Las caras del amor, ¿cuáles son?

Todas estamos de acuerdo en que el amor es un concepto universal, por tanto, las caras del amor varían según el punto de vista de quién lo experimente. ¿Qué es el amor? Si sigues leyendo descubrirás las caras de este divino sentimiento.

Exagerado por los amantes y artistas, estudiado y analizado  por científicos, embellecido por filósofos, adorado por dogmáticos… pero lo cierto es que todos ellos lo observan desde diferentes ángulos, por ello existen distintas perspectivas. Emana  mucha curiosidad este sentimiento vivo… véamos y conózcanos las caras del amor.

QUÉ ES EL AMOR. CONCEPTO Y DEFINICIÓN

El amor es un sentimiento vivo, esperanzador, hermoso, atrayente que se manifiesta hacia la persona amada u objeto deseado.  Se considera un sentimiento de intensa atracción emocional y física ese individuo con el que se espera o desea compartir una vida, en común.

Cuando el amor aparece todos nos inclinamos y  temblamos ante él. Irradia luz propia y pasión desbordante, y a veces inseguridad en el ser que ama, pues no sabe si es correspondido. El amor rompe barreras, del tiempo, del espacio, del propio sentir y de la vida. El amor… es vida. Tampoco hay que olvidar las caras del amor para entenderlo mejor.

LO QUE SIGINIFICA EL AMOR

El amor es un sentimiento  afectivo como ya dijimos y de idioma  universal que se tiene hacia una persona, animal u objeto. Amor hace referencia también a un sentimiento de atracción emocional y físico con sentido de pertenencia que se tiene hacia un ser con el que se desea tener una convivencia bajo el mismo techo, un vínculo estrecho o relación de pareja.

Del mismo modo, amor es el agrado y cariño con el que se realiza una labor o cosa, una tarea que nos gusta hacer o el placer que se siente cuando hacemos algo para sorprender a alguien.

Asímismo, el término o palabra amor puede tener muchos y variados significados en dependencia de cómo es empleado.

AQUÍ LAS CARAS DEL AMOR

Como valor el amor es lo nítido y singular del cual emana la sensación de bienestar, pues como valor es la fuerza que impulsa al ser humano a realizar una hazaña favorable a favor de los demás.

Es un sentimiento intangible que induce y provoca paz, tranquilidad interior, fuerza,  alegría y por ende una sensación de saciedad humana.

El amor se expresa a través de acciones dulcemente realizadas, como son: cartas, notas y  mensajes de amor, declaraciones públicas, poesías, canciones, confituras de chocolates, peluches, caricias, abrazos, tiernos besos,  sin embargo, el amor como sentimiento se presenta por medio de un corazón bien rojo o la figura del dios del amor, o sea, Cupido con su arco y flechas.

Entonces queda en que, un corazón rojo y bien definido atravesado por una flecha del Dios del Amor simboliza el amor verdadero o amor pasional, sin embargo, un corazón roto por la mitad o en varios pedazos significa o  simboliza el desamor (Amor no correspondido)

A continuación se describirán las caras del amor, algunas de las tantas caras que posee:

Entre las caras del amor, está el  filial o amor entre padres e  hijos  o viceversa,  es un sentimiento único de intenso poder de igual forma, en este tipo relación  de afecto podemos observar detenidamente una relación de jerarquía o de autoridad, pues el hijo o hijos se subordinan a  los  padres.

Otra de las caras del amor es el amor fraternal, expresado hacia los hermanos y se extiende también a los hermanos que no son legítimos (o sea, medios hermanos o hermanastros), este sentimiento bien fraternal es una sensación de igualdad que nos muestra y nos impulsa a llevar una convivencia sana y constructiva con los demás, más si son de la familia.

Igualmente entre las caras del amor está el amor comúnmente llamado  prohibido o también llamado amor clandestino, que resulta cuando dos seres no pueden estar unidos pero a pesar de eso viven su relación al máximo pero a escondidas como es el caso de la citada historia de amor universal de Romeo y Julieta.

Figura entre las caras del amor, el amor incondicional, es aquel sentimiento de  amor  profundo en el que la persona en sí se entrega  y se deja llevar completamente por la pasión sin esperar algo a cambio, o sea, que en la relación solo se entrega uno solo.  Un ejemplo perfecto de este tipo de amor incondicional es el  que profesamos hacia alguien que nos quiere pero no del mismo modo en que queremos nosotros o el de un padre hacia su propio hijo, estos son amores que sobrepasan todo sentimiento son  únicos e indescriptibles.

