Veamos cómo en dos palabras, planificación y responsabilidad, se resume la respuesta al tema siguiente: Finanzas mancomunadas… ¿o cada quien lo suyo?

Intentemos resolver este problema: Finanzas mancomunadas… ¿o cada quien lo suyo?, pues el tema de las finanzas en una relación de pareja debe estar presente siempre: antes y durante el tiempo de casados. ¿Por qué? Pues porque esta es una cuestión crucial para establecer metas en común. Recuerda que tanto tú como la persona con la que decidas casarte van a compartir proyectos de por vida, lo que quiere decir que hay que tener siempre a mano una adecuada planificación y ser responsables de lo que decidan ambos.

Consejos financieros a tener en cuenta antes de casarte. Finanzas mancomunadas… ¿o cada quien lo suyo?

Antes de dar el “sí, quiero” deben asegurarse de repasar estos temas, pues, financieramente hablando, la vida en pareja tiene muchos beneficios, pero también, algunas desventajas. De antemano, es importante tener claro que desde ese momento los ingresos se comparten, que los gastos también se duplican y el impacto en sus finanzas cambia.

Tal vez, ya llevas algún tiempo con tu pareja y han pensado en casarse, pero han dilatado el tiempo de tener esta conversación para no lidiar con situaciones más serias o incómodas, tal vez. Sin embargo, es esta la clave para lograr que sus finanzas vayan por el camino correcto.

Antes de casarse respóndanse estas dos interrogantes:

  • ¿Cuál es su visión del dinero?

Es importante guiar a su pareja sobre cómo percibe el dinero, acerca de cómo cree que los asuntos financieros deben ser manejados. Quizás alguno sea más propenso al ahorro, mientras que la otra persona está más inclinada al gasto. Con esta información podrán encontrar el equilibrio.

  • ¿Tienen problemas crediticios?

Vale mucho identificar si alguno de los dos tiene problemas con el crédito. A lo mejor, una vez casados, deciden abrir una cuenta conjunta y este antecedente afecta su relación con las entidades financieras. Sinceridad ante todo.

Consejos sobre la economía durante el matrimonio. Finanzas mancomunadas… ¿o cada quien lo suyo?

Sin dudas, la economía es, en muchos casos, la causante de los problemas de pareja. Por ello, hay una serie de cuestiones sobre las que deben conversar, sin importar cuántas veces lo hagan. Aquí te proponemos algunas que pueden servirte de guía:

  • Definan cómo repartirán bienes y propiedades

Decidir esto es primordial, pues para comenzar su vida juntos deben definir si van a comprar o rentar una propiedad y de qué modo y a quién le tocará pagar cada cosa; si será de los dos o estará a nombre de uno solo. Esto también se aplica para los bienes que ya tienen: aclaren si lo de uno es del otro o si deciden separar sus cosas.

  • Aclaren sus obligaciones financieras

Deben conocer si tienen una hipoteca o parte de sus ingresos los destinan a ayudar a sus padres u otra persona, si existe alguna obra de caridad de por medio, etc. Toda esta información debe ser compartida para saber con qué dinero se podrá contar.

  • Dividan o compartan deudas

Cada quien puede responsabilizarse de sus propias deudas o bien juntarlas y pagarlas entre los dos. Defínanlo desde antes de casarse.

  • Lleven el control de su presupuesto

Al vivir en pareja, lo primero debe ser instruir a la otra persona -en caso de que no lo hayas hecho antes- sobre la importancia de la planificación del presupuesto, de llevar un control de sus ingresos y sus gastos. Gracias a ello, podrán hacer ahorros determinados, crear un fondo de emergencia y planificar cómo llegarán a sus objetivos financieros.

  • Protejan su economía en caso de emergencia

Los seguros son importantes en la vida de una familia, ya sea para el retiro, para el auto o para la universidad de los hijos. Planeen y destinen un gasto fijo a protegerse de imprevistos.

  • Conversen sobre sus decisiones profesionales

Quizás alguno de los dos quiere especializarse en la Universidad o quiere comenzar un negocio. Es necesario ponerse de acuerdo en cuánto será el dinero que deberá invertirse en estos casos y estar preparados para afrontar ese momento.

  • Hablen de la crianza de los hijos

De acuerdo con Money Talks, criar un niño nacido en 2012 en Estados Unidos es de unos 300.000 dólares aproximadamente. Aunque esta cifra no se aplique del todo al resto de los países, sí es de ayuda para realizar cálculos estimados de cuánto podría ser esa suma. Así podrán prepararse financieramente para cuando den la bienvenida a un nuevo miembro de la familia.

  • Plan para la jubilación

Aunque no se sabe con seguridad si la relación de dos personas durará hasta que lleguen a la tercera edad, es primordial conocer qué planes tienen pensados para ahorrar para el retiro. De ahí que deban buscar formas conjuntas de asignar una porción de capital a este propósito. A largo plazo, los ahorros para la jubilación serán una importante fuente de ingresos en su hogar.

Cómo afecta la economía a las relaciones de pareja

Para entender todo lo anterior, someramente dediquémonos a entender cómo la economía afecta a todos los aspectos de la vida, incluida la relación de pareja.

Por ejemplo, en la toma de decisiones, quien tiene el dinero es quien decide, aunque cada miembro de la pareja se especialice en invertir su dinero a áreas distintas, ya sean los gastos de la casa, las vacaciones, los cumpleaños…Finalmente, quien tiene la fuente del dinero tiene el poder último de decisión.

También influye en la forma de compartir la vida, pues la pareja es una unidad social, y el hecho de que exista un dinero en común y se tomen las decisiones sobre él en conjunto es un elemento fundamental en el funcionamiento de la pareja.

Lo recomendable en cada caso es que en las relaciones de pareja se lleven las finanzas en común. Decir “esto lo pago yo” y “esto lo pagas tú”, desde el momento en que se emite está dando lugar a problemas en caso de desequilibrios financieros (dígase una expulsión del trabajo, un robo u otra situación) en alguno de los miembros. De igual modo, vale la pena, plantearse objetivos financieros a largo plazo.

 

Entonces Finanzas mancomunadas… ¿o cada quien lo suyo? La respuesta la decides tú. Lo importante es en todo momento dejar muy claras, explícitas y legalmente respaldadas las relaciones económicas entre los miembros de la pareja.

 

Por Claudia Corzón Aput