La infidelidad emocional es mas frecuente de lo que crees. Hoy la realidad nos reta a mantener una pareja estable y ser verdaderos. Descubre que pasa en estos casos.

No entiendo cómo es posible, estoy enamorada de alguien, que no es mi pareja. ¿Será una traición? Dicen que es Infidelidad emocional.

Me acabo de dar cuenta que estoy enamorada de nuevo, hace que mi corazón palpite a una velocidad que ya había olvidado. A su lado me siento más activa, me llena de energía, mi mente se vuelve ágil, tan solo para seguir el ritmo de su conversación. Me he interesado por temas que antes no me importaban, leo vorazmente tópicos que son de su agrado, tan solo para poder tener el mismo nivel intelectual. Invento escusas para poder estar en su compañía, me pierdo en su mirada. No sé si tenga las fuerzas para resistir la tentación…

En fin, sé que estoy perdida. No quiero sentir esto, ya lo estuve negando bastante, no quiero ser infiel. Pero mi mente inventa fantasías en las que hay contacto físico, simplemente un roce inocente me da emoción. No tengo remedio, es más fuerte que mi voluntad y no sé qué voy a hacer. Lo peor es que mi pareja no es quien me provoca todo esto. Aun no declaro lo que siento y creo que es una infidelidad emocional. Le estoy mintiendo a todos y también a mí…

¿Es una infidelidad?

Este es uno de esos descubrimientos que te roban la tranquilidad, y es cuando la retórica frase de que ¨en el corazón nadie manda¨… toma un verdadero sentido práctico. Cuando esto sucede a otros, puede que emitimos un juicio severo contra esa persona, pensaríamos que fue su culpa dejar que esto tomara fuerza. Aunque solo se trate de sentimientos ocultos de una sola persona que no ha concretado nada, ya estaríamos etiquetándolos como traición. ¿Será una traición de pensamiento? ¿Qué es la Infidelidad emocional?

Redefiniendo el término infidelidad

La infidelidad comúnmente se entiende como relaciones románticas, de cualquier duración en términos de tiempo, que se mantienen ocultas y simultaneas a otra relación de carácter oficial.Según la define el Diccionario de la Real Academia Española, manifiesta falta de fidelidad o compromiso a un acuerdo afectivo o sexual, no se refiere solo a una relación amorosa, sino a cualquier aspecto moral como la religión, la amistad, el matrimonio (también llamado adulterio) o cualquier trato amoroso o erótico.

Motivos de la infidelidaden la relación de pareja

Las causas del adulterio en las personas son varias, estas dependen de un amplio abanico de cosas que pueden influir a que un ser humano este propicio a esta acción. Estas causas tienen estrecho vínculo con los rasgos de la personalidad, la cultura, la historia erótica del individuo. No puedo dejar de mencionar la insatisfacción, la cual juega un papel primordial en este caso, pues abarca lo sexual, lo económico, los aspectos intelectuales y por ende el entorno social. Haciendo que la persona no este conforme con alguno de estos puntos. Hay muchos casos que la infidelidad esta impulsada por aburrimiento, curiosidad, deseos de aventura, vanidad, represalia, decepción o soledad.

Estoy enamorada de alguien, que no es mi pareja ¿Es infidelidad emocional?

Respecto al punto de la soledad, vale aclarar que puede sentirse, aunque estemos en pareja y esta esté a nuestro lado. Si no comparte sus pensamientos, deseos y emociones, se muestra reservado, distante o hermético ya estamos siendo excluidos de su vida y esta da una gran sensación de soledad. Esto en términos de psicología se llama abandono emocional y la consecuencia de él puede ser la infidelidad y finalmente la separación puesto que la pareja termino primero emocional y luego físicamente. No queda nada por hacer salvo que cada quien tome su camino.

Habrá muchas personas que no piensen que este caso es una infidelidad, solo por el hecho de que no ha ocurrido contacto físico con la otra persona.

Reflexionemos un poco:¿Qué sentirías tú, si fuera tu pareja la que está enamorada de otra persona?

Responderías seguramente que: Sería una traición terrible, más grave que si se hubiera acostado con otra persona. Si, pues no entrego su cuerpo; peor le entregó su corazón, su amor. Y nosotros fuimos desplazados de ese lugar especial, no nos ha irrespetado, ha sido fiel a su compromiso. Pero la relación que teníamos queda totalmente fuera de sentido mantenerla.

Para cualquier relación amorosa y de manera universal, la posesión más valiosa que tenemos de nuestra pareja no es su cuerpo sino su amor, sentimientos y emociones hacia nosotros como pareja.

