Para nadie es un secreto, mantener un matrimonio no es cosa fácil y la relación con la suegra es un tema ineludible dentro de esta unión. La vida nos pone ante muchas situaciones difíciles y adversidades: la rutina, la economía, los sueños que a veces se ven tronchados, la crianza de los hijos, la familia, etc. Muchas son las cosas ante las que el matrimonio se enfrenta y las desventuras están a la vuelta de la esquina, pero qué hacer cuando parte de estas desventuras son ocasionadas por la relación con la suegra. Aquí te daremos algunos consejos para que venzas esas problemáticas y la relación con la suegra no sea traumática.

Mayormente, las quejas sobre la suegra; provienen de las nueras. Sí porque las madres de los hombres suelen ser las más complicadas. Nunca están de acuerdo con cómo le atienden a su hijo, de cómo es la nuera, de cómo atiende el hogar, los hijos, de su carácter, en fin… Lo mejor es tener un buen esposo, pero si la suegra molesta, hay que lidiar con ella.

Primero para hablar sobre la relación con la suegra, tienes que identificar qué tipo de suegra tienes. ¿Invasiva, tóxica, metiche, criticona, o todas las anteriores clasificaciones en una?

Eso respóndetelo y sigue leyendo este artículo

Consejos para sobrellevar la relación con la suegra

1: No reacciones intempestivamente

Cuando suceda algo que no te agrade, no reacciones de forma brusca. Trata de  respirar profundo y pensar claramente tu respuesta. Actuar de forma abrupta puede ocasionar males mayores pues puede provocarse una pelea, o incrementarse en caso de que ya estuviera sucediendo.

2: Sé simpática

Para mejorar la relación con la suegra, no se trata de hacer lo que ella quiera, pero… debes practicar la simpatía y la cortesía. Resulta que esta persona forma parte de tu vida. En tanto decidas formar una familia con tu pareja, la presencia de ella es inevitable. Por tanto, trata de ser amable, que no seas tú la causante, o el causante de los problemas.

3: No lleves los problemas a la relación.

Es fácil decirlo y no tanto hacerlo, por experiencia lo afirmo, pero imbricar los factores externos relacionados con la suegra entre tu pareja y tú les hará mucho daño. Trata de dejar esos males de lado. Los problemas de ustedes deben resumirse a ser propios, no causado por terceros, aunque sean estos vuestros padres. La clave está en crear una buena conversación, en mantener un diálogo fluido a diario con el ser al que amas.

4: Dialoga con cariño

Aun cuando creas que no será fácil, o no serás oída por tu esposo, háblale con amor. Con el cariño por delante intenta hacerle entender situaciones lógicas que te molesten como que te invadan en tu casa sin avisar, que critiquen tu manera de vestir, que te “sugieran” o quieran “ayudarte” siempre, que te llamen constantemente, en fin…  Las situaciones que te molesten pueden ser variadísimas, lo importante es que logres que tu pareja entienda que, en la relación con la suegra, su madre, él ocupa un papel importante.

5: Fomenta la unión

Si no te es difícil, perfecto, pero si lo es debes llenarte de paciencia y una vez al mes provocar un encuentro en familia. Cocina para tu suegra, o suegros; atiéndelos, que se vea tu interés en hacer felices a tus convidados. Para este día, procura estar serena y sobre todo poner en práctica el consejo 1 y 2.

6: No traspases tus pensamientos a tus hijos

Muchas veces  para desahogarte puede que realices comentarios no idóneos, recuerda que las paredes tienen oídos, y sobre todo, que si tienes hijos ellos pueden escucharte. No es sano que tus hijos te vean  expresarte de manera negativa de su abuela. Siempre aléjalos de tus ideas, porque ante todo esa es su familia, y recuerda que la escogiste tú.

7: No opines en situaciones delicadas

Aunque formes parte de la familia, eso cesará el día que pienses contrario a tu suegra. Por supuesto que si es sobre algo relacionado directamente contigo debes ser sincera y afrontar lo que se avecine, pero si te preguntan sobre algo intrínsecamente de su familia y familiares, mantente al margen, no des oportunidad a que la relación con la suegra sea porosa. Quizás das tu criterio y moleste porque si el problema es con algún otro hijo, con un hermano o el esposo, ellos seguirán siendo eso y tú, la nuera o el yerno, quien dio el criterio “equivocado”.

8: No cuentes tus problemas

Aunque las cosas marchen bien, no te descuides. No cuentes tus intimidades. Recuerda que tienes una pareja y eso solo incumbe a dos. Probablemente la suegra no podrá ser objetiva, y aunque lo sea, pude utilizar eso después a su favor. Las dificultades que tengas con tu pareja, resuélvelas solo con ella, al final es quien despierta y duerme junto a ti a diario.

9: Marca los límites

Por último, recuerda cumplir bien este consejo.  En conjunto, es la esencia de los anteriores. Debes para ello contar con el apoyo de tu pareja, necesitas marcar los puntos en los que no serás débil y los asuntos que, por ninguna razón, dejarás a un lado o modificarás. Sé tú, y sobre todo cuando marques tu territorio, en buena onda, recuerda que esa persona TE ELIGIÓ A TI. No obstante, siempre los consejos son buenos y por eso te recomendamos leer también que sepas Cómo mejoarar la relación en el matrimoniohttps://matrimonio.me/mejorar-la-comunicacion-matrimonio/.

Esperamos que estos consejos te ayuden en algo. Por ahora nos despedimos, pero si necesitas consejo o ayuda no dudes en contactarnos, pues en Matrimonio. Me tu satisfacción siempre será nuestra principal prioridad.