Amor platónico o popularmente conocido como aquel amor idealizado sin esperanzas futuras, o amor imposible o amor  no correspondido, amor  obsesivo, desesperado y un poco enfermizo es aquel amor que permanece como un sentimiento idealizado o una dulce fantasía, como es el caso del fanatismo hacia un artista o famoso.

En cambio, esta situación al filósofo Platón le parecía fantástica, pues para él el amor platónico está basado en la virtud humana, se considera perfecto y no existe en el mundo real, es inmaterial a toda costa.

Otra de las caras del amor es amor religioso, se le designa así a la fe que profesa una persona  hacia su religión, ya sea cristiana, católica u otra religión o dogma que practique. Toda religión comienza por necesitar el hombre de algo en que confiar o creer basado en lo que siente.

Una de las caras del amor es precisamente el amor de pareja, que en sentido general es todo lo que se realiza o hace una pareja en conjunto para que  su relación esté en un punto sublime, confortable y feliz, demostrándose verdadero respeto y amor.

El amor de pareja se debe cultivar constantemente, día a día para que crezca y luzca hermoso a los ojos de los amantes. Convivir con  tu pareja día a día no es nada fácil, son dos personas distintas, pero tienen en común el amor, que es lo que los une. Compartir los buenos y malos momentos juntos  ayuda a fortalecer la relación, la confianza y el amor mutuo.

VARIAS FACETAS EN LAS CARAS DEL AMOR

El amor constituye una de las razones para vivir, las emociones que sentimos están asociadas fuertemente a este sentimiento, en muchas ocasiones suelen manifestarse irresistibles para quienes viven la experiencia de enamorarse.

El amor para muchos es un placer absoluto, de ensueño, para otros una cruel pesadilla pues no todos pueden celebrar el haber encontrado a su media naranja.

Existen varias filosofías que aceptan o estudian el comportamiento amoroso muy parecido a lo que refleja la genética, como por ejemplo: la filosofía oriental de El Yin y El Yang, que se basa principalmente en el estudio del carácter.

En lo que se refiere al equilibrio normalmente simbolizada por la unión de dos colores básicos, blanco o y negro, El Yin y El Yang, se dice que hace énfasis a las actitudes humanas, en una ser colaboradores y desinteresados, mostrando altruismo por los demás, incluso con la pareja, en el otro caso personas competidoras y yoyistas (teoría del yoyo o conocido también como egoísmo).

Se dice que la concepción bondadosa del amor está verdaderamente entrelazada más a la espiritualidad que a lo material o los deseos y sus relaciones se basan en la cordialidad en vez de la competitividad y en reiteradas ocasiones se busca en bienestar ajeno más que el propio, ya que la propia concepción del amor está basada en el sacrificio desinteresado que se haga por el otro, se demuestra con distintas acciones como muestras de afecto, gestos humanitarios y otras misiones en apoyo al prójimo. En la versión de los amantes se señala o entiende que si uno busca el amor, se obtendrá verdadero placer y felicidad en el bienestar de la pareja.

Cada individuo es responsable de su propia felicidad y no debe permitir que su felicidad dependa de una segunda persona.

Si se pudo comprender qué engloba este sentimiento,  vemos que las caras del amor están presentes en todas las facetas de nuestra vida, por tanto cuidemos el amor y nuestros sentimientos se harán más puros!

EL AMOR, OH! EL AMOR

Comúnmente las personas buscan amores mágicos y especiales que los saquen de la realidad  en que viven y los transporten a un mundo de fantasías, o sea,  a su lugar ideal o paraíso.

Pero en realidad, los amores más duraderos y grandiosos son los amores basados en la realidad, los verdaderos, los amores del día a día que no planificamos conocer, los que surgen de forma espontánea, de pura casualidad y se quedan con nosotros muchos años…con los que compartimos nuestro primer beso de verdad, con quien aprendemos a amar en la carne, en los que confiamos, nos consienten y acurrucan cuando tenemos frío y nos esperan a pesar de todo, nos complacen y nos enamoran a diario.

A esos amores hay que cuidarlos, fabricarles una casita en el corazón y no dejarlos marchar jamás, esos son los amores que cuentan y nos hacen crecer aunque no queramos.

Amores que solicitamos en las noches  tristes y nos miran con  los ojos del amor, amores con aromas conocidos, amores que nos llenan los oídos de música  y el cuerpo de besos, amores que tienen el nombre que pronunciamos cuando lo extrañamos y lo pronunciamos porque la vida es bella, es un sueño del que no queremos despertar, y el amor aunque a veces es un destello fugaz dentro de una estrella lejana que no podemos alcanzar, guarda esperanzas y  promesas de eternidad. Cuidemos al amor.

 Por Luisa García Entenza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here