Si eso ya no nos pertenece, entonces ¿Qué tenemos?

Este no es un caso típico de infidelidad al que la sociedad este acostumbrado, le falta etiquetarlo y clasificarlo como tal. Cada cultura los asume de manera diferente, pero si partimos desde el concepto y caracterización de la conducta infiel, podemos decir que, aunque no haya contacto físico Es Una Infidelidad Emocional.

Según los estudios de psicología conductual, están descritos dos tipos de infidelidad: uno en el que las relaciones se basan únicamente en la seducción y el sexo, lo cual las califican como infidelidad sexual. El otro caso se basa en relaciones de tipo afectivos, con rasgos sutilmente eróticos, pero sin contacto sexual, y lo denominaron infidelidad emocional.

¿Por qué sucede la infidelidad emocional?

Una vez definido algunos puntos importantes resulta útil entender porque sucede y que favorece en la pareja, que ocurran cosas como estas. Es una situación que sucede con más frecuencia de lo que se conoce, pues las condiciones sociales actuales lo propician.

Nuestro escenario actual cotidiano está lleno de una interminable lista de cosas por hacer, de largas jornadas de trabajo, de la interferencia de la tecnología y poco tiempo libre antes que el sueño nos venza. Con todas estas atenuantes en el tintero,está claro que mayormente el tiempo no alcanzalo suficiente para compartir con nuestra pareja.

La rutina nos aparta de la persona que vive con nosotros y nos hace más cercanos a nuestros compañeros de trabajo con los que pasamos más tiempo que en casa. Dejamos de comunicarnos, hablamos poco o hablamos mucho y no decimos nada importante. Perdemos tiempo en cosas que podemos hacer después y nos atrapa la rutina si nos despistamos un poco.Esta es la cruda realidad que deben enfrentar las parejas del siglo XXI, los retos han cambiado y el camino está lleno de trampas con pantallas digitales. Este es el entorno que propicia las circunstancias para que surjan situaciones como la de ¨Estoy enamorada de alguien, que no es mi pareja¨.

¿Cómo evitar la infidelidad, emocional y sexual?

Toda persona que posea una pareja está en riesgo de que le sean infiel y de serlo de igual manera, tanto emocional como sexualmente. Pero como todo hay un ABC oculto de cosas que pueden aportar su granito para no provocar por descuido que suceda. Puedes ampliar respecto a este tema en el artículo ¨Cómo evitar la rutina en el matrimonio después de los hijos¨.

Aquí te doy seis consejos importantes:

  1. Mantener una comunicación de calidad, en la cual sepamos cómo se siente nuestra pareja emocionalmente en todos los aspectos. Y en la cual trasmitamos correctamente como estamos nosotros. El objetivo es educar o crear el hábito de estar pendientes de lo que sucede en la vida de esa persona que amamos y que a su vez sea reciproca con nosotros.
  2. Pasar ratos divertidos y alegres, donde ambos estén a gusto disfrutando mutuamente de la compañía del otro. Los momentos buenos quedan gravados en la mente y que mejor que nuestra relación tenga unos cuantos para contar. La pareja debe poder divertirse juntos, no solo compartir las responsabilidades basta y eso cuando pasa el tiempo se olvida.
  3. Activa la mente creativa, sorprende, entusiasma y entusiasma a tu pareja. Esta es la mejor manera de escapar de la rutina. No tienen que ser grandes cosas, basta con un mensaje inesperado diciéndole que le amas. Con una cita fuera de horario para tomar un café o ver una película.
  4. Mejor sexo, no es que tengas más sexo. Es que el que tengas le saques mayor partido. Si no estás de humor y tu pareja tampoco guarden ganas para el día siguiente y no lo hagan por quedar bien. Eso deja un mal sabor y a veces la idea de que ya no se gustan como antes. Pon velas, haz juego de roles, cambia el lugar, la hora y todo cuanto quieras.
  5. Ponle atención a las relaciones de tu pareja, no es que te conviertan en vigilante, ni despiertes tus celos. Pero estate atenta a sus relaciones y la intensidad de cada una de ellas, fíjate en la importancia que tiene cada persona y por qué. Esto te ayudara a saber quién puede representar un peligro competitivo en tu relación. Hazlo de manera muy sutil y delicada.
  6. Evita discusiones, esto es algo agobiante y que más que ayudar lanza al otro a los brazos de alguien nuevo, comprensivo o tranquilo. A nadie le gustan los problemas, pon de tu parte y no provoques disgustos que maten momentos buenos.

Escrito por Soraya Madero Durán

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here