Ya está marcando fuerte y convirtiéndose en tendencia en diversos países, porque muchos novios prefieren el Early Moon o viaje de preboda para lograr un relax antes del gran día, ya que se sienten extenuados por los múltiples detalles que deben chequear, debido a que el planeamiento de una boda conlleva muchos requisitos.

Entonces ¿qué mejor que darse ese regalo previo al matrimonio y llegar al día especial bien sosegados, sin rostros de cansancio, luego de haberse tumbado en la arena de una playa de aguas cristalinas, con cocoteros, paisajes paradisíacos, o hacer un poco de ecoturismo, disfrutar deportes náuticos o rutas culturales?

 Los tiempos han cambiado y también las costumbres

Esta tendencia de que los novios prefieren  el Early Moon como regalo previo al matrimonio por supuesto que se ha ido entronizando en los últimos tiempos y cada vez son más los que optan por un viaje de preboda.

Y es que los tiempos han cambiado y se acepta como  algo normal tener relaciones íntimas antes del día del casamiento, porque ya las costumbres no están regidas por códigos heredados de padres y abuelos, con sus normas rígidas de moralidad y ética.

Por eso hay apoyo por parte de la familia para que los novios viajen y estén unos días de vacaciones en un sitio que les permita descansar, disfrutar de sol y playa, de ciudades patrimoniales, de lugares con naturaleza viva. Todos esos entornos les permitirán regresar descansados y con nuevas fuerzas para el día del casamiento.

 Realizar el Early Moon justamente unas semanas antes de la boda

Aunque las bodas tienen un protocolo común, bien sea por lo civil o lo religioso, los novios regularmente desean que ese día de gran trascendencia en sus vidas tenga matices de acuerdo con sus gustos y personalidad.

Eso conlleva un trabajo previo que desgasta, porque deberán velar por los trajes, la locación para el casamiento, decoración del local, bufet o catering, lista de invitados, servicios de fotógrafo y tantas cosas que se sentirán extenuados.

Si los novios prefieren el Early Moon  deberán hacerlo justamente después de haber contratado a todos los proveedores, tan solo unas semanas antes del enlace, porque regalarse un viaje de preboda  será como revitalizar el cuerpo con un bálsamo mágico.

Novios prefieren el Early Moon, tal es el caso de famosos

Como explicamos anteriormente regalarse un viaje preboda es una tendencia reciente, porque de acuerdo con las costumbres siempre lo que se hizo fue una luna de miel, lo que en este caso es disfrutar temprano, o sea, antes del casamiento, de unos días juntos en un sitio de encanto.

Tan sugerente es esta opción que muchos famosos se han sentido atraídos por ella, tal es el caso de Pippa Middleton en 2017, que hizo su early moon en la isla de San Bartolomé, y es calificada como pionera en esta tendencia.

También el futbolista Cristiano Ronaldo con su prometida Goergina Rodríguez fue en viaje preboda a Ibiza, o Ana Boyer y Fernando Verdasco, que disfrutaron de  varias ciudades en diversos países.

 Sitios de encanto para disfrutar del Early Moon

Cuando los novios andan a la búsqueda de un lugar que les permita relajarse y disfrutar unas vacaciones previas a su casamiento buscan las propuestas de las agencias de viajes, y de acuerdo con estudios al respecto hay muchos que eligen los Destinos turísticos caribeños para su Early Moon.

Entre los lugares elegidos para un viaje de preboda no puede faltar el  Caribe mexicano, importante destino de playa y sol de México y uno de los principales del mundo en este tipo de turismo, que recibe alrededor de 30 millones de turistas anualmente. Entre sus múltiples opciones están Cancún y Cozumel, lugares versátiles y de gran atractivo.

En Cuba figuran con gran aceptación del turismo internacional y también del preboda  los polos turísticos de los cayos, como Santa María, que abarca Santa María, Ensenachos y Las Brujas, pero también Cayo Largo o Cayo Coco, sin dejar a un lado el famoso balneario de Varadero.

República Dominicana constituye un Destino perfecto para disfrutar en todos los sentidos, cuenta con una de las líneas costeras más extensas del Caribe que abarca cerca de mil 500 kilómetros y permite no solo bañarse en sus playas azul turquesa, sino también dar un paseo en yate, practicar deportes náuticos, atracar en sus marinas, recibir clases de surf y de buceo o practicar golf en uno de sus campos.

Las ciudades patrimoniales ocupan también un lugar en las preferencias de los novios, para disfrutar de los paseos en coches clásicos, visitar museos, asistir a conciertos, conocer importantes obras del arte y la cultura.

Redactado por Mónica

Ver colecciones de vestidos de novia Sposamore

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here