Los errores financieros de  recién casados pueden dar al traste generalmente con el matrimonio. Debes tener en cuenta que el dinero es una de las primeras causas que motivan peleas en las parejas recién casadas, por lo que te recomiendo, ante todo, hablar claro para resolver cualquier situación.

Vale el consejo de que no ocultes ninguna deuda  y si contrajiste alguna antes de la boda, habla con tu pareja, de manera diáfana, sin ocultar detalles sobre tus finanzas personales.

En cualquier caso, los cónyuges deben estar juntos y hablar claro porque  el dinero no puede ser un problema para una relación. Acuérdate que, como reza el dicho, las cuentas claras conservan amistades, y en el caso que nos ocupa también conservan el vínculo de pareja.

 

 Finanzas sanas garantizan una buena relación

Algo que debe quedar bien claro desde el inicio en una nueva etapa de la vida en caso de unirse en matrimonio  es evitar los errores financieros de  recién casados, lo cual puede preverse con una buena comunicación.

La felicidad de la pareja en los primeros meses de haber contraído nupcias o simplemente vivir juntos puede deteriorarse rápidamente por un mal manejo de los recursos y llegar a una ruptura.

Esta etapa en que la pareja se ve en medio de un cambio radical al unir sus vidas y que incidirá en el presupuesto, debe  conllevar responsabilidad y disciplina. La sinceridad y confianza garantizará que la pareja mantenga unas  finanzas sanas.

Responsabilidad compartida para evitar errores financieros de recién casados

 Al comenzar juntos una nueva vida, es saludable evaluar las metas y realidades financieras a las que la nueva pareja se enfrentará. Es común y aconsejable que ambos trabajen y compartan los deberes al aportar al mantenimiento del hogar.

Desde el comienzo de la vida en común es idóneo hacer un presupuesto mensual para enfrentar los gastos, lo que debe caracterizar en lo adelante la vida en pareja. Para ello se deben establecer prioridades con vistas a distribuir el salario mensual, planificación que debe hacer la pareja de conjunto.

En la prioridad debes colocar a la cabeza del listado de gastos los referidos a la vivienda, el  transporte, la educación y la salud, a lo cual cada parte debe destinar la mayor cantidad de sus ingresos personales.

No debe haber una competencia financiera 

La estabilidad matrimonial puede estar en riesgo en caso de que la pareja comience a comparar lo que cada uno gana o los ascensos que tienen en sus respectivos trabajos.

Para evitar que la competencia acabe con su relación, destaque los logros que su pareja alcance y apóyela cuando sea necesario. Es imprescindible estar consciente de que para empezar una vida en familia es necesario trabajar juntos y ser responsables con las finanzas del hogar.

Cuando uno de la pareja siente agobio por tener la mayor carga económica comienzan las insatisfacciones y pueden aflorar las desavenencias debido a las tensiones que padece  aquel que sustenta en gran medida los gastos económicos del hogar.

 No hay que olvidar que para ser justos ambos deben  tener en cuenta los ingresos de cada uno. En el caso de que éstos sean muy desiguales, lo mejor es definir el porcentaje del sueldo que se va a aportar.

Los errores financieros de recién casados no debe afectar a la pareja

La vida en común trae consigo adaptación y comprensión para poder tener una relación diáfana. Los errores financieros de recién casados pueden constituir una causa para acabar con la armonía.

Pregunta siempre la opinión de él o de ella y procura ser más neutral para que tu pareja no se sienta coaccionada. La franqueza es una premisa en la comunicación en la que debe tratarse lo referente a los gastos sin que surjan conflictos.

Hay que tener en cuenta los intereses de la pareja en materia de las finanzas. Es común que uno de los dos destine dinero a aspectos que no son del interés del otro. Por ello es importante la comunicación para conocer los deseos personales y satisfacer, en la medida de lo posible esos gustos, que, a  veces de poca cuantía, satisfacen y preservan la buena  salud de la relación.

Recordar los imprevistos económicos

Normalmente las parejas olvidan tener en cuenta los imprevistos económicos en su gestión financiera. Al ser dos, los imprevistos económicos se duplican… El despido de tu pareja, por sólo citar un ejemplo, puede ser motivo más que suficiente para desestabilizar la economía personal  que conlleve más problemas e incluso la ruptura.

Para prevenir esto te recomendamos un fondo de emergencia que te proteja de gastos imprevistos como pueden ser también  la avería del coche o un accidente. De esa forma la vida transcurriría más tranquila al estar protegida la estabilidad económica y personal.

Establece objetivos de ahorro en común

Tanto puedes ser tú el derrochador como el tacaño de la pareja, y entonces si salen a la luz los errores financieros de  recién casados pueden afectar negativamente al otro. Por eso ambos deben saber manejar las finanzas.

En estos casos podrían ayudar los planes de ahorro en común, bien para realizar un viaje, comprar un coche o tener un niño, metas que constituyen un nuevo aliciente que contribuirá a mejorar las expectativas de vida de la pareja.

Debes reformular objetivos comunes

 Debido  los giros que da la vida, cambian las cosas y las situaciones que pueden alterar el ritmo del día a día en pareja con la consiguiente irritación y preocupación para ambos.  Te recomendamos al menos un par de veces al año que tú y tu pareja reformulen objetivos en común, y ajusten el presupuesto acorde con las nuevas realidades.

La pareja que empieza una vida en común,  de seguir estos consejos financieros, tendrá mayores posibilidades de lograr un pleno disfrute del amor, la tranquilidad espiritual y el sosiego.

Redactado por Carlota Carpio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here