En estos tiempos surgen más parejas interculturales al haber mayor cantidad de viajes, crecer la inmigración y aumentar los contactos a través de redes sociales.

En el fortalecimiento de esa relación influyen varios factores, pero no resultan pocas las chicas que llegan a lucir sus vestidos de novia bien sea a la usanza del país del novio o algo más moderno y contemporáneo.

Por supuesto, que para llegar a una comprensión y solidez en esa relación se requiere  una buena comunicación de una parte y otra, para que se conozcan gustos, costumbres, preferencias de cada familia y pueda ir hilvanándose cada aspecto del casamiento sin que haya disonancias.

Flexibilidad  para buena evolución de parejas interculturales

En el amor se acortan las distancias, se pasan por alto las diferencias, fundamentalmente al principio de la relación, cuando estamos tan enamorados que no reparamos en las diferencias existentes si se trata de parejas interculturales.

Pero si se analiza objetivamente, no caben dudas de que en determinados momentos se ponen de manifiesto esos contrastes, los cuales pueden abarcar desde el idioma, la religión, la manera de vestir, la forma de conducirse en público, con otras normas ciudadanas muy diferentes del protocolo que se sigue en el país en el cual hemos ido a vivir.

Entonces, cuando salen a flote esas contradicciones, él o ella deben ser capaces de mostrar flexibilidad, de ser comprensivos y más abiertos mentalmente.

Evitar los reproches al tener diferentes culturas y tradiciones

Vamos a analizar algunas cuestiones que serán de vuestro interés si integras una pareja intercultural.

Es cierto que enlazar tu vida a una persona con hábitos, idioma y cultura diferentes a la tuya resulta hasta algo exótico, atractivo, pero ten en cuenta también que en ocasiones puede resultar desconcertante.

Entre las normas que deberás seguir para lograr una buena convivencia están evitar los reproches por tener diferentes culturas y tradiciones.

No estar constantemente corrigiendo en mala forma porque hizo tal o cual cosa que en ese país no se ve bien. Mucha paciencia y buenos deseos de enseñar y ayudar a la pareja resultará imprescindibles.

La relación de las parejas interculturales deberá basarse en la comprensión y el respeto si desean durar muchos años y mantener viva la ilusión, el amor que los ha unido.

Saber manejar los momentos de añoranza por el país de origen

En estos tiempos, cuando las guerras o la búsqueda de mejoras económicas promueven la migración, o también las Tecnologías inciden en que muchos individuos de diversas nacionalidades se conozcan por el cyber, surgen cada vez más las parejas interculturales.

Si eres de esas personas que integran una pareja mixta deberás saber manejar los momentos de añoranza por el país de origen de esa persona con la cual mantienes una relación de intimidad.

Porque habrá momentos de tristeza, de añoranza por la familia, por el pueblo lejano, por las amistades, hábitos, tradiciones. Y aunque viva con mejores condiciones de confort igualmente tendrá recaídas al pensar en lo que dejó atrás.

Además habrá que comprender que esa persona puede sentir desorientación, algo lógico entre los inmigrantes ante las nuevas costumbres, diferente idioma y hasta el acento distinto y habrá instantes en que sienta cierto complejo.

Para lograr una buena convivencia habrá que tener una buena dosis de comprensión y apoyo. De esa forma evitarán discusiones y roces. 

Manifestaciones de afecto diferentes en parejas interculturales

Lo que es normal en un país, puede que no lo sea en otro. Y esto se debe a las costumbres imperantes desde tiempos remotos, que pueden rayar hasta en el extremo y ser muy conservadoras.

Así que no es de extrañar que si integras una pareja intercultural debas comportarte con cierta frialdad en público, sin ser muy animosa y querer besar, abrazar, andar de la mano y estar demostrando cuánto se aman.

Y hasta tal vez tengas que aprender algún ceremonial y protocolo si es que no quieres caer en situaciones complejas que vayan a afectar la relación y hacerlos quedar en ridículo ante los demás.

Y recuerda, hay naciones en que la mujer no tiene la misma independencia, aunque sea una profesional, porque se estila que quede en un segundo plano, en franca dependencia del marido y todo se lo consulte y se deba dejar conducir por él.

Las familias pueden aceptar, pero también rechazar

Al surgir una pareja intercultural se sumarán a los retos descritos anteriormente, los vínculos que deberán mantener con la familia, tanto de uno como de otro.

No te asombres si surgen algunas desavenencias, bien sea porque no te aceptan por ser de un país diferente, porque consideren que no tienes sus costumbres, su idioma, y hasta te subvaloren.

Habrá que ir ganando su confianza, por supuesto sin renunciar a tu dignidad, sin dejarte humillar. Ten en cuenta que has pasado a formar parte de una pareja intercultural e igualmente de una familia intercultural.

Pero igual pueden resultar incompatibles esas relaciones. Si viven lejos de las familias de uno y de otro será más fácil la relación, pues esporádicamente se verán.

¡Ah! y muy importante, trata de aprender el mismo idioma de tu pareja y de su familia, porque será un elemento que los unirá y acortará distancias.

Y por último una sugerencia: echa mano a  la flexibilidad,  la cual debes fortalecer cada día porque te permitirá tener capacidad para adaptarte a los cambios y que sea exitosa tu boda intercultural.

Porque el amor vence barreras, no lo dudes, te lo dice tu consejera y amiga matrimonio.me

Redactado por Mónica