la tentación de probar cada vestido que encuentres terminarás muy confundida. Es probable que termines eligiendo un vestido maravilloso que no vaya nada bien en ti.  Confía además en tu voz interior esa que te dice que algo no está bien. No te dejes guiar por la opinión de la tendera o de alguno de tus familiares, tómalas en cuenta, pero la decisión final es solo tuya.

Elegir una talla distinta a la tuya

Entre los errores comunes al comprar el vestido de novia está el elegir una talla que no es la suya. Casi todas las novias realizan dietas muy estrictas para entrar en el vestido de novia de sus sueños, pero hay que ser realistas en cuanto a esto. No puedes pedir un vestido talla S si actualmente portas una XL y la boda se realizará en un mes. Otras novias aunque parezca un poco descabellado, eligen una talla mayor. Esto porque creen que un vestido más grande visualmente las hará creer a sus invitados que han adelgazado. Ambos casos son totales desaciertos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here